Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¿Formación universitaria en menor tiempo con demandas reales del mercado?

Las diferencias regionales del país y los subsistemas educativos llevan a que cada institución aplique los criterios de excelencia educativa a su saber y entender, opina Rafael Campos Hernández.
sáb 18 enero 2020 07:00 AM
Universidad - universidades - universitario - formación universitaria - escuela - escuelas - estudiante
Ante la realidad tan compleja que presenta el sector de la educación superior se requiere de una nueva perspectiva para afrontar los retos actuales, apunta Rafael Campos Hernández.

(Expansión) – Las universidades en México se han expandido en la última década; aproximadamente 4.5 millones de estudiantes gozan del privilegio de ser parte de las comunidades de educación superior.

Sin embargo, de acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en su reporte de la Educación Superior en México 2019, 40% de los estudiantes se encuentran en universidades públicas, 20% en institutos tecnológicos públicos, 15% en educación a distancia y 35% en instituciones de educación superior privadas.

Publicidad

En un análisis simple de estos datos nos percatamos que existen 4 grandes núcleos de clasificación, pero en su interior encontramos un mayor número de visiones distintas para afrontar el reto de formar a las nuevas generaciones de profesionistas.

Es un hecho que el perfil de egreso de un Ingeniero Industrial, por ejemplo, tiene gran diferencia no sólo en estos sectores de clasificación, sino en las diferentes regiones, subniveles o modalidades de aprendizaje. Es dentro de esta realidad tan compleja que presenta el sector de la educación superior que se requiere de una nueva perspectiva para afrontar los retos actuales.

Un primer escenario ante esta realidad de la educación profesional en México es la simplificación del proceso para otorgar y controlar la validez oficial de estudios en programas vinculados a las necesidades sociales. Los diferentes subsectores: federal, estatal, público, privado, politécnicas, tecnológicas han generado una complejidad para el control de los servicios que se brindan.

Esto ha llevado a que los procesos de investigación de los problemas sociales y de demanda del mercado, la generación de programas de formación que respondan a estos requerimientos, así como el obtener la acreditación para ofertar oficialmente el programa y la formación de los jóvenes con su certificación, lleven cuando mínimo 5 años.

¿Cómo facilitar a las universidades, como mayores de edad, la delegación de responsabilidad para que formen en menor tiempo a más mexicanos con demandas reales del mercado?

Publicidad

Un segundo reto es el establecimiento de un criterio nacional de calidad de los programas universitarios de acuerdo a los estándares de las empresas productivas. Las diferencias regionales del país y los subsistemas educativos llevan a que cada institución aplique los criterios de excelencia educativa a su saber y entender.

Los estados, la federación y las universidades autónomas pueden unificar el criterio mínimo de reconocimiento de calidad que asegure que los alumnos puedan emigrar a otros espacios y modalidades con la preparación profesional para la vida y para el trabajo, garantizando que tendrán las competencias mínimas para seguir adelante en su desarrollo profesional.

El registro formal, flexible y modular de estas normas permitirá que los educandos puedan certificarse, acreditarse, emigrar y seguir su crecimiento de acuerdo a su realidad o necesidades.

Un tercer desafío es fomentar la enseñanza aplicada a situaciones reales de la vida. Si tenemos claro que el conocimiento a nivel mundial se duplica cada 2 años, el desarrollo de competencias transversales como: aprender a aprender en forma continua, la experimentación con métodos objetivos de impacto, las competencias digitales, la aplicación de lo aprendido en la vida para generar riqueza, la ética y la honestidad en el ejercicio profesional, así como la solidaridad con los sectores más sencillos de nuestro país, se transforman en una regla de oro a seguir en toda la vida académica.

Esto también tiene impacto en prepararlos para trabajos actuales y para tareas que el día de hoy no nos imaginamos pero que requerirán de competencias que actualmente, se desarrollan en forma básica.

Publicidad

Un cuarto reto es la apertura, accesibilidad y equidad de los jóvenes a la universidad que desean. Al ver que se tiene límite de acceso para las zonas de provincia, indígenas, suburbanas, o por género, es que se debe de repensar cómo compartir los presupuestos educativos dirigiéndolos más a las personas con talento y menos a las instituciones ineficientes. Datos citados también por la OCDE (2019) señalan un gasto federal por estudiante de 50 mil pesos anuales.

Si se canaliza este recurso en pagarés educativos sólo canjeables en universidades públicas o privadas que tengan: cumplimiento de las normas, reconocimiento de calidad y resultados adecuados de empleabilidad de egresados, se genera una competencia sana por atraer alumnos que incrementarían los ingresos en forma natural

La integración de instituciones de educación superior que impulsen a sus docentes e investigadores a responder a necesidades sociales más que a conocimiento muerto; apoyar a los estudiantes en vincularse al desarrollo de compañías productivas más que a prácticas teóricas sin nexos con la realidad; impulsar el aprendizaje en la resolución de problemas más que la acumulación de información, permitirá fortalecer el desarrollo de un sistema universitario de excelencia, con calidad, equitativo y oportuno.

El país cuenta con educadores universitarios con el talento para lograrlo. Es momento de integrarlos en una cruzada de esfuerzo común que impulse a los universitarios en particular y a la sociedad en general.

Nota del editor: Rafael Campos Hernández es Rector Institucional de Aliat Universidades. Las opiniones expresadas en esta columna corresponden exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad