Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Florencia y otras ciudades buscan frenar los alquileres de corto plazo

El popular destino vacacional del norte de Italia prohibirá las rentas residenciales de corta duración en plataformas como Airbnb en su centro histórico.
jue 05 octubre 2023 11:48 AM
La ciudad que prohibió Airbnb en su centro histórico
De 2016 a 2023, el costo promedio de los alquileres residenciales mensuales ordinarios en Florencia se había disparado un 42%.

Florencia, uno de los destinos turísticos más populares de Italia, prohibió este martes los nuevos alquileres residenciales de corta duración en plataformas como Airbnb en su centro histórico, en la última medida de las autoridades locales para intentar liberar más viviendas para la población local.

Las normas, aprobadas por la ciudad toscana a última hora del lunes, también ofrecen tres años de exenciones fiscales a los propietarios de viviendas alquiladas a corto plazo si las cambian por arrendamientos ordinarios.

Publicidad

El alcalde de Florencia, Dario Nardella, explicó que la ciudad había decidido actuar a nivel local porque los planes del gobierno para regular el sector habían sido decepcionantes.

"En 2016 teníamos algo menos de 6,000 apartamentos registrados en Airbnb, hoy tenemos casi 14,378”, dijo, señalando que durante ese tiempo el costo promedio de los alquileres residenciales mensuales ordinarios se había disparado 42%.

Este año, los precios han aumentado 15.1%, dijo Nardella.

"Los 40,000 florentinos que viven en el centro se quejan de encontrarse, de repente, viviendo en apartahoteles", añadió.

Nardella es miembro del Partido Democrático, de centro-izquierda, que forma parte de la oposición a nivel nacional.

Marco Stella, coordinador regional del partido Forza Italia, que forma parte de la coalición derechista en el poder, ha declarado que recurrirá la decisión de Florencia ante el Tribunal Administrativo.

Lorenzo Fagnoni, presidente de Property Managers Italia, una asociación de empresarios de alquileres turísticos, dijo que las normas eran "una elección completamente equivocada que va en contra del liberalismo del mercado”.

El gobierno central está trabajando en un proyecto de ley que, según los medios de comunicación, exigiría una estancia mínima de dos noches en las viviendas situadas en los centros históricos de las ciudades y en los municipios con alta densidad de turistas.

Publicidad

Al igual que en otros países europeos, una mezcla de bajos salarios, escasez de propiedades, alquileres vacacionales de corta duración y alta inflación han alimentado una crisis de la vivienda en Italia, en la que se ven especialmente afectados los estudiantes y las personas con bajos ingresos.

Los problemas son similares en otras ciudades más lejanas, como Nueva York, donde se está endureciendo la normativa sobre alquileres de corta duración. Estas son algunas de las iniciativas más recientes.

París, Francia

En los señoriales edificios de los barrios turísticos de París, un equipo especializado del ayuntamiento se asegura de que el uso de los alojamientos para turistas respeta la legislación francesa, cada vez más estricta pero a menudo ignorada por los propietarios.

"Si encontramos turistas aquí, será una fortuna", explica entusiasmada Ingrid Simon, instructora jurada del ayuntamiento, mientras marca el código de entrada de un edificio del distrito 6 de París, cuyo precio por metro cuadrado es el más alto de la capital.

En París, donde encontrar alojamiento como residente se ha vuelto un dolor de cabeza, "la regla es simple", indicó a la agencia AFP Ian Brossat, concejal encargado de la vivienda.

"Si usted tiene una vivienda principal, tiene derecho a alquilarla hasta 120 días al año. Si tiene una residencia secundaria, no tiene derecho a alquilarla, salvo que disponga de una autorización excepcional vinculada a un mecanismo de compensación", precisa.

Publicidad

En París, desde 2022, por cada metro cuadrado convertido en local comercial, el propietario está obligado a convertir 2m² o 3m² de espacio comercial en espacio residencial en el mismo distrito, so pena de una multa de hasta 50,000 euros.

A falta de pruebas contundentes, los funcionarios preguntan a los vecinos. Claire, residente en el 6º y último piso, insiste en que el edificio es "un Airbnb", y "funciona todo el año”.

Es probable que estas molestias se intensifiquen con la llegada de los Juegos Olímpicos, celebrados en la capital en el verano boreal de 2024, pero "la idea es no relajar la presión", asegura Ian Brossat.

"No queremos que las viviendas se conviertan en hoteles clandestinos alquilados todo el año a turistas. Eso nos priva de viviendas en una ciudad que ya carece desesperadamente de alojamiento para sus trabajadores", considera.

En 2022, el ayuntamiento de París recaudó casi 2.5 millones de euros en multas.

Pero esto puede escalar. En junio, el el ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, dijo que estaba trabajando en planes para cerrar una laguna fiscal que beneficie a los alquileres amueblados a corto plazo como Airbnb.

Un mes antes, un trío de legisladores bipartidistas pidieron que se endurecieran las reglas que regulan dichos alquileres y que se terminara el trato fiscal más favorable que dichos alquileres reciben frente a los alquileres normales a largo plazo.

"Me cuesta entender el trato fiscal muy favorable para Airbnb. Vamos a reformar las normas fiscales y haré propuestas", dijo Le Maire en BFM TV. "Cuando una ganancia inesperada se vuelve demasiado grande y el impuesto es demasiado favorable, no hay razón para mantener ese tratamiento fiscal que conduce al exceso", agregó.

Nueva York, Estados Unidos

Si en las últimas semanas alguien ha intentado reservar un apartamento para pasar unas cortas vacaciones en Nueva York, quizá se haya sorprendido de la poca oferta en plataformas como Airbnb o VRBO.

Una nueva ley local prohíbe desde esta semana alquilar apartamentos para estancias menores de un mes, dejando fuera de juego a buena parte de los 36,000 apartamentos turísticos de la ciudad.

La nueva ley solo permite el alquiler de habitaciones siempre y cuando el arrendador viva en el apartamento y esté presente durante la estancia de sus visitantes, que no podrán ser más de dos al mismo tiempo ni podrán cerrar las puertas de su cuarto con llave.

Para ello, los anfitriones tendrán que registrarse en la alcaldía y pagar 145 dólares cada dos años. Pero los permisos se otorgan con cuentagotas. De las más de 3,800 solicitudes registradas hasta ahora, menos de 300 han sido aprobadas. Las multas para los infractores oscilan entre 1,000 y 7,500 dólares, aunque los usuarios no se verán afectados.

La alcaldía quiere acabar con una práctica "ilegal", que genera "ruido, basura y problemas de seguridad" tanto para visitantes como para residentes permanentes.

"Muchos edificios de viviendas no tienen personal de seguridad adecuado para lidiar con viajeros", alega la Oficina de Aplicación Especial de la legislación, encargada de hacer cumplir esta ordenanza aprobada en enero de 2022, tras años de intentos regular este mercado.

En una ciudad con alquileres que rondan los 5,000 dólares mensuales de media, uno de los objetivos de la nueva ordenanza es que muchos de estos apartamentos turísticos salgan al mercado y alivien la deficiencia crónica de vivienda de la ciudad.

Portugal

En febrero de 2023, Portugal anunció un paquete de medidas por valor de 900 millones de euros para hacer frente a la crisis inmobiliaria, la prohibición de nuevas licencias para Airbnbs y otros alquileres vacacionales de corta duración.

Portugal es uno de los países más pobres de Europa Occidental. Más del 50% de los trabajadores ganaban menos de 1,000 euros al mes el año pasado, mientras que los alquileres y los precios de la vivienda han subido con fuerza.

Solo en Lisboa, los alquileres se dispararon 37% en 2022.

Los bajos salarios, un mercado inmobiliario incandescente, políticas que animan a los extranjeros ricos a invertir y una economía dependiente del turismo han dificultado durante años el alquiler y posibilidad de compra para los portugueses, según los grupos de defensa de la vivienda.

El primer ministro, Antonio Costa, declaró en una rueda de prensa que la crisis afecta ahora a todas las familias, no solo a las más vulnerables.

Entre las medidas anunciadas, el gobierno otorgará incentivos para que pisos turísticos regresen al mercado de vivienda. Aquí es donde está la prohibición de nuevas licencias excepto las rurales en municipios despoblados. Las vigentes se revisarán en 2030.

También se crea una tasa extraordinaria para estos propietarios y habrá beneficios fiscales para quienes, hasta 2024, cambien su piso turístico al mercado regular.

Barcelona, España

Barcelona ha intentado controlar el aumento de pisos turísticos en la ciudad a través del Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (Peuat), con el que restringe el alquiler de habitaciones de uso turístico a aquellas que se abran en viviendas turísticas y se reconviertan en residencia habitual.

La base para controlar la presencia de Viviendas de Uso Turístico (VUT) en plataformas como Airbnb —para las cuales se establece un límite de 31 días o menos por estancia— es la zonificación de la ciudad, la cual se divide en cuatro: decrecimiento, mantenimiento, ampliación y regulación específica.

Esta regulación entró en vigor el 26 de enero de 2022, sin embargo aún no es tan efectiva como le gustaría a las autoridades catalanas.

De acuerdo con la plataforma Inside Airbnb, el 30% de los alojamientos con actividad en Barcelona en 2023 no tienen una licencia de uso turístico. Para hacer el cálculo, la iniciativa monitorea los pisos que han recibido comentarios en los últimos seis meses y registran más de 60 días de reserva.

Viena, Austria

Austria limitará el número de noches que los dueños pueden alquilar sus casas a partir del verano de 2024. En la capital, Viena, los propietarios podrán alquilar a turistas durante un máximo de 90 días al año.

Con información de AFP y Reuters

Newsletter

Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Publicidad


Publicidad