Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué es el Nuevo Frente Popular en Francia, qué busca y quiénes lo conforman?

La coalición de izquierda se hizo de la mayoría de los asientos de la Asamblea Nacional en Francia, una sorpresa para muchos. Estas son sus propuestas.
lun 08 julio 2024 03:29 PM
La gente levanta los brazos y las manos mientras se reúnen en la Place de la Republique después de los resultados parciales en la segunda ronda de las primeras elecciones parlamentarias francesas, en París, Francia, el 7 de julio de 2024. El lema dice "el "Nouveau Front Populaire (Nuevo Frente Popular - NFP)"
Miles de personas celebraron este domingo en la plaza de la República de París esta inesperada victoria de la izquierda.

Francia se enfrenta a una Asamblea Nacional dividida y a la perspectiva de unas complicadas negociaciones a partir del lunes para formar gobierno, después de que un sorprendente auge de del Nuevo Frente Popular bloqueara el intento de Marine Le Pen de llevar a la extrema derecha al poder.

Para sorpresa de todos, el Nuevo Frente Popular (NFP), una coalición de partidos de izquierda, encabeza las legislativas sin mayoría absoluta, según las proyecciones, por delante de la alianza de centroderecha del presidente Emmanuel Macron y de la extrema derecha.

Publicidad

Miles de personas celebraron este domingo en la plaza de la República de París esta inesperada victoria de la izquierda.

"Los hemos barrido. Es genial", se felicita un joven, cuya voz se escucha cada vez menos por los crecientes aplausos. "Nos da esperanza", se felicita Jihane de 17 años, con una gran sonrisa y sin edad todavía para votar.

De acuerdo con la prefectura de policía, 8,000 personas se congregaron en la icónica plaza. Aunque el ambiente era festivo, las fuerzas de seguridad recibieron proyectiles durante la noche, indicó a la AFP una fuente policial.

Una inmensa tela con los colores azul, blanco y rojo de la bandera de Francia se iza en la estatua de Marianne, uno de los símbolos de Francia, que preside la plaza, con las palabras: "Francia es un tejido de migraciones".

Pero después de la fiesta, el triunfo dividido de la izquierda deja varias interrogantes para Francia.

Cómo surge y quiénes conforman el NFP

La oposición de izquierdas en Francia presentó el 14 de junio el "programa de gobierno" y "ruptura" de su Nuevo Frente Popular, con el que esperan frustrar una victoria de la extrema derecha, en posición de fuerza en las elecciones legislativas anticipadas.

Socialistas, ecologistas, comunistas y La Francia Insumisa (LFI, izquierda radical) alcanzaron la noche del 13 de junio el pacto final para concurrir unidos, junto a otros pequeños partidos como Plaza Pública, de la nueva estrella socialdemócrata Raphaël Glucksmann.

Publicidad

Tejer un acuerdo no se anunciaba fácil, máxime cuando la anterior coalición en las legislativas de 2022, llamada Nupes, se acabó rompiendo por los desacuerdos entre los socialdemócratas y el ala más radical, encabezada por el líder izquierdista Jean-Luc Mélenchon.

Pero el temor de ver llegar al poder al partido ultraderechista Agrupación Nacional (RN) les obligó a superar sus diferencias, pese a la presión del oficialismo que criticó que los socialdemócratas pacten con LFI, un partido que Macron calificó de "antisemita" y “antiparlamentario".

"Lo único que me importa es que RN no gane los comicios legislativos y no gobierne este país", dijo Glucksmann en la radio France Inter.

El expresidente socialista François Hollande y la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, dos de las voces más críticas con la Nupes, también apoyaron el Nuevo Frente Popular, en el que los socialistas ganaron más peso en detrimento de LFI.

La coalición retomó el nombre de otra alianza formada en Francia en 1936, cuya victoria en los comicios condujo al socialista Léon Blum a liderar el gobierno francés en un contexto en Europa de auge de la Alemania nazi de Adolf Hitler.

¿Qué busca y cuál es su ideología?

La izquierda prometió una "ruptura total con las políticas de Emmanuel Macron", si gana los comicios, dijo el diputado izquierdista Manuel Bompard. "Será la extrema derecha o seremos nosotros", abundó la ecologista Marine Tondelier.

Publicidad

El programa de 100 medidas del NFP apuesta por subir el salario mínimo a 1,600 euros, derogar las polémicas reformas de las pensiones y migratoria del presidente centrista, poner límites a los precios de los productos básicos para combatir la crisis del costo de vida y un impuestos a las grandes fortunas.

Además, propone hacer una mayor inversión en energía verde.

El NFP denuncia la "guerra de agresión" de Rusia en Ucrania y las "masacres terroristas" de Hamás en Israel, aunque el líder Mélenchon dijo el domingo que Francia debe reconocer a

Palestina como un Estado, un paso que ya dieron otros países europeos recientemente, pero que Macron calificó de fuera de tiempo.

El frente incluye dentro de sí posturas ideológicas muy distintas, desde socialdemócratas a anticapitalistas.

Impacto electoral

El resultado es un revés tanto para el presidente Emmanuel Macron como para Agrupamiento Nacional (RN), el partido de Le Pen.

La coalición de izquierdas obtuvo entre 190 y 195 diputados, seguida de la alianza de centroderecha de Macron, que contará con al menos 160 asientos en el Parlamentos, y del RN y sus aliados, que obtuvieron 143 escaños.

"Nuestro pueblo ha rechazado claramente el peor escenario posible", declaró Mélenchon, para quien el NFP, que carece de mayoría absoluta, debe "gobernar". El líder del ala radical de la coalición rechazó "entablar negociaciones" con la alianza de centroderecha del presidente Emmanuel Macron para alcanzar una mayoría.

Estos resultados y los vetos cruzados entre el oficialismo y el partido La Francia Insumisa (LFI), el ala radical y principal formación del NFP, complican la formación de un nuevo gobierno, a 18 días de los Juegos Olímpicos de París.

Ante la incertidumbre, el presidente pidió a su primer ministro Gabriel Attal, quien presentó su dimisión, continuar en el cargo "por el momento" para "garantizar la estabilidad”.

Los líderes de izquierdas aseguraron no obstante que están listos para gobernar y el jefe del Partido Socialista, Olivier Faure, abogó por que el NFP presente un candidato a primer ministro "a lo largo de la semana", elegido "por consenso o por votación”.

Pero para mantenerse en el poder necesitan una mayoría y, en el seno de esta coalición que abarca desde socialdemócratas a anticapitalistas, sus integrantes discrepan sobre las posibles alianzas parlamentarias.

El líder de LFI Jean-Luc Mélenchon cristaliza parte de las tensiones y la posibilidad de que sea primer ministro genera rechazo. El lunes por la noche, Mélenchon declaró a la cadena LCI que su partido tiene "varios candidatos que proponer" para primer ministro.

"Vamos a tener que comportarnos como adultos", advirtió el domingo Raphaël Glucksmann, símbolo del ala socialdemócrata del NFP, para quien "dialogar" es "un cambio de cultura política" en una Francia poco acostumbrada al parlamentarismo.

Críticas contra el Nuevo Frente Popular

El líder de LFI Jean-Luc Mélenchon cristaliza parte de las tensiones y la posibilidad de que sea primer ministro genera rechazo.

"Mélenchon, con su discurso extremista, puede ser un repelente para algunos partidarios de izquierda", dijo a las AFP Guillaume Lartisien, un funcionario de 51 años, quien espera la emergencia de "otra izquierda más tolerante, más abierta".

Aunque el líder de La Francia Insumisa (LFI), de 72 años, quedó en tercera posición en la presidencial de 2022, su imagen se deterioró entre críticas de "antisemitismo", que él niega.

Esta imagen del veterano político, cuyo partido es la primera fuerza de izquierda, lastró a los candidatos del NFP fuera de las grandes ciudades. "Mélenchon asusta a mucha gente", lamenta otro habitante.

El Movimiento de Empresas de Francia (Medef), la principal organización patronal del país europeo, criticó el programa económico del NFP y lo consideró “inadecuado” y “peligroso”.

Varias medidas propuestas por el Nuevo Frente Popular y el RN aparecen como inadecuadas e incluso peligrosas para la economía francesa, el crecimiento y el empleo", advirtió la patronal francesa, que reúne a 200,000 empresas.

"Si estos programas se concretizan en 2024 o después", provocarían "alzas de impuestos (...) la salida de inversores extranjeros y quiebras masivas de empresas, y por ende destrucción de empleo", alertó.

La central patronal citó ejemplos como la voluntad de revocar la reforma de las pensiones, la indexación automática de los salarios sobre la inflación, el salario mínimo interprofesional a 1,600 euros netos mensuales o el bloqueo de los precios

"Ninguno de nuestros socios europeos seguiría a Francia en este planteamiento aislado, contrario a toda racionalidad económica en un momento en que necesitamos coherencia, estabilidad y confianza", subrayó.

Durante la campaña, Macron acusó a la coalición de izquierdas de impulsar unprograma proinmigración.

"No es un programa socialdemócrata [...], es un programa totalmente inmigracionista", señaló Macron, refiriéndose a posturas que verían con benevolencia la llegada masiva de inmigrantes al país europeo.

En la izquierda "han hecho un acuerdo de aparato, que no se sostendrá", porque la izquierda actual es "mucho más diversa" que en las elecciones presidenciales de 2022 y "no tiene jefe", aseguró el jefe de Estado.

En un podcast publicado el 24 de junio, Macron fue más allá y aseguró que las ideas de LFI, el principal partido del NFP, podrían conducir a una “guerra civil”.

"Pienso que la Agrupación Nacional y La Francia Insumisa responden a problemas reales", "a una ira real, a una angustia real, la angustia de la persona que dice 'nadie responde a mi problema de seguridad', a la que dice 'no se me reconoce ni se me protege porque soy musulmán'", consideró el presidente centrista.

Pero "en mi opinión responden mal", "incrementando la conflictualidad y la guerra civil", insistió Macron.

Con información de AFP y Reuters

Newsletter

Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Publicidad


Publicidad