Síguenos en nuestras redes sociales:

salvemos al planeta.gif
Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: ¿Electricidad y gasolinas baratas a cualquier costo?

Todos quisiéramos precios de energía más baratos; sin embargo, lo ideal es lograrlos de una forma ambientalmente sostenible para evitar problemas más costosos en el largo plazo, opina Fátima Masse.

Nota del editor: Fátima Masse es coordinadora de proyectos del @IMCO . Síguela en Twitter como @Fatima_Masse . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

(Expansión) – ¿Qué pasaría si mañana anunciaran la reapertura de la refinería de Azcapotzalco? Bajo una lógica simplista podríamos pensar que esta medida pudiera beneficiar a miles de consumidores de combustibles. Una vez en operación, el 18% de los habitantes del país (aquellos que viven en el Valle de México) tendría casi a la mano gasolina y diésel para sus vehículos. Sin embargo, sería el mayor retroceso en la agenda ambiental de la ciudad, puesto que su cierre hace casi 30 años fue una de las medidas clave para lograr que la Ciudad de México dejara de ser la más contaminada del mundo.

El escenario de la refinería de Azcapotzalco es un absurdo que nos pone a pensar sobre las decisiones que hoy se toman en el sector energético, las cuales contrastan con la trayectoria de México como un líder mundial, entre los países en vías de desarrollo, en la lucha contra el cambio climático.

Lee: Pemex refina cada vez más combustóleo, un producto contaminante que nadie quiere

En 2016, México ratificó los Acuerdos de París , en los que se comprometió a reducir el 22% de sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y el 51% de sus emisiones de carbono negro para 2030. En particular, se estima que estas metas se alcanzarán con reducciones del 31% en generación eléctrica y del 14% en petróleo y gas, entre otros. Destaca que para 2024, el 35% de la generación eléctrica deberá provenir de fuentes limpias.

También es importante señalar que México podría reducir sus emisiones GEI hasta un 36% si cuenta con el apoyo de los países desarrollados (recursos económicos y tecnológicos). Esta contribución internacional podría verse comprometida si México retoma una agenda intensiva en emisiones, por ejemplo a través de plantas más contaminantes.

Publicidad
“En México hay suficiente energía eléctrica y hasta de más”, afirma AMLO

Para el sector eléctrico, la reforma energética abrió la oportunidad de detonar inversión privada en fuentes limpias, a costos relativamente bajos, lo que contribuye a las metas sin recaer totalmente en el erario. Por ejemplo, los costos de instalar y operar techos solares ( costos nivelados de generación ) presentan una trayectoria a la baja y se espera que caigan alrededor del 60% entre 2013 y 2049. A pesar de estos beneficios, el 31 de enero de 2019, el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) canceló la cuarta subasta de largo plazo de generación de electricidad con fuentes renovables.

Lee: Regulador ambiental admite demanda de organización contra nueva refinería

Esta decisión, aunada a los últimos anuncios sobre el sector energético, genera dudas respecto a la posibilidad del Estado mexicano para cumplir las metas internacionales: la apuesta actual es por los combustibles fósiles. La Comisión Federal de Electricidad ( CFE) recibirá 34,310 millones de pesos para incrementar la capacidad de generación -principalmente en termoeléctricas de ciclo combinado y plantas de carbón- mientras que Pemex obtendrá 57,500 mdp para implementar un plan agresivo que aumente la capacidad de refinación.

La mezcla de insumos que se usen para producir energía y la ubicación de las plantas pueden generar emisiones de carbono, efectos en la salud y daños ambientales muy diferentes.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y Saúl Rodríguez, consultor externo, estimaron que en 2017 los impactos negativos de plantas más sucias (70% de combustóleo y 23% de gas) en zonas más pobladas o biodiversas pueden llegar a ser 42 veces mayores que aquellos de plantas más limpias (un 65% limpias como solar o hidroeléctrica y 34% gas) en zonas con menor población o biodiversidad.

Lee: AMLO se baja de la ola de las energías verdes y apuesta por lo más contaminante

En el anuncio del Gobierno federal se hizo alusión a la rehabilitación de hidroeléctricas. No obstante, menos del 1% del presupuesto se destinará para este fin y en términos de mitigación de carbono, las grandes hidroeléctricas no son tan efectivas como las tecnologías solares o eólicas.

Por su parte, el plan de Pemex es construir una nueva refinería y reconfigurar otras seis. Sin contar la demanda por el desmonte ilegal de vegetación para construir la refinería de Dos Bocas, vale la pena considerar que en el mundo se empieza a discutir la idea de prohibir la circulación de los vehículos con motores de combustión interna . ¿Queremos que nuestros impuestos paguen una inversión obsoleta cuando estas iniciativas se empiecen a concretar?

Pasos que contribuyen a crear energía eléctrica limpia y renovable

Invertir en tecnologías limpias es un buen negocio. De acuerdo con un estudio de Centro de Estudios del Sector Privado para el Desarrollo Sustentable (Cespedes), un incremento de 37 gigavatios (GW) con tecnologías limpias entre 2018 y 2032, a partir de una inversión de 60,000 millones de dólares, podría incrementar el PIB en 29,000 millones de dólares y generar más de 200,000 empleos directos e indirectos en los próximos 15 años.

Si bien es cierto que, en general, las tecnologías fósiles son más costo-eficientes que las fuentes limpias, si se contabilizan los costos de las externalidades (contaminación, salud e impacto ambiental) y los beneficios de los Certificados de Energías Limpias (CEL), el costo nivelado de generar un megavatio-hora (MWh) con energía solar es de 2,450 pesos , cifra similar al de una planta termoeléctrica o de turbogas.

Lee: El plan energético de AMLO: estos son los puntos bajo la lupa

Más aún, no debemos olvidar que México corre el riesgo de ser uno de los países más afectados por los efectos que se pronostican del cambio climático por su ubicación geográfica. El 20% de los municipios del país tiene un nivel de vulnerabilidad muy alta, los cuales se ubican principalmente en Chiapas, Oaxaca y Guerrero.

Todos los mexicanos quisiéramos precios de energía más baratos. Sin embargo, lo ideal es lograrlos de una forma ambientalmente sostenible para evitar problemas más costosos en el largo plazo. Para cumplir con las metas internacionales y generar energías más limpias es importante que las autoridades integren una visión de largo plazo en sus políticas energéticas y colaboren con el sector privado bajo reglas transparentes que nos beneficien a todos.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad