Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: El crimen de Trump contra la humanidad

El presidente estadounidense ignora despreocupadamente los hallazgos científicos sobre el cambio climático y por ende expone a su país a riesgos sin precedentes, opina Jeffrey Sachs.

Nota del editor: Jeffrey Sachs es profesor y director del Centro de Desarrollo Sostenible de la Universidad de Columbia , Estados Unidos. Síguelo en Twitter como @JeffDSachs . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Donald Trump; el gobernador de Florida, Rick Scott, el senador por Florida, Marco Rubio, y otras personas que se oponen a tomar medidas para abordar el cambio climático inducido por el hombre deberían rendir cuentas por crímenes contra la humanidad. Son los autores y los promotores de políticas sistemáticas que niegan los derechos humanos básicos de sus propios ciudadanos y de la gente de todo el mundo, incluido el derecho a la vida, a la salud y a la propiedad. Estos políticos tienen las manos manchadas de sangre y la cifra de muertos sigue aumentando.

OPINIÓN: Agricultura, el nuevo aliado contra el cambio climático

Publicidad

Trump sigue negando deliberadamente los miles de muertos que dejó la reacción inepta, mal financiada y mal motivada de su gobierno al huracán María en Puerto Rico, el año pasado. La imagen que pasará a la historia será la de Trump arrojando alegremente rollos de papel de baño en una operación meramente publicitaria mientras la gente de Puerto Rico sufría y moría en el olvido. En septiembre, el huracán Florence cobró al menos 48 vidas y es probable que sean más. A mediados de octubre, el huracán Michael cobró la vida de al menos 32 personas y hay más de mil desaparecidos. Es probable que la cifra de muertos aumente en los próximos meses, conforme se vayan aclarando las consecuencias residuales de la tormenta.

OPINIÓN: Dejemos de hablar del cambio climático y empecemos a combatirlo

Conforme la Tierra se calienta a causa de la quema constante de carbón, petróleo y gas, los desastres relacionados con el clima, entre los que se cuentan los huracanes intensos, las inundaciones, las sequías, las lluvias extremas, los incendios forestales y las olas de calor, amenazan cada vez más la vida y la propiedad. Los huracanes se vuelven más destructivos conforme las aguas de los océanos, más calientes, aportan más energía a las tormentas. El aire más cálido también contiene más humedad para las lluvias devastadoras, mientras que el aumento del nivel del mar provoca más inundaciones.

Publicidad
Por qué la humanidad tiene hasta 2030 para evitar una catástrofe climática

Pese a todo, Trump y sus subalternos son siervos leales de la industria de los combustibles fósiles, que llena las arcas de campaña del Partido Republicano . Trump también frenó la lucha contra el cambio climático al retirarse del Acuerdo de París. Los políticos privan a la gente de su vida y de su propiedad por su cinismo profundo, su avaricia y su ignorancia deliberada.

Publicidad

OPINIÓN: Ahora tenemos la obligación moral de hablar del cambio climático

La misión principal del gobierno es proteger al pueblo. La protección exige acción en varios frentes: informar a la gente sobre los peligros crecientes del cambio climático inducido por el hombre; implementar leyes y reglamentos que garanticen que las familias y las empresas quedarán a salvo en caso de peligro impidiendo las construcciones en planicies inundables, por ejemplo, e invirtiendo en infraestructura sostenible para contrarrestar el aumento del nivel del mar; anticiparse a la frecuencia cada vez mayor de desastres intensos relacionados con el clima a través de la preparación basada en la ciencia y del seguimiento de la reacción adecuada a los desastres durante y después del evento, y lo más importante para el futuro, encabezar la transición expedita a la energía sin emisiones de carbono para prevenir calamidades peores en los años venideros.

Esta clara lista de pendientes es lo contrario de lo que Trump y sus secuaces están haciendo. Trump ignora despreocupadamente los hallazgos científicos sobre el cambio climático y por ende expone al país a riesgos sin precedentes. Las autoridades que designó para la Agencia de Protección Ambiental y otras dependencias gubernamentales relevantes son compinches de la industria y cabilderos a quienes les interesa más enriquecerse, engordar sus carteras y ayudar a sus antiguos —y futuros— jefes que hacer su trabajo.

Publicidad

OPINIÓN: La estupidez que impulsará la lucha contra el cambio climático

La torpeza con la que Trump manejó el desastre del año pasado en Puerto Rico, luego del huracán María, es causal de destitución y enjuiciamiento. Miles de ciudadanos murieron innecesariamente porque el gobierno de Trump no reaccionó antes, durante ni después del huracán.

En dos estudios epidemiológicos detallados e independientes, que usaron metodologías diferentes (uno a cargo de investigadores de la Universidad de Harvard y otro de los investigadores de la Universidad George Washington ) se estimó que miles de personas murieron a causa de María.

Publicidad

OPINIÓN: La decisión de Trump sobre cambio climático afectará a generaciones

Aunque montones de personas murieron durante la tormenta, miles más murieron a causa de sus efectos residuales. María provocó cortes de energía eléctrica; los puertorriqueños fueron incapaces de satisfacer sus necesidades vitales porque la tormenta cortó el acceso a los servicios de salud, al agua limpia y al transporte. En pocas palabras, murieron por la tormenta y a final de cuentas, por una prevención de desastres y una reacción inadecuadas.

El cambio climático sigue rompiendo el bastión de hielo del Círculo Polar Ártico
Publicidad

Sin embargo, cuando se publicó el estudio de la Universidad George Washington, en septiembre, Trump respondió: "Creo que hicimos un trabajo fantástico" en Puerto Rico. Negó descaradamente la cifra de muertos y ni siquiera intentó entender ni aprender de los resultados.

OPINIÓN: Empoderar a las mujeres, una condición contra el cambio climático

Publicidad

En estudios científicos recientes se subraya la emergencia extrema que nos espera. El profesor James Hansen, uno de los meteorólogos más importantes del mundo, demostró que el clima de la Tierra ha superado el rango de temperatura que sostuvo a los 10,000 años de civilización.

Tenemos ante nosotros los riesgos del aumento catastrófico del nivel del mar. Hace poco, un grupo de ecologistas prominentes destacó que los sistemas críticos de la Tierra podrían salirse de control. El Panel Intergubernamental del Cambio Climático también acaba de presentar un informe desalentador que muestra que al mundo le quedan pocos años para tomar medidas decisivas para adoptar las energías renovables si pretende alcanzar el objetivo de limitar el calentamiento a cuando mucho 1.5 grados Celsius respecto a la temperatura de la época preindustrial.

OPINIÓN: ¿Cómo puede una empresa subirse a la tendencia socioambiental?

Publicidad

La cuantiosa factura de los huracanes Florence y Michael está por llegar: funerales, sufrimiento, buscar entre los escombros y tal vez 30,000 millones de dólares en pérdidas que podrían haberse reducido radicalmente a través de una planeación con bases científicas y previsión. El pueblo estadounidense está pagando un precio muy alto por el cinismo y la crueldad de los políticos que están en los bolsillos de la industria de los combustibles fósiles. Es hora de hacer rendir cuentas a estos políticos imprudentes.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad