Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Save the Children y otras ONGs suspenden sus actividades en Afganistán

El sábado, el régimen talibán prohibió a las mujeres trabajar en estas organizaciones, bajo el argumento de que no respetaban el código de vestimenta islámico.
dom 25 diciembre 2022 04:30 PM
save the children sale de afganistan
Según la ONU y las agencias de cooperación, más de la mitad de los 38 millones de habitantes del país necesitarán ayuda humanitaria durante el duro invierno.

Cuatro agencias internacionales de ayuda, entre ellas Save the Children, declararon el domingo que suspenderán sus programas humanitarios en Afganistán en respuesta a la orden del Gobierno dirigido por los talibanes de impedir trabajar a las mujeres.

A la espera de "aclaraciones" sobre esa decisión, "suspendemos nuestros programas y exigimos que hombres y mujeres puedan continuar" en igualdad de condiciones "con nuestra ayuda para salvar vidas en Afganistán", afirmaron en un comunicado Save the Children, el Consejo Noruego para los Refugiados y CARE Internacional.

"No podemos llegar con eficacia a los niños, mujeres y hombres que se encuentran en una situación desesperada en Afganistán sin nuestro personal femenino", afirma el comunicado, añadiendo que, sin el impulso de las mujeres, no habrían llegado a millones de afganos necesitados desde agosto del año pasado.

Publicidad

Por su parte, el Comité Internacional de Rescate (IRC) informó en un comunicado que suspenderá sus servicios en el país por motivos similares. El IRC afirmó que emplea a más de 8,000 personas en Afganistán, de las cuales más de 3,000 son mujeres.

El Gobierno ordenó el sábado a todas las organizaciones no gubernamentales (ONG) locales y extranjeras que no permitan trabajar al personal femenino hasta nuevo aviso. Afirmó que la medida, condenada en todo el mundo, estaba justificada porque algunas mujeres no se habían adherido a la interpretación talibán del código islámico de vestimenta femenina.

La suspensión de algunos programas de ayuda a los que acceden millones de afganos se produce en un momento en el que más de la mitad de la población depende de la ayuda humanitaria, según las agencias de ayuda, y durante la estación más fría de la montañosa nación.

Save the Children, el Consejo Noruego para los Refugiados y CARE International también destacaron el efecto de la prohibición al personal femenino en miles de puestos de trabajo, más en medio de una crisis económica.

 

Anteriormente, la agencia de ayuda internacional AfghanAid declaró que suspendió inmediatamente sus operaciones mientras consultaba con otras organizaciones y que otras ONG estaban tomando medidas similares.

Decenas de oenegés y altos cargos de la ONU que operan en Afganistán se habían reunido el domingo para abordar la actual situación.

"Si (las autoridades) no están en condiciones de revocar esta decisión (...), será muy difícil continuar y proporcionar ayuda humanitaria de manera independiente y justa, porque la participación de las mujeres es muy importante", declaró a AFP el coordinador humanitario de la ONU para Afganistán, Ramiz Alakbarov.

La Organización de la Conferencia Islámica (OCI), condenó el domingo el veto educativo y su secretario general, Hissein Brahim Taha, llamó "enérgicamente" al régimen talibán a revisar su decisión, considerándola "contraria a los intereses del pueblo afgano".

 

El Comité Internacional de la Cruz Roja en Afganistán también expresó el domingo su preocupación por la medida y por la prohibición anterior de que las mujeres asistan a la universidad, advirtiendo de "consecuencias humanitarias catastróficas a corto y largo plazo".

"Este último retroceso flagrante de los derechos de las niñas y las mujeres tendrá consecuencias de gran alcance para la prestación de servicios de salud, nutrición y educación a los niños", tuiteó el domingo el director regional de Unicef, George Laryea-Adjei.

Entre la obligación de cumplir y el impacto social

Un portavoz del Gobierno talibán, Zabihullah Mujahid, respondió a las críticas afirmando que todas las instituciones que quieran operar en Afganistán están obligadas a cumplir las normas del país.

"No permitimos que nadie diga tonterías o amenace por las decisiones de nuestros líderes bajo el título de ayuda humanitaria", dijo Mujahid en un mensaje en Twitter, en referencia a una declaración de la jefa de la Misión de Estados Unidos en Afganistán.

La encargada de negocios Karen Decker preguntó en Twitter cómo planeaban los talibanes evitar el hambre entre las mujeres y los niños tras la prohibición. Señaló que Estados Unidos era el mayor donante de ayuda humanitaria al país.

Según la ONU y las agencias de cooperación, más de la mitad de los 38 millones de habitantes del país necesitarán ayuda humanitaria durante el duro invierno. Decenas de organizaciones trabajan en regiones remotas de Afganistán y muchas veces emplean a mujeres, y varias de ellas advirtieron que esta prohibición obstaculizaría sus labores.

"La prohibición tendrá un impacto en todos los aspectos del trabajo humanitario, puesto que las mujeres empleadas tienen puestos clave en proyectos enfocados a la población femenina vulnerable del país", declaró este domingo a la AFP un alto cargo de una oenegé extranjera.

"No queremos suspender la ayuda de inmediato, puesto que perjudicaría al pueblo afgano", señaló el enviado de la ONU, Ramiz Alakbarov, subrayando que el veto tendría un impacto "devastador" en la ya deteriorada economía del país.

(Con información de Reuters y AFP)

Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad