Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: Urge inversión rápida en la producción petrolera

Perderemos negocio a nivel mundial y nos convertiremos en codependientes de la importación de productos que requiere el país para la movilidad de la sociedad, advierte Ramses Pech.
lun 29 abril 2019 11:25 AM
planta tuberia petroleo refineria
Un plan de nación en el campo de la energía, a nivel ley, podrá dar certeza jurídica a la inversión, dice Ramses Pech.

Nota del editor: Ramses Pech es analista de la industria de energía y economía. Es socio de Caraiva y Asociados. Síguelo en Twitter como @economiaoil . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(Expansión) - El aumento del precio del barril por la condicionante a Irán por parte de EU y la caída de producción de Venezuela por debajo de 840,000 barriles diarios en abril, han abierto una oportunidad a algún país productor de crudo, aunque México no levanta su producción de crudo y gas en forma rápida y pierde esta ventana de negocio. Volvemos a llegar tarde.

Ante una producción de crudo estacionaria de alrededor de 1.677 millones de barriles diarios en promedio en los últimos cuatro meses del año en curso, tenemos la necesidad y la urgencia de poder incrementar la inversión en forma rápida en la exploración; la caída de reservas puede incrementar el factor de restitución de cada barril extraído y urge incrementar el volumen de crudo en superficie para que pueda ser enviado a refinerías y a exportación.

Perderemos negocio a nivel mundial y nos convertiremos en forma continua en codependientes de la importación de productos como gas natural y derivados del petróleo que requiere el país para la movilidad de la sociedad.

Y entre más importemos, precios al consumidor - inflación (que no baja de 4%) y tipo de cambio pueden aumentar, debido a que dependeremos de otros mercados en función de los términos y condiciones del intercambio de productos.

Lee: La falta de agua amenaza con detener el boom petrolero de Irak

Publicidad

Un ejemplo que afecta directamente es la balanza comercial entre México y EU del 2008 al 2018. En 2008 vendíamos a EU alrededor de 38,000 millones de dólares por la exportación de crudo, cuando teníamos una producción de 2.8 millones de barriles diarios con un precio de barril promedio anual de 84 dólares. Ahora en el cierre del 2018 producimos en promedio 1.8 mbd a un precio de barril de 62 dólares y recibimos de nuestro vecino la cantidad de 14,000 millones de dólares, lo que indica que hemos perdido negocio al contraerse éste un 63% (hoy representamos solo el 9% de las importaciones con un promedio de 665,000 barriles exportados).

Entonces entendemos el negocio del crudo que actualmente existe. Hay un valor que se mantendrá en una banda de 65 a 70 dólares en 2019 y podrá mantenerse para el 2020.

Pero ante las pugnas de control entre los países productores que generan arriba de 10 millones de barriles diarios, y entre los que está EU que controla hoy día el precio del barril al incrementar la explotación en campos no convencionales -que actualmente produce 8 millones de barriles y espera tener una producción por arriba de 14 millones de barriles diarios-, cabe preguntar nosotros cuándo explotaremos nuestras cuencas no convencionales, debido a que a partir del 2035 el petróleo empezará a perder valor, y tendremos un recurso en el subsuelo que no tendrá el mismo valor que hoy día tiene.

En 2018 importamos una mayor cantidad de petrolíferos ante la caída de la producción de nuestras refinerías. El monto importado fue de 30,500 mdd que comparado con 2008 que fue de 10,400 mdd, un crecimiento de 65%, indicando con este dato que México en menos de 10 años cambió el balance de positivo a negativo.

En 2018 México exportó en volumen de dinero entre gas natural, crudo y petrolífero alrededor de 15,800 mdd e importó de EU alrededor de 35,000 mdd en los mismos productos.

Lee: Trump vs. Irán, un riesgo que supera al mundo petrolero

En México realmente no hemos entendido que la energía actualmente es un negocio. Requiere una inversión alta sostenida de largo plazo que dependerá de periodos de tiempo donde el mercado retribuirá el retorno de lo arriesgado y dará ganancias de acuerdo a la venta en función de los costos y el tipo de mercado.

El país que tenga una ventaja competitiva de intercambio energético, tendrá un mayor valor para su mercado interno al poder recuperar cada inversión realizada por un privado y en donde el gobierno recaudará más impuestos al tener una mayor venta en la cadena que integra la industria energética.

¿México dónde quedamos?, ¿Dejaremos que privados puedan realizar la inversión que requerimos en energía de alrededor de 130 a 150,000 millones de dólares en forma anualizada o la actual/futuras tendrán el suficiente presupuesto para que Pemex/CFE puedan cubrir la demanda del mercado interno y ayuden a la balanza comercial?

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad