Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El virus de la corrupción

Con el dinero que probablemente perdimos en compras de medicamentos con sobreprecio, hubiera alcanzado para aplicar pruebas de Covid-19 al 10% de los mexicanos, opina Luis Martínez.
jue 26 marzo 2020 01:19 PM

(Expansión) – Un virus ha recorrido nuestras instituciones de salud por décadas, las ha desarticulado y dejó pobres, enclenques y en una condición más que preocupante. Es el virus de la corrupción que ha hecho y seguirá haciendo más daño que el Covid-19.

Las condiciones actuales del sector salud son un caldo de cultivo para la corrupción; sobre todo, su sistema de compras, puesto que de acuerdo con el Índice Estatal de Sobreprecios en la Compra de Medicamentos:

Publicidad

a. El sobreprecio explicado por la corrupción promedio que pagan los estados representa 44% del valor de la canasta de medicamentos; y

b. Los estados que pagan mayor sobreprecio son Yucatán (440%), Sonora (99%) y Colima (97%).

El año pasado, el presupuesto aprobado para la compra de medicamentos fue de 79,000 millones de pesos, equivalente al 13% del presupuesto público del sector salud, y si aplicamos lo aprendido en el índice, podríamos especular que en 2019 se perdieron cerca de 25,000 millones de pesos.

Para poner lo anterior en perspectiva, con el dinero que probablemente perdimos en compras de medicamentos con sobreprecio, hubiera alcanzado para aplicar pruebas de Covid-19 al 10% de los mexicanos.

Por si fuera poco, otro ejemplo de cómo la corrupción nos afectará en la lucha contra el Covid-19 es en la compra de antirretrovirales, pues según una investigación titulada “Una licitación que ya salpicó a Morena”, en la compra de estos fármacos en 2018se cayó el sistema” y el laboratorio Stendhal ganó de una forma muy lóbrega, ya que la persona que trabajaba en las licitaciones electrónicas del IMSS en el sexenio anterior, poco antes de la compra comenzó a trabajar para el laboratorio ganador y uno de los asesores de la actual secretaria de la Función Pública lo sabía, estuvo presente en la juntas y las avaló.

Publicidad

Lo anterior cobra relevancia en vista de que The New England Journal of Medicine comenzó a investigar al antirretroviral Kaletra como método para combatir el Covid-19, fármaco que triste e irónicamente formó parte de la dudosa compra de antirretrovirales, y si resulta concluyente la investigación, sólo existirán en todo el país 18 tratamientos disponibles.

Esos datos son aterradores, no sólo por la cantidad de dinero perdido, sino porque cada receta que no se surte en tiempo y forma por el desabasto, cada prueba que no se hace por falta de recursos, cada peso que fue desviado por un gobernador o por algún funcionario federal, se transformará en una historia de terror para una familia mexicana.

¿Entonces todo está perdido? No, el Sistema Nacional Anticorrupción puede y debe ser la medicina con la cual se combata al virus de la corrupción; en un mundo ideal, el Sistema lograría que la Auditoría Superior de la Federación detecté los hechos probables de corrupción, la Fiscalía armara los casos y los tribunales sentenciaran a los culpables, logrando así que el dinero regresara a las arcas del gobierno y los corruptos fueran a la cárcel.

Por desgracia, ni el Ejecutivo Federal ni el Poder Legislativo apoyan al sistema; por una lado, nuestros senadores lo demostraron hace un par de semanas cuando sólo cuatro de ellos asistieron a las entrevistas para elegir a la Comisión de Selección del Comité de Participación Ciudadana, parte fundamental del Sistema Nacional Anticorrupción.

Publicidad

Y por otro lado, el presidente tampoco ha dado muestras de interés o de que siquiera lo conozca a fondo; ya que él mismo definió al Sistema Nacional Anticorrupción como “pura apariencia, la manera de cooptar, para decirlo elegantemente”.

Este gobierno no tiene siquiera intenciones de investigar por otros medios fuera del SNA la corrupción en el sector salud y quiere que los reporteros realicen ese trabajo, pues el pasado 25 de marzo en su conferencia mañanera fue enfático al decirle a los representantes de la prensa: “Hagan investigaciones ustedes, todo me lo dejan a mí”.

El Covid-19 está llevando al límite a nuestro sistema de salud, varios hospitales del país han mostrado su indignación por los pocos insumos y equipos con los que cuentan; y aún así, están logrando cosas extraordinarias. Por eso, es tan necesario que se les ayude combatiendo las corrupción en su sector, que se les regrese el dinero que fue sustraído ilegalmente y que se les brinden las herramientas que tan desesperadamente necesitan.

No hay que inventar el hilo negro para combatir la corrupción, en nuestro país ya existe el Sistema Nacional Anticorrupción, usémoslo porque si bien, nuestras instituciones no morirán por el coronavirus, si lo pueden hacer por la corrupción y el desinterés.

Nota del editor: Luis Martínez ( @Luis_Mrtz93 ) es investigador anticorrupción de Ethos Laboratorio de Políticas Públicas. Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad