Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La ola de calor provoca temperaturas récord en Reino Unido, Francia y España

Los termómetros en algunas partes de Inglaterra superaron los 40 grados, algo nunca antes visto, mientras que París vivió una temperatura máxima de 41 grados.
mar 19 julio 2022 02:39 PM
( Un hombre se refresca en una fuente de agua durante una ola de calor, en Trafalgar Square en Londres, Gran Bretaña)
Los científicos atribuyen esta ola de calor al cambio climático.

Los bomberos en el suroeste de Francia y en España luchaban el martes para contener enormes incendios forestales, y Reino Unido registró la temperatura más alta de su historia, en un momento en que una ola de calor procedente del sur se asentaba en el oeste de Europa.

El sur y el oeste de Alemania y Bélgica también se preparaban para temperaturas que podrían batir récords a medida que la ola de calor, que los científicos atribuyen al cambio climático, se desplazaba hacia el norte y el este.

Publicidad

Reino Unido llega por primera vez a los 40 grados

En el aeropuerto de Heathrow, al oeste de Londres, se registraron 40.2ºC, informó la agencia meteorológica británica Met Office, hacia las 1:00 p. m. locales, señalando que es la primera vez que se supera ese umbral en el país. El precedente récord en el Reino Unido era de 38.7ºC, registrados el 25 de julio de 2019 en Cambridge.

El récord de temperatura es "un verdadero recordatorio de que el clima ha cambiado y seguirá cambiando", señaló Stephen Belcher, jefe de ciencia y tecnología de la Met Office. "Estos extremos serán cada vez más extremos", advirtió, asegurando que la única manera de estabilizar el calentamiento es lograr rápidamente la neutralidad de carbono.

#EnFotos l Una ola de calor derrite Europa

Un miembro de la Guardia de la Reina recibe agua para beber durante el clima cálido, en las afueras del Palacio de Buckingham en Londres, Gran Bretaña.

Ola de calor en Reino Unido

En el aeropuerto de Heathrow, al oeste de Londres, se registraron 40.2ºC, informó la agencia meteorológica británica Met Office, hacia las 1:00 pm locales, señalando que es la primera vez que se supera ese umbral en el país.
John Sibley/Reuters
Un semáforo frente a un termómetro de farmacia que muestra una temperatura de 45 grados Celsius, mientras una ola de calor golpea Francia, en Nantes.

Francia no se queda atrás

París por su parte registró este martes máximas de 41 grados en el pico de la ola de calor extremo que sufre Francia.
Stephane Mahe/Reuters
Una mujer bebe agua mientras viaja en el metro de Londres durante una ola de calor en Londres, Gran Bretaña.

El transporte, un riesgo

Las autoridades británicas han pedido a la población que evite viajar a menos que sea absolutamente esencial.
Maja Smiejkowska/Reuters
Un árbol en llamas en el bosque de La Teste-de-Buch destruido por un gran incendio cerca de Dune du Pilat mientras los incendios forestales continúan propagándose en la región de Gironda, en el suroeste de Francia.

Los incendios forestales no dan tregua

En el suroeste de Francia, la región vitivinícola de la Gironda sufría el mayor incendio forestal en más de 30 años y las autoridades informaron de que un hombre había sido detenido como sospechoso de haber provocado un fuego.
Pascal Rossignol/Reuters
Pasajeros miran el incendio forestal desde un tren, cerca de Zamora, España, el 18 de julio de 2022, en esta captura de pantalla obtenida de un video de las redes sociales.

Y en España tampoco

En Losacio, en el noroeste de la provincia de Zamora, donde dos personas murieron y tres resultaron heridas de gravedad, más de 6,000 personas de 32 pueblos fueron evacuadas.
Francisco Seoane Perez/Reuters

Gran parte de Inglaterra está hoy en alerta roja por la ola de calor mientras que el resto del territorio del Reino Unido permanece en ámbar —una menos que la roja— por las elevadas temperaturas.

Unos 30 km al este de Londres, un espectacular incendio arrasaba el martes por la tarde el pueblo de Wennington, donde un centenar de bomberos intentaba controlar las llamas que ya habían engullido grandes extensiones de vegetación y varios edificios y casas.

Las autoridades han pedido a la población que mantenga un alto nivel de hidratación, que cierre las cortinas de casa y no se exponga al sol en la mitad del día, y también que evite viajar a menos que sea absolutamente esencial.

 

El ministro de Transportes, Grant Shapps, dijo que se necesitarán años para mejorar completamente las infraestructuras británicas para que hagan frente a las altas temperaturas, después de que al menos dos pistas de aterrizaje de aeropuertos mostraron señales de daños y algunas vías de tren se doblaron.

"Hemos visto una cantidad considerable de trastornos en los viajes", dijo a la BBC. "Las infraestructuras, muchas de las cuales fueron construidas a partir de la época victoriana, simplemente no fueron hechas para soportar este tipo de temperaturas”.

Varios servicios ferroviarios, sobre todo las conexiones entre Londres y el norte de Inglaterra, sufrieron cancelaciones.

El lunes, el aeropuerto británico de Luton, al norte de Londres, se vio obligado a suspender temporalmente los vuelos, tanto de salida como de llegada, por los desperfectos causados sobre una parte de la pista a causa de las altas temperaturas.

Los incendios no dan tregua en Francia

En el suroeste de Francia, la región vitivinícola de la Gironda sufría el mayor incendio forestal en más de 30 años y las autoridades informaron de que un hombre había sido detenido como sospechoso de haber provocado un fuego.

Los incendios se han extendido por 19,300 hectáreas en la campiña que rodea Burdeos desde el 12 de julio, obligando a un total de 34,000 personas a evacuar sus hogares.

Alrededor de 2,000 bomberos, con el apoyo de ocho aviones hidrófugos, luchan contra las llamas.

 

"A pesar de los ataques terrestres y aéreos, la situación aún no se ha estabilizado", declaró la prefectura del estado en un comunicado, añadiendo que no se había informado de ningún muerto o herido.

París por su parte registró este martes máximas de 41 grados en el pico de la ola de calor extremo que sufre Francia, lo que hizo que habitantes y turistas acudieran a refrescarse a los parques y "playas" de la capital.

La ciudad se encuentra en alerta naranja, como la mayoría del país, a causa de las elevadas temperaturas que se registran desde ayer, lunes.

Las autoridades municipales han lanzado avisos y han puesto en marcha una serie de medidas para prevenir riesgos entre la población.

Con 41 grados, 15 por encima de la temperatura máxima media de julio, la capital vive una agresiva canícula que dificulta la vida a parisinos y turistas.

Se trata de una temperatura cercana al récord de 42.9 grados que se estableció durante la ola de calor de 2019.

El asfixiante calor, acompañado de un viento templado, azotó con fuerza a la capital, en una canícula caracterizada por temperaturas extremas, con numerosos récords ayer y hoy en distintas ciudades de Francia.

"Es muy sofocante", comenta a Efe una vecina del centro de la capital que se muestra muy preocupada por el cambio climático: "Es absolutamente aterrador porque cada año (la temperatura) sube un poco más".

 

Los Jardines del Palacio Real y la Ribera del Sena, lugar donde se encuentran las "playas" de París, se han convertido en un refugio a la sombra para los que tratan de huir del sol en las horas más calurosas del día.

Algunas visitantes decidieron cambiar sus planes, sentarse cerca de la fuente de los jardines y descansar: "Hace calor, no es lo que esperábamos", comenta Mia, una turista de Inglaterra, quien reconoce que harán turismo "mañana cuando bajen las temperaturas".

Las previsiones apuntan a un alivio inmediato mañana miércoles, gracias a una masa de aire más fresco y un frente de tormentas que reducirán la temperatura máxima a 26 grados, según la agencia meteorológica francesa Météo France.

Portugal y España viven consecuencias trágicas

Portugal ha registrado más de 1,000 muertes debido a la actual ola de calor, y la jefa de sanidad advirtió el martes que el país debe prepararse para hacer frente a los efectos del cambio climático mientras las temperaturas siguen aumentando.

"Portugal (...) es una de las zonas del planeta que podría verse (más) afectada por el calor extremo", dijo a Reuters Graça Freitas, jefa de la autoridad sanitaria DGS. "Tenemos que estar cada vez más preparados para los periodos de altas temperaturas”.

Las temperaturas en todo Portugal, azotado por la sequía, superaron los 40 grados centígrados la semana pasada. Aunque han bajado en los últimos días, Freitas dijo que seguían estando por encima de los niveles normales para esta época del año.

La DGS informó previamente de 238 muertes en exceso debido a la ola de calor del 7 al 13 de julio, pero Freitas dijo que el número de víctimas mortales ha aumentado a 1,063 para el período hasta el 18 de julio.

Las altas temperaturas, la sequía y la mala gestión de los bosques han sido las causas de varios incendios que han afectado a Portugal. Los bomberos también afrontan dificultades para contener las llamas en otras naciones del sur de Europa.

Más de 30 incendios forestales siguieron asolando partes de la vecina España, con las autoridades prestando especial atención a cuatro en Castilla y León y Galicia.

En Losacio, en el noroeste de la provincia de Zamora, donde dos personas murieron y tres resultaron heridas de gravedad, más de 6,000 personas de 32 pueblos fueron evacuadas.

Unas dramáticas imágenes de televisión mostraron llamas y las columnas de humo que se extendían en el cielo nocturno cerca de la ciudad zamorana de Tábara.

En Galicia, más de 1,500 personas han sido evacuadas de la trayectoria de cuatro incendios, que han dañado varios edificios.

En lo que va de año se han quemado en España 70,000 hectáreas, aproximadamente el doble del promedio de la última década, según datos oficiales anteriores a la ola de calor.

Olas de calor más frecuentes

Un estudio publicado por científicos del clima en junio en la revista "Environmental Research: Climate" concluyó que era muy probable que el cambio climático este empeorando las olas de calor.

Según un informe de la ONU de febrero de 2022, se espera que el número de incendios forestales extremos aumente un 30% en los próximos 28 años, ya que el cambio climático provocado por el hombre está provocando sequías.

"Estamos viendo olas de calor más frecuentes y son más calientes de lo que habrían sido sin el cambio climático", dijo a Reuters Friederike Otto, profesora titular de Ciencias del Clima en el Imperial College de Londres.

Con información de AFP, EFE y Reuters

Publicidad
Publicidad