Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El pronóstico de negocio

En las industrias de consumo el pronóstico nos ayuda a determinar la producción mensual, semanal o diaria en función de la demanda que enfrentaremos, señala Iván Franco.
dom 03 noviembre 2019 07:00 AM
Pronóstico estadístico - estadístico - estadística - pronóstico de negocio
El pronóstico estadístico es a la vez un ejercicio técnicamente complejo, un ejercicio artesanal, apunta Iván Franco.

(Expansión) – En tiempos de incertidumbre y de ciclos recesivos, el pronóstico de negocio de alta precisión se vuelve una herramienta fundamental y útil para informar las decisiones. Tanto si la actividad económica repunta o si cae, el pronóstico nos ayuda a minimizar nuestros costos y a realizar una efectiva planificación de la demanda.

Sin embargo, diversas empresas -yo diría que la gran mayoría- no lo utilizan. A lo sumo, se conforman con que una hoja de cálculo resuelva el problema, extrapolando con datos que pueden estar muy alejados de la realidad. O bien, utilizan técnicas cualitativas o de extrapolación muy elementales. Incluso, el análisis de regresión es inútil en estos casos.

Publicidad

El costo de no tener un buen pronóstico de la demanda puede significar una acumulación de inventario que conlleve pérdidas económicas para la empresa. He sido testigo que cuando los excesos de producción no pueden ser colocados en el mercado, no queda de otra más que desecharlos o regalarlos, ya que el costo de almacenamiento y de transporte exceden a los beneficios de acumularlos.

Con las herramientas que existen en la actualidad, con datos e información, no realizar un pronóstico de negocio sería negligente.

El pronóstico econométrico es todo menos adivinación. Se basa en una riqueza de conocimiento que yace dentro de la serie de tiempo que quiere analizarse. Además, se fundamenta en técnicas extra-polativas, pero altamente sofisticadas. Encontrar un modelo de pronóstico ideal puede tomar decenas de intentos y quizá, nunca encontrarse. Por ello, es fundamental que un experto lo realice.

Sin embargo, hay de pronósticos a pronósticos y de modelos a modelos. Los economistas juegan con su fama y su reputación por realizar proyecciones muy alejadas de la realidad. Por ejemplo, la frecuencia con la que las casas pronosticadoras modifican sus proyecciones de crecimiento económico es tal, que no es raro que el público desconfíe.

Sin embargo, hasta estas proyecciones hiper móviles son necesarias. Y, hay que señalar que, las proyecciones económicas son complejas por la cantidad de series interrelacionadas que inciden en el crecimiento económico.

Publicidad

En cambio, en las industrias de consumo y en las categorías de productos, los pronósticos son mucho más simplificados y precisos. Al menos eso hemos constatado en nuestra experiencia elaborando modelos econométricos para productos de consumo. Con estos modelos es posible determinar con una altísima precisión la demanda futura de cierto bien o producto.

El pronóstico estadístico es a la vez un ejercicio técnicamente complejo, un ejercicio artesanal. Técnicamente, existen diversas familias de modelos econométricos que, dependiendo de las características de las series de tiempo debemos utilizar. Ya sea, el método de Box-Jenkins, los modelos de suavizamiento, u otros más, pueden ser la diferencia entre tener mermas en la empresa, o ahorrar recursos para tiempos futuros.

En las industrias de consumo el pronóstico nos ayuda a determinar la producción mensual, semanal o diaria en función de la demanda que enfrentaremos, dadas las fluctuaciones estacionales y tendenciales del producto. Podemos conocer los precios y su comportamiento estacional, así como su futuro desempeño.

Podemos aislar los efectos de las temporadas de rebajas o de las festividades que estimulan temporalmente las ventas y que promueven que cierta categoría de producto crezca (o caiga) desproporcionalmente.

Por ejemplo, hace un año, realizamos un ejercicio con diversos productos de consumo básico de alta rotación, donde ajustamos diversos modelos para pronosticar su demanda mensual. El resultado fue excelente, y pudimos determinar con un alto nivel de confianza todos los elementos que generan incertidumbre en el empresario. Cuando comparamos los modelos y sus pronósticos con la realidad observada, la diferencia fue mínima.

Publicidad

En estos tiempos, donde el empresario sigue dudando un poco sobre las acciones que debe emprender en función de su demanda esperada y del consumo, es fundamental utilizar herramientas sofisticadas como el pronóstico de negocio. Después de todo, ¿quién no desea ahorrar unos millones?

Nota del editor: Iván Franco es fundador y director de la consultora de inteligencia competitiva Triplethree International. Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad