Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: ¿Una desaceleración anunciada?

El nivel de endeudamiento se está incrementando como consecuencia del alza en tasas, y con ello, una reducción en los márgenes netos de toda empresa apalancada, señala Eduardo Yglesias.
Desacelerción
Rumbo. Todo indica que el ciclo alcista de la FED continuará con el objetivo de controlar la inflación, de tal manera que el endeudarse será más costoso y esto a su vez debilitará el dinamismo del consumo, señala Eduardo Yglesias.

Nota del editor: Eduardo Yglesias es Licenciado en Administración de Empresas por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y actualmente es Gerente de Estrategia de GBMfondos . Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas del autor.

(Expansión) – En los últimos 10 años hemos sido testigos de cómo la economía más robusta del mundo se ha recuperado desde su última crisis económica, la crisis financiera de 2008, la cual ocasionó que el producto interno de tal país, Estados Unidos de América, tuviera dos años de decrecimiento económico: 2008 y 2009 con -.1% y -2.5% respectivamente.

OPINIÓN: El mercado estaba equivocado con el ciclo monetario

Para agilizar la recuperación su banco central o, también conocido como Fed, realizó dos principales acciones: la disminución de su tasa objetivo hasta niveles cercanos a cero y la flexibilización cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés), la cual consiste en que los bancos recompren la deuda pública de sus clientes y a su vez el banco central recompra esta deuda, generando liquidez en el mercado por medio del pago de los intereses y la recompra como tal.

Publicidad

Ambas medidas finalizaron a partir del 2015. Tanto la tasa de interés comenzó su ciclo alcista que hoy sigue su curso, como el QE que sí concluyó definitivamente en tal año. El resultado fue positivo en temas de crecimiento económico, desde 2010 hasta 2017 el producto interno bruto estadounidense creció a una tasa anual compuesta (8 años) de 2.2%.

Lee: La crisis de Arabia Saudita es una oportunidad para los bancos de EU

Este crecimiento vino de la mano de endeudamiento, y cómo no iba a ser así, todo estaba alineado para ello. Con tasas a esos niveles el costo del crédito era muy bajo y el propio QE, que es una medida de apalancamiento, propiciaron que la relación entre la deuda pública y el producto interno se incrementara de manera acelerada. En 2008 el endeudamiento federal estadounidense equivalía aproximadamente a un 67% del PIB, y para el cierre de 2017, esta razón alcanzó niveles de 107%, es decir, la deuda nacional se incrementó un 78% en 9 años.

Este nivel de endeudamiento quizás no es del todo preocupante porque el resultado de ello ha sido crecimiento económico. Lo malo sería que únicamente se haya destinado para financiar gasto corriente, el cual no tiene impacto en el crecimiento del PIB. Sin embargo, las condiciones actuales se están alineando para que pudiéramos observar una desaceleración en esta sólida economía.

Publicidad

Lee: Estados Unidos tiene su mayor déficit presupuestario desde 2012

Todo indica que el ciclo alcista de la Fed continuará con el objetivo de controlar la inflación, de tal manera que el endeudarse será más costoso y esto a su vez debilitará el dinamismo del consumo, debido a que el premio por invertir en instrumentos libre de riesgo será mayor. De tal manera que el nivel de endeudamiento se está incrementando como consecuencia del alza en tasas, y con ello, una reducción en los márgenes netos de toda empresa apalancada.

¿Y qué hay de tras de todos estos números y variables en materia de inversiones? Durante estos años de recuperación y de constante crecimiento económico los principales índices bursátiles estadounidenses tuvieron un comportamiento excepcional. Todo este contexto mencionado junto con la consolidación de sus principales empresas tecnológicas y los recientes incentivos fiscales implementados por la actual administración, entre otras variables, propiciaron que el índice S&P500 (por citar algún ejemplo) pagara un extraordinario retorno de 254% del 1 de enero de 2009 al 31 de diciembre de 2017 (9 años). Sin embargo, este 2018 se perfila a ser el primer año negativo después de estos 9 años de constante crecimiento.

OPINIÓN: Tiembla Wall Street, ¿susto o debemos prepararnos para un tsunami?

Publicidad

Tal parece que los mercados accionarios se empiezan a desacelerar como consecuencia de todo lo mencionado, pero, así como nadie presupuestaba una recuperación tan acelerada, tampoco nadie tiene la cifra exacta de qué tanto se puede desacelerar esta economía y sus mercados. Por tal motivo, mantener una cierta participación en este país, siempre y cuando tu horizonte de inversión y aversión por el riesgo te lo permita, robustecerá tu estrategia de inversión y más aún cuando la correlación entre ambos países (México y Estados Unidos) ha disminuido en los últimos años.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad