Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: La reinvención de América Latina

El Foro Económico Mundial se reúne en Sao Paulo, Brasil, convencido de que es posible una narrativa de innovación, progreso incluyente e integración comercial bajo el buen gobierno.
Coyuntura
Coyuntura El contexto para América Latina no es fácil, dado que los errores cometidos azotan los procesos políticos en toda la región. (Foto: Harvepino/Getty Images/iStockphoto)

Nota del editor: Alberto Bello es director Editorial de Negocios de Grupo Expansión. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

(Expansión) — América Latina es un déjà vu. La tensión entre populismo e instituciones, liberalismo y estatismo, apertura y proteccionismo, corrupción y purificación movieron los siglos XIX y XX y siguen vivitos y coleando en el XXI (y por supuesto, en nuestro proceso electoral, por si no se había dado cuenta).

Pese al eterno retorno al que parecemos condenados, no cesan los intentos de romper la espiral. No es para menos: este movimiento ha generado crecimiento mediocre y no ha resuelto la desigualdad de nuestras sociedades.

Lee: Los presidenciables deben impulsar segunda ola de reformas, dice Gurría

En Sao Paulo, mientras los medios brasileños se vuelcan todavía en la operación Lava Jato o Lavacoches de combate a la corrupción iniciada hace exactamente cuatro años, 750 empresarios, CEOs, dirigentes políticos, representantes de la sociedad civil se reúnen convocados por el Foro Económico Mundial para, precisamente, cambiar la historia que llevamos contándonos tantas décadas. Nada garantiza que lo lograrán, pero la intención es cuando menos defendible.

No hay mucho tiempo. La cuarta revolución industrial, esa convergencia de la digitalización, robótica, inteligencia artificial, internet de las cosas y conectividad no permite demoras. Si no resolvemos los retos de la innovación y la productividad, las cadenas productivas regionales se pueden largar a Wisconsin, Ghuanzhou o Polonia. El contexto no es fácil, dado que los errores cometidos azotan los procesos políticos en toda la región: ahí está la catástrofe de Venezuela, la lenta recuperación de Argentina, el protagonismo de la corrupción en el debate público en México, Brasil y todos los tocados por la magia Odebrecht.

Publicidad

Lee: México, el país donde se pagan más sobornos en Latinoamérica

La reunión del Foro, en cuya agenda y organización participa Alejandro Ramírez, presidente y director general de Cinépolis, plantea el debate sobre los retos de educación, tecnológicos, regulatorios y por supuesto, de política comercial, y combate a la corrupción que requieren nuestros países.

Veremos en esta semana al secretario que será (no lo dudo) el mejor valorado cuando termine esta administración, Ildefonso Guajardo, eficaz negociador comercial multitasking (TLCAN, Europa, América Latina, TPP-1). El presidente Enrique Peña Nieto y su canciller Luis Videgaray cancelaron su participación “por la situación en México”. Para el tema comercial será interesante escuchar a Roberto Azevedo, director general de la Organización Mundial de Comercio (OMC), a quien Donald Trump no deja de grab by the pussy, si se permite la lamentable expresión.

Asiste también Agustín Coppel, presidente del consejo de la cadena minorista, Nicolás Mariscal Servitje, coCEO de la constructora Marhnos o Juan Gilberto Marín de Grupo Alquimara, Paulo Carreño, director de ProMéxico, el representante de Morena, el senador Mario Delgado, y, Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) de Naciones Unidas

El tema central de muchas conversaciones será si Mercosur se asociará de algún modo a la Alianza del Pacífico. Argentina y Brasil hoy así lo quieren (obviemos la evidente imposibilidad geográfica, siempre puede cambiar de nombre, digo yo). Junto con este tema de corto plazo, a contracorriente de la ola proteccionista que asola el mundo, el centro será cómo cambiar esta historia que nos contamos y exportamos sobre nuestros países. Nada como Brasil, enfocado en la sanación de la corrupción atroz que impregnaba su sistema político, y a la vez queriendo abrir su economía al exterior, para arrancar esta conversación.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad