Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: Las cláusulas de inclusión podrían ser una revolución para las mujeres

Estudios demuestran, además, que entre más mujeres haya en cargos de liderazgo, las mujeres reciben un trato más justo y la empresa es más redituable, asegura Kristin Rowe-Finkbeiner.
Frances McDormand
Diversidad Las personas influyentes como Frances McDormand puede usar su poder para abrir las puertas a un trato justo, opina la analista Kristin Rowe-Finkbeiner. (Foto: KEVIN WINTER/AFP)

Nota del editor: Kristin Rowe-Finkbeiner es directora ejecutiva y cofundadora de MomsRising.org, una organización estadounidense no lucrativa que respalda propuestas para mejorar la seguridad económica de la familia. Escribió el libro Keep Marching: How Every Woman Can Take Action and Change Our World, que se publicará próximamente en Estados Unidos. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

(CNN) — Frances McDormand sacudió a Hollywood —y al mundo— el domingo por la noche con tres palabras . Cláusula. De. Inclusión. Las cláusulas de inclusión pueden agregarse al contrato de un actor para garantizar que haya diversidad de género y raza en el elenco y el equipo de producción y salieron repentinamente de las sombras . Surgen oportunidades y la gente está abriendo los ojos. Las personas influyentes como McDormand puede usar su poder para abrir las puertas a un trato justo… y para crear los mejores productos de entretenimiento posibles para todo Estados Unidos.

OPINIÓN: Entre la familia y el estrés laboral

Después de todo, los estudios han demostrado una y otra vez que los equipos diversos, no solo en Hollywood sino en todos los sectores, son más inteligentes y obtienen mejores resultados . Los estudios demuestran, además, que entre más mujeres haya en cargos de liderazgo, las mujeres reciben un trato más justo y la empresa es más redituable .

Publicidad

Pese a que las listas de los beneficios evidentes de la diversidad son largas y detalladas, las palabras "cláusula de inclusión" podrían revolucionar a Hollywood y transformar a todo Estados Unidos porque tenemos un problema nacional que va más allá de la alfombra roja. Aquí es donde podrían entrar las cláusulas de inclusión de todo tipo. Como país tenemos que ayudarnos unos a otros. Tenemos que entender que si uno de nosotros no puede salir adelante, los demás nos quedamos atrás.

Defendernos unos a otros es efectivo. Uno de los mejores ejemplos recientes en Hollywood es el de Jessica Chastain , quien usó su privilegio salarial para ligar su contrato al de Octavia Spencer cuando se enteró de que Spencer ganaría menos por la película que protagonizarían. Spencer tuiteó que funcionó: ahora gana cinco veces más que su salario anterior.

OPINIÓN: Nuevas soluciones para un problema de antaño

Se puede lograr algo parecido si una persona, la que tiene el salario privilegiado, exige que se incluya a los demás, que se los represente y les paguen lo justo. Pero hacer esto individualmente no resolverá todos nuestros problemas. Esto no funcionará del todo si solo las mujeres alzan la voz. La gente de todos los géneros en Hollywood debería usar cláusulas de inclusión.

Publicidad

Tampoco funcionará si solo Hollywood empieza a pagar lo justo y a incluir. Después de todo, no solo las mujeres de Hollywood necesitan un empujón. Las mujeres de todo Estados Unidos estaríamos mejor si nos trataran, nos pagaran, nos contrataran y nos ascendieran justamente.

Resulta que Hollywood es una versión amplificada de Estados Unidos en lo que respecta a los dólares y a la sensatez (o a la falta de). La Oficina del Censo de Estados Unidos reportó que el año pasado, las mujeres ganaron en promedio solamente 80 centavos por cada dólar que ganaron los hombres; los salarios de las mujeres con hijos y las mujeres de color sufrieron más reveses. Las latinas ganaron solamente 54 centavos por cada dólar que ganaron los hombres ; las mujeres negras, 63 centavos; las mujeres nativas americanas, 57 centavos.

OPINIÓN: El papel de la mujer en la política ha ido cambiando, aunque no tanto

La brecha salarial en el caso de las mujeres estadounidenses de ascendencia asiática y de las islas del Pacífico fue menor, pero ganaron en promedio 87 centavos por cada dólar que ganaron los hombres. La brecha salarial fue mucho mayor para algunos subgrupos. En promedio , las mujeres con hijos ganaron 71 centavos por cada dólar que ganaron los hombres.

Publicidad

Tenemos un problema.

Cada año, las mujeres pierden más de 840,000 millones de dólares por la brecha salarial . Ochocientos cuarenta mil millones de dólares. Nuestra economía pierde también porque las mujeres toman la mayoría de las decisiones de compra en nuestra economía de consumo. Nuestras empresas, el mundo del cine, las legislaturas, los consejos de administración y los altos ejecutivos también se pierden del talento que podría beneficiar enormemente a sus productos porque las mujeres no solo se enfrentan a la discriminación salarial, sino también a la discriminación en la contratación y en el desarrollo profesional.

nullSon demasiadas las mujeres a las que se excluye del reparto de miles de millones de dólares por la falta de justicia salarial y representativa. A veces es más fácil ver la falta de inclusión y la profundidad de la injusticia salarial en lugares como Hollywood porque allí, los reflectores brillan con fuerza. Hace poco, Michelle Williams recibió menos de mil dólares por volver a rodar escenas de Todo el dinero del mundo (All the Money in the World), mientras que Mark Wahlberg recibió 1.5 millones de dólares por lo mismo. Es solamente el 0.7% de lo que Wahlberg ganó pese a que Williams fue su coprotagonista en la cinta. Luego de que se diera a conocer la disparidad, Wahlberg se comprometió a donar sus ganancias al fondo Times Up Legal Defense a nombre de Williams.

Lee: Mark Wahlberg supera por mucho salario de Michelle Williams

Publicidad

Los ejemplos no terminan ahí. De hecho, mientras vemos en alta definición las inmensas brechas salariales en Hollywood, en el país las mujeres se enfrentan día a día a inmensas brechas salariales a todo color… y estas brechas no solo existen cuando comparamos nuestro cheque. Las mujeres componen dos terceras partes de las personas que ganan el salario mínimo y están en el epicentro de la crisis relacionada con la desigualdad salarial y el cambio rápido de las estructuras laborales de Estados Unidos.

Las amenazas a las protecciones económicas como la jubilación, la atención médica, los permisos con goce de sueldo y otras prestaciones relacionadas con el empleo, que son factor importante en la estabilización de la seguridad económica, afectan desproporcionadamente a las mujeres porque las mujeres son la mayoría de quienes ganan el salario mínimo y los empleos de ingreso bajo son los que tienen menos probabilidades de incluir dichas protecciones.

El crecimiento de la "economía del trabajo independiente" agrava la presión que las mujeres soportan . Tenemos por ejemplo el análisis de más de 740 millones de viajes en Uber, en el que se determinó que las conductoras de Uber reciben un 7% menos por hora que los varones, aunque se supone que el algoritmo no toma en cuenta el sexo. Este es un caso en el que las mujeres no tienen las prestaciones laborales tradicionales y que también experimentan una paga desigual por un trabajo igual.

OPINIÓN: ¿Cómo apoyar el movimiento #MeToo?

Publicidad

Las mujeres sencillamente están siendo excluidas de la seguridad económica en más de un nivel. En los años venideros, será crucial mejorar la inclusión y abordar la desigualdad salarial. Es cada vez más apremiante la necesidad de que haya protecciones y prestaciones universales que el trabajador pueda conservar sin que estén ligadas a un lugar de trabajo en específico, a las que todos tengan acceso sin importar el nivel salarial.

Si no resolvemos la falta de inclusión en nuestro país, todos perdemos. Tan solo piensen en lo que podríamos ganar juntos: las empresas que tienen más mujeres en cargos de liderazgo tienen más ganancias ; según un estudio , si las mujeres gozan de paridad salarial, el producto interno bruto de nuestro país subiría un 3%.

Lee: ¿Dónde participan más las mujeres en la economía?

Pero este no es el caso… todavía.

Publicidad

Así que, en honor al Día Internacional de la Mujer, que se conmemora el 8 de marzo, necesitamos que la gente de todos los géneros alce la voz, ya sea en una alfombra roja o en cualquier otra parte, y exijan inclusión e igualdad para todas las personas de nuestro país.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad