Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: La SRE pone a los diplomáticos a estudiar promoción turística

La iniciativa para sustituir al CPTM queda bajo la dirección de Ignacio Cabrera, que apuesta al turismo procedente de China.

Nota del editor: Alberto Bello es director Editorial de Negocios de Grupo Expansión. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

(Expansión) — La desaparición del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) es una jugada de alto riesgo. México tiene garantizada una presencia permanente en los medios internacionales por temas menos seductores que la belleza de la Riviera Maya o Los Cabos; por ejemplo, la violencia del crimen organizado o la crisis migratoria centroamericana.

El Tren Maya se llevará los 8,000 millones de pesos que se recaudan anualmente en derechos de no residentes que visitan nuestros aeropuertos y con los que se financiaba el CPTM. ¿Cómo garantizar que seguirán llegando turistas?

Lee. Torruco: el turismo sigue creciendo, aún con la cancelación del consejo promotor

La sustitución del CPTM es una de las tareas que ha quedado en manos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de Marcelo Ebrard y la red de 80 embajadas y 67 consulados mexicanos. Para ello, Ebrard firmó un convenio en enero con la Secretaría de Turismo de Miguel Torruco.

Al frente de la tarea de coordinación de la promoción turística en el exterior estará el sonorense Ignacio Cabrera, un político con oficio en gestión de proyectos complejos, que formó parte del equipo del candidato Colosio y que tuvo mucho que ver con los buenos resultados de Morena en su estado.

Publicidad

La primera iniciativa que contempla el convenio será dar capacitación al cuerpo diplomático en materia de promoción turística. La SRE está revisando toda la estrategia de posicionamiento del país en el exterior, y no descarta nada en cuanto a propuestas bajo un principio de transparencia y bajo licitaciones públicas abiertas.

Lee: Sectur quiere financiar la promoción turística con los impuestos a Airbnb

Todo está listo para arrancar. A partir del 6 de mayo, Relaciones Exteriores hará foros virtuales con los miembros del cuerpo diplomático para escuchar sus opiniones sobre retos y oportunidades en unas tareas que hasta hoy no dependieron de ellos. El interés entre el cuerpo diplomático ha sido inmediato, y casi un centenar de diplomáticos se registraron en las primeras semanas.

Los cursos de promoción se celebrarán en agosto y septiembre coordinados por el Instituto Matías Romero sobre la relevancia del turismo mexicano, que hoy representa 8.8% del Producto Interno Bruto.

A la iniciativa de promoción internacional deberán necesariamente sumarse otros jugadores como las empresas turísticas, que ya en el pasado contribuyeron a la financiación de fideicomisos de promoción, organismos empresariales o agencias del gobierno. La idea es “sumar a todos”.

Lee: Oaxaca impulsa más vuelos al estado para atraer turistas... e inversión

La meta de Cabrera será lograr no solo mantener los 42 millones de turistas que nos visitan al año, de los que 56% son estadounidenses, sino ampliarlo a los 130 millones de turistas chinos que hoy viajan por el mundo.

El reto del turismo chino no es menor, pero puede ser altamente rentable. A diferencia de otras nacionalidades, el visitante chino no va tanto a la playa, y solo la tercera parte de los visitantes del año pasado llegó al aeropuerto de Cancún. Sus intereses se dirigen más al turismo urbano y cultural, lo que supondría una diversificación muy positiva para la balanza turística.

Lee: ¿Se acabó ProMéxico? Ok, construyamos uno similar, dice la IP

La oportunidad es gigantesca. En 2018 llegaron a México 167,663 visitantes chinos, 250% más que en 2012, pero que apenas son el décimo quinto país en origen de turistas. El gasto fue de 153.7 millones de dólares. La mayoría llega entre junio y agosto. Ya hay tres aerolíneas chinas con vuelos a México, Hainan Airlines, China Southern Airlines y Cathay Pacific, con una participación conjunta del 20% del tráfico.

La oportunidad está ahí, pero la eficacia de la fórmula para sustituir al CPTM, al que se acusa de despilfarro (muchos recursos se destinaban a gasto corriente y salarios), la conoceremos más adelante. Está mucho en juego, hasta la viabilidad económica del mismísimo Tren Maya.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad