Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: 'Saturday Night Live' se equivoca, Trump es mucho peor que Bush

A diferencia de George W. Bush, Donald Trump dejó en claro que no le interesaba entablar una relación con personas que no pertenecen a sus bases, opina Dean Obeidallah.
Saturday Night Live
Saturday Night Live El actor Will Ferrell personifica al expresidente estadounidense George W. Bush en el programa de sátira 'Saturday Night Live'. (Foto: NBC/Broadway Video)

Nota del editor: Dean Obeidallah fue abogado; conduce el programa The Dean Obeidallah Show, que se transmite diariamente por la estación estadounidense SiriusXM, además de que es columnista del sitio The Daily Beast. Síguelo en Twitter como @DeanObeidallah . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) — La más reciente emisión del programa estadounidense Saturday Night Live arrancó con un acto comiquísimo de Will Ferrell en su papel del expresidente George W. Bush. Como fue parte del elenco de SNL durante gran parte de la presidencia de Bush, puedo decir que esta fue una de sus mejores personificaciones de Bush en cuanto a comicidad. Pero tengo que discrepar con la insinuación de que Bush fue un presidente tan malo como Donald Trump. No hay punto de comparación: Trump es mucho peor.

El acto de entrada de SNL arrancó con unos cuantos chistes que nos recordaron que el icónico programa de comedia presentaba al expresidente de Estados Unidos como un tipo torpe, pero simpático. Allí estaba Will Ferrell haciendo de Bush, haciendo chistes y agregando que a últimas fechas ha estado trabajando en sus pinturas al óleo y estudiando una maestría en línea en Bellas Artes en la Universidad de Phoenix. Luego, el programa se centró en la política de la actualidad.

OPINIÓN: Esta vez, la bancarrota no sacará a Trump de un lío

Publicidad

"Bush" presumió que su índice de aprobación estaba en un máximo histórico, refiriéndose a la noticia de que tal parámetro ha aumentado radicalmente desde que dejó la presidencia. (Cuando Bush dejó la presidencia, tenía un pésimo índice de aprobación del 33% ). Luego, Ferrell bromeó: "Así es. Llegó Donny Q. Trump y de repente yo parezco genial. A este paso, tal vez termine en el monte Rushmore, justo a un lado de Washington, Lincoln y… ¿Kensington?".

Entonces, SNL dio un giro para recordarnos lo mal presidente que fue Bush. Ferrell reía y nos recordaba que "fue de verdad malo… es decir, no bueno históricamente. No olviden que todavía estamos en dos guerras diferentes que yo empecé". Luego, Ferrell hizo una pausa antes de dar el golpe final: "¿Qué tiene dos pulgares y creó a ISIS? ¡Este amigo!", exclamó mientras apuntaba a sí.

"Bush" también destacó lo mal que estaba la economía cuando dejó la presidencia. Mostró una tabla en la que se ve el mercado accionario en picada y bromeó: "Bueno, no soy ningún 'economero', pero hasta yo sé que eso fue 'no bueno'".

OPINIÓN: El caos de Trump es parte de un plan

Publicidad

SNL tuvo razón en que Bush se ganó a pulso ese pésimo índice de aprobación. Lo que SNL perdió de vista —tal vez intencionalmente para iniciar un debate— es lo terrible que ha sido Trump en comparación con Bush porque ha intentado dividirnos por raza, religión e incluso por estatus migratorio. Por ejemplo: durante la campaña presidencial, Trump acicateó el odio hacia los musulmanes con su comentario de que cree que "el islam nos odia" y con su llamado a "implementar un cierre total y absoluto a la entrada de musulmanes a Estados Unidos".

Ya como presidente, ha tratado de implementar una prohibición inmigratoria dirigida principalmente contra varios países mayoritariamente musulmanes. Qué contraste con Bush y sus palabras a tan solo unas semanas del ataque terrorista de Al Qaeda, el 11-S. Mientras el país observaba, Bush no trató de inflamar el odio contra los musulmanes, sino que declaró que "el enemigo de Estados Unidos no son nuestros muchos amigos musulmanes". Luego, Bush dijo, refiriéndose al islam, que "sus enseñanzas son buenas y pacíficas; quienes hacen el mal en nombre de Alá maldicen el nombre de Alá".

Trump también satanizó a los mexicanos y a otros inmigrantes incontables veces durante su campaña y ya como presidente. De hecho, Trump literalmente arrancó su campaña en 2015 declarando falsamente que México enviaba "violadores" a Estados Unidos. Hace poco, Trump dijo que África y Haití son sitios "de mierda" .

OPINIÓN: Los comentarios de Trump, afines a lo peor del pasado de Estados Unidos

Publicidad

Comparemos esas palabras con el discurso que Bush dio sobre inmigración en 2006: alabó a los inmigrantes indocumentados (en vez de satanizarlos como Trump) y apuntó que "la gran mayoría" es gente decente y trabajadora, que mantiene a su familia, que practica su religión y que lleva una vida responsable". Bush agregó que Estados Unidos es "un país de inmigrantes y debemos conservar esa tradición que ha fortalecido a nuestro país de muchas formas".

Mientras Trump rechazó la invitación a hablar en la convención de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP, por sus siglas en inglés) del año pasado, Bush dio discursos ante dicho organismo tanto cuando era candidato, en 2000, como cuando era presidente, en 2006. A diferencia de Bush, Trump dejó en claro que no le interesaba entablar una relación con personas que no pertenecen a sus bases.

Además de eso, Trump ha envalentonado a las personas más viles de Estados Unidos al retuitear las ideas de un teórico de la conspiración de la derecha alternativa y al hacer el comentario asqueroso de que quienes marchaban con los supremacistas blancos y los neonazis de Charlottesville son "personas buenas".

OPINIÓN: La masacre de Charlottesville, un acto de terrorismo interno

Publicidad

Estos actos contrastan con los de Bush, quien a unos días del 11-S viajó al Centro Islámico de Washington, D. C., y dejó en claro que no se tolerarían los ataques contra los musulmanes estadounidenses. "Eso no debería permitirse ni se permitirá en Estados Unidos", dijo. Hace poco, en octubre , Bush condenó apasionadamente a los racistas: "El fanatismo o la supremacía blanca, en cualquier forma, es blasfemia contra el credo estadounidense".

Como SNL nos recordó, Bush fue verdaderamente malo en algunos sentidos, pero, en general, Trump es mucho, mucho peor para nuestro país.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad