Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Presidente, ¿llega satisfecho a su Segundo Informe?

No tenemos indicadores confiables de calidad de servicios de salud, pero lo que hay disponible es decepcionante, opina Fátima Masse.
mar 01 septiembre 2020 12:59 AM

(Expansión) – Presidente Andrés Manuel López Obrador,

Escribo esta carta como mexicana, madre y profesionista que busca día con día, a través de sus investigaciones, que este país mejore. Al igual que usted, quisiera transformar a México para que sea una nación próspera con mejores oportunidades para todos. He visto los videos con pequeños adelantos de lo que seguramente veremos mañana en la tercera parte del Segundo Informe de Gobierno y tengo varias preocupaciones.

Publicidad

Como bien dice “la pandemia nos trajo dolor y tristeza”. Es alarmante que México destaque por los estragos que este virus ha causado en su territorio: somos el tercer lugar mundial en el número total de muertes con más de 62,000, según Johns Hopkins.

Le pregunto con todo respeto, ¿se ha hecho todo lo que está en el poder de esta administración para evitar estas muertes? No noto en su gobierno un mensaje contundente y consistente respecto al uso de cubrebocas: una opción sencilla y costo-efectiva para evitar contagios según el reciente estudio de Goldman Sachs. Es de sabios cambiar de opinión con base en la evidencia, pero pareciera que el tema se ha politizado sacrificando el potencial de salvar vidas.

El domingo 23 de agosto, en su mensaje dominical dijo que su principal preocupación al inicio de la pandemia era que se saturaran los hospitales. Y por lo que se aprecia en las gráficas que mostró, eso no ha ocurrido en el promedio nacional. A la fecha, la disponibilidad de camas hospitalarias generales y de cuidados intensivos supera el 60%. No obstante, poco ha mencionado sobre las estrategias para mejorar la calidad de la atención.

No tenemos indicadores confiables de calidad de servicios de salud, pero lo que hay disponible es decepcionante. El jueves 26 de agosto escribió Leo Zuckermann que “mientras que en el Hospital ABC, uno de los mejores nosocomios privados del país, se moría el siete por ciento de los intubados, en el IMSS este porcentaje era de más del 50%”. Esto seguramente se debe a múltiples factores, desde el estado en que se reciben a los pacientes hasta los diferentes tratamientos y equipos que se usan. Sin embargo, deja en claro el tipo de brechas que hay en México y no se han cerrado.

La pandemia también ha tenido efectos económicos que sentimos todos en mayor o menor medida, y no vamos bien. A pesar de la estabilidad del peso que lo enorgullece, el Banco de México espera que el PIB cierre este año con una caída de hasta (-)12.8%. Más allá de ideologías, ese “tecnicismo” representa millones de mujeres y hombres que han perdido su empleo, miles de micro y pequeñas empresas quebradas que dejaron sin sustento a sus integrantes, familias que han dejado de consumir lo básico. Muchos de ellos podrían ser parte de sus votantes. El efecto es tal que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) estimó en mayo que la pandemia podría derivar en 10.7 millones de personas en pobreza extrema adicionales.

Publicidad
"Quiero ser muy respetuoso de las decisiones que tome EU" | #EnSegundos

Tengo la duda genuina de qué quiere decir con que “va levantando la economía popular”. ¿Se refiere a los programas de transferencias? Celebro que haya puesto el dedo en la llaga de la pobreza. No obstante, los más necesitados requieren también de apoyos para quedarse en casa sin sacrificar sus ingresos, así como para obtener empleos si los perdieron. También necesitan, más que nadie, mejores servicios de salud y educación. Lástima que el presupuesto muestre que la prioridad la tienen inversiones improductivas, como los proyectos de energía que se llevan el 5.5% del Presupuesto de Egresos de la Federación 2020.

La lista de pendientes es larga, pero mi espacio corto. Se podría incluir también el terror por el incremento en la inseguridad, las señales de corrupción que continúan incluso en esta administración, el reto mayúsculo que tendrá el sector educativo para compensar los rezagos de este año y la negligencia alrededor de la materia ambiental. Todos temas que afectan mucho más a las personas más vulnerables.

Señor presidente, tal vez vivamos en realidades paralelas, pero veo pocas razones para celebrar en este Informe de Gobierno. La crisis del COVID-19 será un parteaguas para todos. Por el bien de México, espero que rectifique el rumbo y que al final de su gestión podamos decir, basados en sus resultados, que fue un buen presidente como expresó cuando ganó las elecciones. Aún le quedan cuatro años.

Nota del editor: Fátima Masse es coordinadora de proyectos del IMCO. Síguela en Twitter como @Fatima_Masse . Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad