Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Encrucijada económica de la pandemia, ¿un cambio de paradigma en los negocios?

Después del coronavirus, el más profundo impacto de la pandemia será que nos coloca en el momento mismo de la inflexión, opina Sergio Sánchez Iturbide.
mar 07 abril 2020 11:59 PM

(Expansión) – “Lo importante no es mantenerse vivo sino mantenerse humano”. George Orwell

Con facilidad se dice que los negocios mueven al mundo. La dinámica de la cultura contemporánea se asienta en una economía de mercado que todo lo ofrece y todo lo produce a través de las empresas.

Publicidad

Hoy, la pandemia del Covid-19 está cimbrando los principios en que se fundamenta este proceso civilizatorio basado en una economía de mercado, llevada a su máximo potencial en las últimas décadas.

Lo que ha puesto en juego este virus es el sentido de la economía. La pregunta a resolver estriba en el zietgeist de los negocios y de la economía de mercado. La interrogante será verificar si es posible que un nuevo estilo de negocios pueda vislumbrar una nueva economía o paradigma en el que la sociedad, el ambiente, la persona puedan satisfacer sus necesidades y tener futuro.

La paradoja económica de la pandemia

El panorama muestra que ha iniciado una recesión económica mundial. La encrucijada es muy clara: se atiende la crisis sanitaria o se atiende la crisis económica, que implica consumir, no dejar de trabajar y dinamizar la economía.

En México más del 55% de la economía es informal, es decir, que alrededor de 70 millones de personas, se encuentran bajo una economía de subsistencia, que va al día.

La paradoja no sólo pone en cuestión en el corto plazo qué hacer, si parar o activar los negocios. Pone en jaque los fundamentos con los que se decide una u otra cuestión. Esta misma paradoja se encuentra en la interrogante por un humanismo centrado en el ser humano, en sus necesidades básicas, o bien centrado en la economía.

Publicidad

¿La simiente de un cambio de paradigma?

Después del coronavirus, el más profundo impacto de la pandemia será que nos coloca en el momento mismo de la inflexión, donde hay que optar por una vivencia similar cíclicamente o cambiar de sentido la economía y la propia humanidad.

La humanidad y los negocios atravesarán esta pandemia. Pero si de ésta no resurgen más fuertes y decididos a un cambio, éste no llegará. Los negocios mueven el mundo y al mismo tiempo, son parte de la cultura que promueve un descuido en la civilización, pues se llega a cosificar al ser humano rendido como una mercancía más a los vaivenes del mercado, o de la pandemia.

Después de la pandemia, habrá que salir a reconstruir la economía, a regenerar las finanzas de los negocios e incluso los ingresos personales, el reto que ha lanzado la pandemia a esta generación es el desafío más formidable que tiene el ser humano, o cambia este sentido y dinámica del mundo de los negocios, o bien, las lecciones detrás de los hechos serán cada vez más rigurosas en el impacto que estos dejen detrás de sí.

El impacto de la pandemia es de aprendizaje desde una posición crítica, que asuma la responsabilidad de lo que provoca y de lo que deja de lado, pero también una capacidad creativa, para reinventarse y reorientar el sentido.

Cepal pronostica “profunda recesión” en América Latina por coronavirus

En lugar de reconstruir la economía y práctica de los negocios desde los escombros de un pasado globalizado, será asimilar las paradojas de nuestra economía para estimular una nueva creatividad humana ampliada, crítica, pero también propositiva e imaginativa.

Publicidad

OPINIÓN: 6 sectores donde debes invertir y 31 oportunidades post Covid-19

Los ejemplos de esta reinvención creativa, responsable y humana de los negocios ya han empezado. Cada vez más aumentan las empresas preocupadas por el ambiente, la comunidad, las personas con rostro y nombre que integran ese negocio, focalizados más que en sólo ganar, en crecer y aportar al bien de la sociedad.

Un pequeño negocio que ofrece precios justos, que es cabal en la calidad, íntegro en la información que emite y que busca ahorrar o el negocio familiar que es visionario a oportunidades de ahorro en los recursos; o la gran empresa que incorpora tecnología e innovación para ahorrar tiempo y ganar en eficiencia; aquella organización que capitaliza el aprendizaje de la experiencia y de lo verdaderamente necesario y humano, ya nos lleva a una nueva etapa para dinamizar la economía.

Integrar, ajustar y modelar todas estas prácticas organizacionales y de negocios será el reto de especialistas para sistematizar este conocimiento empresarial que ya está en ciernes y están promoviendo un nuevo espíritu de los negocios.

Nota del editor: Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a Sergio Sánchez Iturbide.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad