Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¿Por qué es importante aprender a manejar nuestras finanzas personales?

El interés en educar en economía y finanzas parte de la idea de que promueven en la población las competencias necesarias para la toma de decisiones informadas, opina Jorge Sánchez Tello.
vie 27 septiembre 2019 09:01 AM

(Expansión) – Una de las causas de la crisis hipotecaria de Estados Unidos y la crisis de muchos países europeos es la mala toma de decisiones financieras que hicieron y siguen haciendo los ciudadanos.

Por ejemplo, un caso muy común en Estado Unidos fue el otorgamiento de préstamos hipotecarios. La mayoría de las personas no entendían las implicaciones del compromiso financiero que estaban adquiriendo y al no tener la capacidad para pagar, posteriormente se declaraban en bancarrota o dejaban sus bienes en manos del banco.

Publicidad

Además, algunas instituciones financieras aprovechan esta ignorancia de los ciudadanos en temas financieros para obtener mayores ganancias; en otras palabras, la ignorancia cuesta muy caro. Es increíble cómo la educación financiera de las personas no sólo les afecta a ellos mismos, sino también al sistema económico mundial. Sin embargo, ni los sistemas educativos ni los gobiernos toman acción alguna respecto a este delicado asunto.

El interés en educar en economía y finanzas parte de la idea de que promueven en la población las competencias necesarias para la toma de decisiones informadas.

El desconocimiento e inexperiencia financiera de los ciudadanos conlleva a la toma de decisiones inapropiadas, al uso de prácticas financieras inadecuadas y a su incapacidad para defender sus derechos como consumidores financieros, lo que en última instancia genera costos elevados y pérdida de bienestar para la población. Estos problemas se profundizan aún más en el contexto actual, donde los servicios financieros crecen en número y complejidad, existe poca información y hay restricciones al acceso.

Durante la década de los 60 se crearon los primeros programas de educación financiera en países desarrollados, especialmente en los Estados Unidos. Sin embargo, fue a partir del colapso de los mercados de hipotecas de alto riesgo que desembocó en la crisis financiera de 2008, cuando se hizo evidente entre otros, el escaso nivel de sofisticación financiera por parte de la mayoría de los prestatarios estadounidenses.

Publicidad

Este hecho en particular ha generado un creciente interés de instituciones tanto públicas como privadas de todo el mundo, para promover programas que mejoren las competencias financieras de los ciudadanos.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE): “La educación financiera es el proceso mediante el cual los consumidores e inversionistas mejoran su comprensión de los productos y los conceptos financieros, por medio de la información, la instrucción o la asesoría objetiva, desarrollan las capacidades y la confianza para estar conscientes de los riesgos financieros y las oportunidades, tomar decisiones informadas, saber dónde acudir para obtener ayuda y tomar otras medidas eficaces para mejorar su bienestar financiero y su protección”.

Las malas decisiones financieras de los consumidores tienen efectos negativos sobre la economía, tales como una baja tasa de ahorro y de formación de capital, un bajo nivel de ahorro para la pensión, y un mayor índice de inequidad en la distribución del ingreso y la riqueza.

Publicidad

Aproximadamente 30 millones de mexicanos se incorporarán a la actividad económica en los próximos 20 años demandando servicios financieros y será importante que aprendan a usarlos de manera adecuada.

La educación financiera en México debe ser un reto para las autoridades educativas y para todos los organismos financieros, empresariales y gubernamentales. En la medida en que se avance en este tema se reducirán los errores en las decisiones de las personas, disminuyendo sus costos y reflejándose en su bienestar individual y en mayor beneficio para la sociedad.

Un tema relevante en la actualidad es en el tema del ahorro para el retiro. Se ha comprobado que las personas no ahorramos de forma voluntaria para el retiro, así que el nuevo gobierno tiene una oportunidad en solucionar esto con un cambio al sistema de pensiones privado en México, que permita aumentar la cuota obligatoria a por lo menos el 15%.

Nota del editor: Jorge Sánchez Tello es director del Programa de Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (FUNDEF). Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad