Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La sorpresa de octubre

Muchos votantes indecisos podrían inclinarse hacia Biden ante la frivolidad y las contradicciones de Trump, considera Antonio Michel.
mar 06 octubre 2020 11:59 PM

(Expansión) – En la jerga política estadounidense “la sorpresa de octubre” (October surprise en inglés) hace alusión a cualquier evento inesperado que pueda cambiar significativamente la tendencia de las elecciones, que normalmente se llevan a cabo en noviembre. En 2016, el término fue acuñado a los correos electrónicos publicados por Wikileaks con evidencia que perjudicaba a Hillary Clinton.

En 2020, donde cada mes pareciera tener una sorpresa de este tipo, los analistas y críticos especulaban cuál pudiera ser el acontecimiento o la estrategia que pudiera producir este giro drástico. Había propuestas notables: la muerte de la juez Ruth Bader Ginsburg, el primer debate presidencial, declaraciones de los impuestos, los audios de Melania Trump, o declaraciones de impuestos de, entre otros.

Publicidad

No obstante, en los primeros días de octubre el consenso es asequible: Donald Trump, los senadores Mike Lee (Utah) y Thom Hills (Carolina del Norte), junto con otros 14 colaboradores cercanos a la Casa Blanca contrajeron COVID-19, la enfermedad que ha pavimentado el rumbo de este año. ¿Por qué esta historia es la ganadora? ¿qué impacto tiene en las elecciones?

En primer lugar, la salud del presidente. Un varón con sobrepeso y 74 años entra en la población de riesgo alto, por lo que Trump enfrenta la situación de salud más crítica de un presidente desde que Ronald Reagan recibió un disparo en 1981. Esto ha desatado una serie de sospechas y teorías, hasta aquéllas que señalan que fue planeado para desviar la atención de los medios. Las respuestas oficiales no ayudan a calmar esta discordia.

Desde el primero de octubre, cuando se anunció el resultado positivo de la prueba, las declaraciones del equipo cercano al presidente se contradicen. Los doctores optan por un tono conciliador y poco alarmista, mientras que sus asesores y funcionaros cercanos han denotado menor gravedad de la que pudiera alcanzar. A la vez de dar a conocer el coctel de medicamentos y tratamientos que han suministrado al presidente, incluidos algunos experimentales, otros mensajes describen una recuperación favorable y rápida.

Por el comportamiento del virus, no es posible asegurar qué tan peligroso sea. Las consecuencias de una incapacidad pondrían a Mike Pence temporalmente al frente del Ejecutivo. En caso de abandonar la campaña presidencial, el Comité Republicano nombraría otra candidatura, ya que, por ley, no es posible cancelar o postergar las elecciones. En cuanto a las elecciones, podrá generar empatía en algunos votantes, pero su vulnerabilidad y la obstaculización en la campaña electoral podrían interferir en su alcance.

En segundo lugar, la congruencia de la narrativa. Trump decidió aminorar la gravedad de la COVID-19, no instrumentar políticas nacionales de contingencia y prevención, sostener eventos públicos sin mascarilla, burlarse de su rival Biden por seguir las medidas preventivas y aplaudir la estrategia que ha puesto en marcha. Esto es incongruente, ya que Estados Unidos representa menos del 5% de la población, pero una quinta parte de los contagios y decesos por este virus.

Publicidad
Trump dice que "aprendió mucho sobre COVID" y hace breve paseo en auto

La caída económica más grande en 100 años y cerca de 30 millones de personas en desempleo (septiembre 2020) no pueden acompañarse de un discurso que desalienta las medidas de prevención e ignora la seriedad con la que debe tratarse. Se especula que el evento público para la nominación de la juez Amy Coney Barret al asiento vacío de la Corte, fue donde Trump y los demás se contagiaron, al no usar mascarillas y tener contacto físico.

Mientras estuvo en el hospital, salió en vehículo a saludar a algunos simpatizantes, sin importarle la salud del personal que lo acompañó ni el mensaje irresponsable que propagó. En cuanto salió del hospital el 5 de octubre, desde Twitter señaló que se siente mejor que nunca y que la gente no debe temer a la COVID-19. Incluso, celebró que bajo su gestión se han desarrollado drogas y conocimientos maravillosos, en desconsideración a los cientos de miles de ciudadanos que no han podido combatir la enfermedad. Muchos votantes indecisos podrían inclinarse hacia Biden ante la frivolidad y las contradicciones de Trump.

Al colocar los elementos en la balanza, la sorpresa de octubre desconcierta las predicciones de las elecciones. Por un lado, Biden necesita consolidar ese margen positivo nacional y en estados clave. No debe confiarse ante la salud y la incongruencia de su rival, ya que éste encontrará la manera de darle un giro narrativo para obtener el máximo provecho de esta situación.

Trump no cederá ni se rendirá. Su propósito será el mismo: apelar a su base, acaparar la atención mediática por su salud, mantener la actitud que lo ha caracterizado y acusar al sistema electoral y a los demócratas de fraude ante cualquier resultado o incidente que no le favorezcan. Por lo tanto, la predicción es confusa.

Es sencillo sentir repele ante la conducta de Trump en el debate y en su enfermedad, pero ¿qué tan convincente ha sido la actuación de Biden en ambas situaciones? Es fácil leer la ironía de la llegada de COVID-19 a la Casa Blanca, pero ¿qué tanto afecta a aquellos que nunca han creído en sus estragos si su presidente los minimiza? La ausencia de respuestas a estas preguntas señala que la sorpresa de octubre favorece al ganador actual de esta contienda: la incertidumbre.

Nota del editor: Antonio Michel estudió Relaciones Internacionales en el ITAM, donde es profesor, y tiene una Maestría en Administración Pública por la Universidad de Maxwell. Trabajó casi 7 años en la Administración Pública Federal, en las secretarías de Relaciones Exteriores, Desarrollo Social, Energía y Gobernación. Su pasión son los asuntos internacionales, los asuntos políticos y la administración pública. Síguelo en Twitter y en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad