Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Acapulco se transforma de playa y sol a un foco del crimen organizado

El puerto de Guerrero fue en algún momento un sinónimo de playa, sol y lujos, ahora es una de las ciudades más violentas de México.
Violencia.
Violencia. En los ocho primeros meses de 2018, ya son 2,145 las personas que han sido asesinadas en Guerrero.

(CNN Español)- Hace décadas Acapulco era sinónimo de playa, sol y lujos. Ahora esta ciudad costera se ha vuelto un foco de crimen y muerte.

La cifra de homicidios no deja de subir en el estado de Guerrero, del que Acapulco es la ciudad más poblada: en 2015 se reportaron 2,721 muertes, número que fue de 2,844 en 2016 y 2,868 en 2017. En los ocho primeros meses de 2018, ya son 2,145 las personas que han perdido la vida de forma violenta en el estado.

La situación no parece mejorar. De hecho, eso ha sido uno de los detonantes de una decisión sorpresiva para muchos: las autoridades estatales y federales mexicanas tomaron el control de toda la fuerza policial de la ciudad de Acapulco el martes.

Militares toman el control de la seguridad en Acapulco

En un comunicado, indicaron tener sospechas de que grupos delictivos se habían infiltrado en las fuerzas de seguridad locales de la ciudad, famosa por ser un gran destino turístico.

"La decisión implementada por el Grupo de Coordinación Guerrero obedeció al incremento de la incidencia delictiva que se ha registrado en el municipio y a la nula actuación de la Policía municipal para enfrentar el fenómeno delictivo", aseguró la Policía Federal en un comunicado enviado el mismo martes.

Publicidad

"Es una decisión responsable, necesaria y oportuna", indicó a CNN en Español Roberto Álvarez Heredia, vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, un ente que reúne a las autoridades estatales y federales. Según explicó, la Fiscalía de Guerrero, que también participó en el operativo, llevaba meses investigando a altos cargos policiales como posibles responsables de delitos de homicidio. Esto, sumado a una amenaza que recibió la próxima presidencia municipal, fue lo que desencadenó la respuesta de las autoridades, indicó Álvarez. "Había que garantizar la seguridad en Acapulco", enfatizó.

Recomendamos: Las cinco entidades donde más aumentó la tasa de delitos en 2017

La amenaza recibida por Adela Román, próxima alcaldesa de Acapulco, decía que su gobierno sería recibido "a balazos" si llevaba a cabo cambios en la policía municipal, según relató ella misma la semana pasada y recordó Álvarez. Sin embargo, la actuación de las fuerzas estatales y federales no tuvo represalias por partes de grupos violentos. Es más, "ha sido bienvenida por la población", aseguró el vocero. "Se ha realizado sin incidentes", insistió.

"Era necesario. Espero que sea el inicio de una ruta de trabajo para combatir la delincuencia", expresó, al tiempo que no supo matizar cuánto tiempo durará el operativo pues, según dijo, se decidirá en las próximas reuniones.

Militares toman el control de la seguridad en Acapulco

Una de las ciudades más turísticas de México

La violencia en la zona es preocupante, y más si se tiene en cuenta que es uno de los principales destinos turísticos del país y que, por lo tanto, gran parte de su economía depende de la confianza de los turistas que visitan la ciudad cada año, tal y como confirmó Álvarez.

De hecho, dijo, el objetivo del operativo fue "proteger a la población y a los visitantes".

Estados Unidos respondió al operativo recordando a sus ciudadanos que la Embajada en México tiene una alerta sobre los viajes a este estado debido a la criminalidad.

Ya en 2016 los comerciantes alertaron de cómo la violencia estaba afectando a los negocios: cifras de la Asociación de Comerciantes establecidos en La Costera revelaron que, ese año, cerca de 200 locales habían cerrado por la inseguridad.

Justo en 2016 el estado vio cómo el número de visitantes extranjeros disminuyó en comparación con 2015: los turistas internacionales pasaron de 248,837 a 234,545, según cifras oficiales del gobierno. Eso sí, los visitantes nacionales sí que aumentaron: pasaron de ser 6.4 millones a 7.1 entre 2015 y 2016, último año del que se tienen reportes.

Álvarez explicó que, si bien es cierto que bajó el número de turistas internacionales, en general la zona mantiene un flujo de turistas "estable, que no baja" porque "ha habido extremo cuidado". "Acapulco es centro turístico muy tradicional y atractivo. La gente lo sigue porque tiene confianza y no se puede permitir que los delitos se presenten", dijo. Eso sí, reconoció que la localidad "tiene una situación de violencia que no ocultamos, pero que se encuentra localizada en colonias muy particulares en la zona periférica" de la ciudad.

Lee: Las autoridades de Guerrero reportan la desaparición de un alcalde electo

La violencia en la zona viene, según explicó Álvarez, de la desintegración de varios cárteles, que ahora son bandas que "luchan entre sí para dominar el territorio". "Son los que buscan los problemas", señaló, diciendo que la mayoría se dedican al tráfico de drogas a Estados Unidos "por el aumento de la demanda en el país" y que muchos de ellos reciben armas del país vecino. "Hay un tráfico de armas de fuego desde Estados Unidos que no ha sido frenado", alertó.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad