Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

COP27: ¿a qué acuerdos se llegaron durante la cumbre climática de Egipto?

La convención de las Naciones Unidas sobre el cambio climático adoptó dos documentos principales: una declaración final y una resolución sobre pérdidas y daños. En esto consisten.
mié 23 noviembre 2022 08:31 AM
Un guardia de seguridad se para junto al logo de la COP27 durante la sesión plenaria de clausura.
La cumbre de Egipto había prometido poner de relieve la difícil situación de los países pobres que enfrentan las consecuencias más graves del calentamiento global.

La comunidad internacional adoptó el domingo un acuerdo final en la cumbre del clima COP27 que establece un fondo para ayudar a los países pobres azotados por las catástrofes climáticas, pero no impulsa los esfuerzos para atajar las emisiones que las provocan.

Tras unas tensas negociaciones que se prolongaron durante toda la noche, la presidencia egipcia de la COP27 dio a conocer el texto final del acuerdo y convocó simultáneamente una sesión plenaria para aprobarlo rápidamente.

Publicidad

La rápida aprobación de la creación de un fondo dedicado a las pérdidas y los daños dejó para el año que viene muchas de las decisiones más controvertidas sobre el fondo, como por ejemplo quién debe pagar por él.

Los negociadores no pusieron ninguna objeción mientras el presidente de la COP27, Sameh Shoukry, desgranaba los últimos puntos del orden del día. Y cuando el domingo amaneció en la sede de la cumbre en la localidad egipcia de Sharm el-Sheikh, el acuerdo estaba cerrado.

Compromiso para dejar de invertir en energías fósiles en la COP26

Este fondo supuso una "victoria" para los países en desarrollo, pero también una "decepción" para quienes criticaron la falta de ambición.

La cumbre de dos semanas de duración se ha considerado una prueba de la determinación mundial de luchar contra el cambio climático, pese a que la guerra en Europa, la agitación del mercado energético y la inflación galopante de los consumidores distraen la atención internacional.

La cumbre de Egipto había prometido poner de relieve la difícil situación de los países pobres que enfrentan las consecuencias más graves del calentamiento global causado principalmente por las naciones ricas e industrializadas.

Estos son los puntos más importantes de estos documentos.

La declaración final

La declaración "subraya la necesidad urgente de reducciones inmediatas, profundas, rápidas y sostenidas de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero", responsables del cambio climático.

 

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, lamentó que la COP27 no optara por una formulación más fuerte que proclamara la necesidad de "reducir drásticamente las emisiones”.

Los negociadores de la Unión Europea y otros países habían manifestado anteriormente su preocupación por los esfuerzos para bloquear las medidas destinadas a reforzar el Pacto Climático de Glasgow del año pasado.

"Es más que frustrante ver cómo algunas grandes empresas emisoras y productoras de petróleo obstaculizan las medidas de mitigación y eliminación de las energías fósiles que ya estaban pendientes", declaró la ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock.

En línea con las versiones anteriores, el acuerdo aprobado no contenía la referencia solicitada por India y otras delegaciones a la reducción progresiva del uso de "todos los combustibles fósiles”.

En su lugar, pide a los países que tomen medidas para "la eliminación gradual de la energía del carbón y la supresión de los subsidios a los combustibles fósiles ineficientes", tal y como se acordó en la cumbre de Glasgow de la COP26.

"Demasiadas partes no están dispuestas a hacer más progresos hoy en la lucha contra la crisis climática", dijo el jefe de la política climática de la UE, Frans Timmermans.

“Para hacer frente al cambio climático es necesario que todos los flujos financieros apoyen la transición hacia la baja emisión de carbono: la UE vino aquí para conseguir un lenguaje fuerte y estamos decepcionados por no haberlo conseguido”, declaró Timmermans.

 

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo este domingo que lo acordado por la COP27 "marca un pequeño paso hacia la justicia climática", pero advirtió de que "se necesita mucho más para el planeta" porque no se ha cumplido con el compromiso de los principales emisores del mundo de reducir gradualmente los combustibles fósiles, ni con los nuevos compromisos sobre la mitigación climática.

Pérdidas y daños

El documento "decide establecer nuevos acuerdos de financiación para ayudar a los países en desarrollo particularmente vulnerables a los efectos adversos del cambio climático a responder por las pérdidas y los daños" sufridos. Para ello se ofrecerán y movilizarán "recursos nuevos y adicionales”.

Como parte de esos mecanismos, la resolución decide específicamente "establecer un fondo para responder por pérdidas y daños”.

Un comité de transición, compuesto de 24 países, tres de ellos de América Latina y el Caribe, elaborará recomendaciones sobre el funcionamiento y la financiación de estas nuevas disposiciones, incluyendo el fondo específico.

Queda pendiente por tanto determinar quiénes serán los contribuyentes.

Las recomendaciones darán lugar a un "estudio y adopción" de estos nuevos mecanismos de financiación en la COP28 de Dubái, a fines de 2023.

El concepto de pérdidas y daños se refiere a lo económico —casas y puentes devastados por riadas, cultivos destruidos por la sequía—, pero también a lo "no económico", como es la pérdida de culturas, las migraciones forzadas y el aumento del nivel de los océanos, que le come terreno a los estados insulares.

 

Los países pobres y en desarrollo han pedido este fondo desde hace tres décadas, y en esta COP27 hicieron piña en el G77, que aglutina a 134 naciones y cuenta con el apoyo de China.

Su argumento es que históricamente no han contribuido apenas al calentamiento global, pero al mismo tiempo sufren más las consecuencias de unos efectos climáticos extremos cuya intensidad y frecuencia aumentaron según la comunidad científica a causa del cambio climático.

Precisamente, 2022 vino cargado de desastres, con las inundaciones en Pakistán, que dejaron 33 millones de damnificados, o la sequía en Somalia, sinónimo de una gigantesca amenaza de hambruna.

"Lo que sí se logró en esta COP es que el mundo en desarrollo actuara bajo el grupo del G77+China de forma unificada", destacó la ministra colombiana de Ambiente, Susana Muhamad.

"Al principio de estas conversaciones, las pérdidas y los daños ni siquiera figuraban en el orden del día y ahora estamos haciendo historia”, recalcó el director de PowerShift Africa, Mohamed Adow, para quien la aprobación del fondo “demuestra que este proceso de la ONU puede lograr resultados, y que el mundo puede reconocer que la situación de los vulnerables no debe ser tratada como un fútbol político".

En la misma línea comentó la presidenta del Instituto Mundial de Recursos (WRI, por sus siglas en inglés), Ani Dasgupta, quien calificó el resultado como "un avance histórico".

El fondo de pérdidas y daños obtuvo luz verde en la sesión plenaria, aplaudida por los estados insulares, que estuvieron especialmente involucrados en el diálogo para que los países desarrollados y mayores culpables históricos de la crisis climática pagaran por los fenómenos extremos que sufre en mayor medida el llamado Sur Global.

El enviado especial de la primera ministra de Barbados, Avinash Persaud, que calificó el fondo como "una victoria para la humanidad", valoró el "fuerte liderazgo de la alianza de pequeños estados insulares" y el "sorprendente grado de solidaridad mostrado por el resto del mundo, desde los principales países en desarrollo industrializados hasta los desarrollados".

Con información de AFP, EFE y Reuters

Publicidad
Publicidad