Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Portugal se va contra Airbnb para solucionar su crisis de vivienda

El país europeo anuncia un paquete de medidas por valor de 900 millones de euros que incluyen la prohibición de nuevas licencias para alquileres vacacionales de corta duración.
vie 17 febrero 2023 02:36 PM
Una persona camina en el vecindario de Alfama en Lisboa, Portugal.
Los alquileres y los precios de la vivienda han subido con fuerza. Sólo en Lisboa, los alquileres se dispararon un 37% en 2022.

Portugal anunció el jueves un paquete de medidas por valor de 900 millones de euros para hacer frente a la crisis inmobiliaria, que incluye el fin de su controvertido plan de "golden visas" y la prohibición de nuevas licencias para Airbnbs y otros alquileres vacacionales de corta duración.

Portugal es uno de los países más pobres de Europa Occidental. Más del 50% de los trabajadores ganaban menos de 1,000 euros al mes el año pasado, mientras que los alquileres y los precios de la vivienda han subido con fuerza. Sólo en Lisboa, los alquileres se dispararon un 37% en 2022.

Publicidad

Los bajos salarios, un mercado inmobiliario incandescente, políticas que animan a los extranjeros ricos a invertir y una economía dependiente del turismo han dificultado durante años el alquiler y posibilidad de compra para los portugueses, según los grupos de defensa de la vivienda. La tasa de inflación de Portugal, del 8.3%, ha agravado el problema.

El primer ministro, Antonio Costa, declaró en una rueda de prensa que la crisis afecta ahora a todas las familias, no sólo a las más vulnerables.

"En estos últimos 10 años, los alquileres registraron una subida muy superior a la inflación", dijo Costa. ”Los precios actuales son demasiado elevados para el mercado portugués", agregó.

El plan se someterá a debate público antes de iniciar su tramitación parlamentaria, el 16 de marzo.

Estos son los cinco ejes principales del plan del gobierno portugués.

1. Aumentar oferta de vivienda

El plan mantiene el objetivo de construir 26,000 viviendas hasta 2026, pero busca aumentar la oferta en el mercado para frenar la especulación y moderar la carrera de precios que castiga prácticamente a todo el país pero en especial a grandes ciudades como Lisboa y Oporto.

Para eso, el gobierno tomara algunas de las siguientes medidas:

Se alterará el uso de terrenos y edificios de servicios o comercio para destinarlos a vivienda.

El Estado cederá terrenos o edificios a cooperativas y entidades del sector privado para que desarrollen vivienda a costes accesibles.

Publicidad

2. Simplificar las licencias

Los proyectos dejan de estar sujetos al licenciamiento municipal y se obtendrá la licencia bajo una declaración de responsabilidad del proyectista.

Habrá penalización financiera para las entidades públicas que incumplan los plazos legales para conceder licencias.

3. Aumentar la oferta de alquiler

El papel del Estado como "fiador" es fundamental. Podrá alquilar directamente a los privados durante cinco años para subarrendar después a precios moderados, asumirá el pago de rentas a partir del tercer mes de atraso y se ocupará, si procede, del desalojo.

El gobierno creará una línea de crédito de 150 millones de euros para que los municipios puedan recuperar viviendas en mal estado y destinarlas a alquiler.

También otorgará Incentivos para que pisos turísticos regresen al mercado de vivienda. Aquí es donde está la prohibición de nuevas licencias excepto las rurales en municipios despoblados. Las vigentes se revisarán en 2030.

También se crea una tasa extraordinaria para estos propietarios y habrá beneficios fiscales para quienes, hasta 2024, cambien su piso turístico al mercado regular.

Otros incentivos fiscales para viviendas en régimen de alquiler accesible, como tasa cero del impuesto de trasmisiones y del impuesto sobre bienes inmuebles.

Será obligatorio alquilar las casas desocupadas durante más de un año. Hay unas 730.000 viviendas desocupadas en el país actualmente.

Publicidad

También se ofrecerán rebajas fiscales para el régimen de alquiler accesible y para promover la estabilidad de los contratos.

Se limitará el precio del alquiler para los nuevos contratos, que se calculará teniendo en cuenta valores de contratos anteriores y actualizaciones bajo criterios ligados a la inflación.

4. Combatir la especulación

El programa de "golden visas" de Portugal, que ofrece pasaportes de la Unión Europea a ciudadanos extracomunitarios a cambio de inversiones, incluidas las inmobiliarias, y que ha sido criticado por hacer subir los precios de la vivienda y los alquileres, llegará a su fin, dijo Costa.

El gobierno indicó que los visados ya concedidos sólo se renovarán si las inversiones inmobiliarias se dedican a vivienda permanente para el propio inversor o sus descendientes o si se coloca en el mercado de alquiler de forma duradera.

El dispositivo, que existe también en otros países de Europa, como España, ha ido revisándose. La última modificación excluía las inversiones en Lisboa y Porto, en el norte, para rebajar la presión en los precios del sector inmobiliario.

El programa ha atraído inversiones por valor de 6,800 millones de euros desde su lanzamiento en 2012, la mayor parte de las cuales se han destinado al sector inmobiliario.

Los grupos de vivienda dijeron que las medidas significarían poco si el Gobierno seguía promoviendo otras políticas para atraer a extranjeros ricos, como el "visado para nómadas digitales" introducido en octubre, que da a los extranjeros con altos ingresos mensuales por trabajo a distancia la posibilidad de vivir y trabajar desde Portugal sin pagar impuestos locales.

5. Apoyar el apoyo de viviendas y alquileres

Además, los privados que vendan al Estado o los municipios estarán exentos del pago de plusvalías y habrá ventajas fiscales para la construcción y compra de viviendas destinadas a alquiler accesible.

Los bancos deberán ofertar de forma obligatoria hipotecas a tipo fijo. Habrá medidas de protección frente a las subidas de los tipos de interés que pueden ir hasta los 720 euros anuales.

El Estado concederá subsidios de hasta 200 euros al mes para garantizar que la tasa de esfuerzo no supera el 35% a familias con ingresos mensuales de hasta 2,700 euros.

Con información de AFP, EFE y Reuters

Newsletter

Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Publicidad


Publicidad