Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Francia Marquez y Marelen Castillo, ¿cómo juegan en las elecciones en Colombia?

Las dos candidatas a la vicepresidencia tienen en común ser mujeres afro, pero mientras la compañera de fórmula de Petro es bien conocida por su activismo, la dupla de Hernández es un misterio.
mar 31 mayo 2022 02:22 PM
Combinación de fotos de Francia Márquez y Marelen Castillo, candidatas a la vicepresidencia de Colombia.
Francia Márquez tomó un rol muy activo en la campaña de Gustavo Petro, mientras que Marelen Castillo jugó un papel más discreto en la campaña de Rodolfo Hernández.

La sola presencia de Francia Marquez y Marelen Castillo en las boletas electorales de Colombia es histórica. El país sudamericano tendrá a su primera vicepresidenta afrodescendiente, en un país donde esta población ha sufrido discriminación históricamente.

¿Quiénes son estas mujeres y cuál es el papel que jugarán en el balotaje, que se celebrará el próximo 19 de junio? A continuación, lo explicamos.

Publicidad

Francia Márquez, una apuesta de “praxis política” de Petro

La compañera de fórmula del senador y exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro, es Francia Márquez, primero inició como su contrincante en la selección del candidato de la izquierda en Colombia. En las primarias del 13 de marzo, Márquez obtuvo la segunda mejor votación con 785,000 votos, encima incluso de los votos recibidos por Federico Gutierrez, el candidato seleccionado para representar a la derecha.

Entonces, Petro recibió 4.4 millones de votos, lo que le valió la candidatura del Pacto Histórico, la alianza de los partidos de izquierda. los comicios pasados significaron un histórico avance para la oposición liderada por el también exguerrillero.

¿Petro el izquierdista o Hernández el millonario? Colombia elige presidente

Unos días después, Petro anunció la unión de Francia Márquez como su candidata a la vicepresidencia.

"Gracias, Gustavo Petro, por asignarme esta responsabilidad, que sé que es grande, en nombre de las mujeres; en nombre de las nadie y los nadie", dijo Márquez durante el anuncio el 23 de marzo en un hotel de Bogotá, la capital de Colombia.

Con su puño en alto y pocas sonrisas, la abogada de 40 años aseguró que trabajará por las mujeres, los negros, los indígenas, los campesinos, la población LGBTI y los jóvenes que protestaron masivamente contra el gobierno conservador de Iván Duque en 2021.

 

Fue "un hecho de praxis política", explicó Ramírez, quien la considera un "fenómeno político", pero a pesar de que no era la opción que Petro más quería y sus diferencias han sido claras en alguna ocasión lo ha ayudado a "crecer en el sector con las mujeres”.

"Según las encuestas es la (compañera de fórmula) que más le ha sumado" a su candidato presidencial, consideró el profesor universitario.

Petro anunció que Márquez comandará además el ministerio de la Igualdad que se propone crear si gana la presidencia, como anticipan todas las encuestas.

La activista medioambiental consigue encantar al público. En el cierre de campaña en Bogotá, sacó lágrimas a los asistentes, hablando del "vivir sabroso", su reivindicación del vivir en paz y dignidad, y repitiendo su ya característica frase: "Vamos de la resistencia al poder hasta que la dignidad se haga costumbre”.

Un día antes, el 21 de mayo, en otro mitin en Bogotá, tuvo que ser sacada del escenario por dos agentes de seguridad después de que un láser le apuntara a la cabeza. Márquez fue amenazada y desplazada de su comunidad por su activismo, como tantas miles de personas en Colombia, y ahora en campaña es también un blanco de amenazas.

Márquez sobrevivió en 2019 a un atentado con granadas y ráfagas de fusil por su defensa del agua en las comunidades afrodescendientes. Un año antes, había recibido el Premio Goldman —también conocido como Nobel del medioambiente— por su lucha ambiental en el Cauca, en el sureste de Colombia, el departamento donde nació y uno de los más peligrosos del país.

 

El día de la elección, Márquez defendió que este domingo Colombia vivirá un "cambio", que partirá "la historia del país en dos, porque se pensaba que quienes podían llegar al poder era la gente adinerada, la gente del centro y la élite del país”.

Pero "una de las nadies, de los históricamente excluidos, se pone de pie para ocupar la política porque la élite que nos gobernó nunca nos permitió vivir en dignidad, en paz y con justicia social", argumentó, en defensa de su candidatura.

"Esperamos que hoy a las cinco de la tarde estemos celebrando que por primera vez una mujer afrodescendiente" llega al poder, algo para lo que convocó a los colombianos a unirse "en una sola voz por este cambio: el cambio por la paz, por la justicia social y por la dignidad humana".

Marelen Castillo, un balance para Rodolfo Hernández

A Rodolfo Hernández, el exalcalde de Bucaramanga que sorprendió al superar a Fico Gutiérrez y llegar al balotaje, le costó encontrar un compañero de fórmula. Después de varios intentos dio con la indicada: Marelen Castillo, una docente e investigadora desconocida en el ámbito público, e ingeniera como él.

Afrocolombiana, madre de dos hijos y con una carrera como docente e investigadora, Castillo ha pasado al centro de la política colombiana después de los resultados de la primera vuelta presidencial de este domingo, que han puesto al dúo Hernández-Castillo en una segunda vuelta que ha sacudido el tablero político colombiano.

 

A diferencia de Márquez, quien tomó un rol muy activo en la campaña de su candidato a la presidencia, Castillo sigue siendo una desconocida para muchos colombianos.

Castillo nació en Cali en 1968, donde creció en una familia de clase media siendo la mayor de cinco hermanas. Su carrera profesional arrancó en 1992, cuando terminó su pregrado y fue profesora durante once años en el Colegio Mayor Santiago de Cali. Nunca se desvío del camino académico.

Licenciada en Biología y Química por la Universidad Santiago de Cali, ingeniera industrial por la Universidad Autónoma de Occidente y con una maestría en Administración y Gestión de Empresas, se especializó en el ámbito educativo, algo que la llevó a ocupar distintos cargos de responsabilidad en la católica Universidad Minuto de Dios (Uniminuto).

Castillo y el ingeniero no se conocían, pero su currículum llegó hasta la mesa del exalcalde de Bucaramanga de la mano del exrector de la Uniminuto Alonso Ortíz Serrano, primo de un amigo personal del candidato y amigo de la académica caleña.

Cuestionada en los últimos meses por su falta de experiencia en la vida pública, Castillo ha explicado en varias ocasiones que aceptó el salto a la política de la mano de Hernández porque política y educación tienen el mismo propósito: servir a la ciudadanía.

La académica se convirtió en la candidata perfecta en las últimas semanas, adoptando el estilo de hacer campaña del candidato: pocas apariciones en plazas públicas o debates.

Castillo ha sido la balanza en la carrera presidencial del ingeniero de Bucaramanga: con un carácter y personalidad más templado, sin las excentricidades y salidas de tono propios de la idiosincrasia de Hernández, ha sabido mantener el discurso de luchar contra la corrupción y sacar del poder a los gobernantes de la vieja política colombiana.

También se ha unido al estilo "rodolfista" de hacer campaña en las regiones, que ha sido parte de su éxito, y de no participar en eventos multitudinarios como han protagonizado sus rivales políticos. Sí ha asistido a algunos debates, una opción a la que el ingeniero se ha resistido.

La discriminación a la población afro, un factor a tomar en cuenta

Desde insultos clasistas hasta comparaciones con un simio, el boom electoral de Márquez desató una insospechada furia racista en este país gobernado históricamente por hombres de las élites blancas.

La activista por el medio ambiente ha sido embestida por una ola racista avivada por las redes sociales.

Marbelle, una afamada cantante colombiana, comparó en Twitter a Márquez con el gorila King Kong, tras lo cual siguió una cadena de ataques.

n una salida igualmente desafortunada, el senador de su propio movimiento Gustavo Bolívar publicó y luego borró la imagen de King Kong sosteniendo en la mano a la actriz Naomi Watts, en el papel de Ann Darrow, con el mensaje: "Querida Marbelle, cuando yo sea vicepresidenta, haré que te respeten y te den todo el amor que te ha faltado".

Días antes, la periodista Paola Ochoa —quien fue buscada por Rodolfo Hernández para ser su compañera de fórmula— soltó un mensaje del mismo tinte en una emisora radial: "Cualquiera se va a ver muy mona [rubia], muy maja, muy estrato seis [adinerada] comparada con Francia". Más tarde se disculpó.

"No me han sorprendido" los ataques, respondió la dirigente de 40 años en Caracol Radio. Al contrario, han "permitido evidenciar el racismo, que ha estado solapado, pero siempre ha estado ahí”.

Desde el anuncio de su candidatura a la vicepresidencia, hay un "proceso de exacerbación" de la segregación en redes sociales y medios, apunta Amanda Hurtado, directora del Observatorio de Discriminación Racial de la Universidad de Los Andes.

"Nunca antes había habido tantos comentarios racistas", agrega Hurtado, que ha monitoreado más de un centenar de agresiones que tienen miles de retuits.

El 9.3% de los 50 millones de habitantes en Colombia se reconocen como afros, una de las poblaciones más castigadas por la pobreza y el conflicto interno. El 30,6% de los negros son pobres (42% en toda Colombia) y el 12% están desempleados, según cifras oficiales.

Colombia sufre un racismo "estructural" e "históricamente naturalizado", explica Cindy Hawkings, abogada del Instituto sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos.

Las comunidades negras tienen escasa "participación en la vida pública y política". Los recientes comentarios contra Márquez develan "esas relaciones de poder y de privilegio", enfatiza.

Hoy, en el gabinete ministerial de Iván Duque únicamente hay una persona negra y 11 en el Congreso bicameral de 280 asientos. Además, solo gobiernan en cuatro de los 32 departamentos más sus capitales.

Vestida siempre de estampados coloridos con motivos africanos, Márquez "se enfrenta a muchas relaciones de poder y jerarquía en razón del sexo, género, de la pertenencia étnica y racial" por parte de la política tradicional, dice Hawkings.

Porque en contraste con las "élites blancas ilustradas", añade Hurtado, las comunidades negras "subalternizadas" están relegadas al cuidado del hogar, la cocina y el servicio doméstico desde que se abolió la esclavitud en 1851.

Su imagen "marca una ruptura y un hito", se "sale de ese lugar" marginal, concluye.

Con información de AFP y EFE

Tags

Publicidad
Publicidad