Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Economía 2021, ¿cuándo resucitará el mercado interno?

El primer semestre de 2021 estará envuelto en un ambiente polarizante, sin estímulos, muy enrarecido. Y, sin inversiones, nos mantendremos en la ratonera, apunta Jonathán Torres.
lun 04 enero 2021 11:59 PM

(Expansión) – ¿Feliz 2021? El arranque de un año es propicio para detonar la buena voluntad, los augurios que llaman a la prosperidad. Pero su materialización depende en buena medida de los fundamentos que priven en la realidad. La pandemia hizo de 2020 el peor año de los últimos tiempos y resulta difícil proyectar que 2021 tendrá el mismo impacto. Pero la inercia orilla a pensar que vienen más tragos amargos.

La actividad económica de México tendrá un comportamiento lento, con desequilibrios. Será una ‘economía coja’.

Publicidad

Para el mundo, el panorama pinta razonablemente bien. En Estados Unidos ya soplan nuevos vientos gracias a la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca y el resto de las economías desarrolladas empiezan a encarrilarse ante la aplicación de las vacunas contra el COVID-19. Varios países, después de estar a la defensiva, pasarán a la ofensiva y los mercados así lo expresarán. Para el segundo trimestre de 2021 se esperan mejores datos económicos.

México está en otra dimensión. Los impactos de la pandemia seguirán y la gran pregunta está en saber cuándo resucitará el mercado interno. El primer trimestre de este año registrará cifras muy pobres en demanda interna, inversión, ventas comerciales…

La buena noticia radica en el repunte del comercio exterior, que al cierre de 2020 exhibía cifras récord. En el acumulado enero-noviembre, la balanza comercial registró un superávit de 28,214 mdd. Una cifra que no se había visto en años previos. Pero la preocupación está en la debilidad que demuestra el mercado interno. Y, de momento, no se ven síntomas de recuperación.

De esta forma, México empezará a rezagarse en la era post-COVID.

Según los pronósticos de los expertos, la mejoría que se tuvo en materia de empleo al cierre de 2020 se estancará, en el mejor de los casos. Es muy posible también que el comercio exterior se estabilice o pierda fuerza. Y es ahí donde la historia se descompone, pues el otro motor de la economía, el interno, no tiene las condiciones para despertar. “El comercio exterior nos ha estado sacando del hoyo”, dice Sergio Luna, analista independiente, ex director de Estudios Económicos de Citibanamex. “Pero no tenemos hoy a ese mercado interno que ayude”.

Eso, consecuentemente, podría poner en duda la expectativa de crecimiento que el consenso ubica en 3.5% para 2021.

Publicidad
¿Buscas trabajo? El INE busca personal para las elecciones de 2021

Las elecciones, además, serán un factor que impactará en la política económica. Es muy probable que la guerra política inhiba las inversiones y altere los mercados. Con ello, el primer semestre de 2021 estará envuelto en un ambiente polarizante, sin estímulos, muy enrarecido. Y, sin inversiones, nos mantendremos en la ratonera.

La jornada electoral de junio permitirá fijar posturas sobre el curso de la economía para la segunda mitad del sexenio, pero también vale la pena destacar la confección del Presupuesto de Egresos y la Ley de Ingresos para 2022, que tomará fuerza en septiembre de este año. La política fiscal es tema para 2021, pero será motivo de preocupación para 2022. La reconfiguración del Congreso será determinante.

“La disputa política podría inhibir inversiones. Dependiendo el resultado de las elecciones, la inversión se mantendrá moderada”, apunta José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y Crecimiento Económico. “Será el segundo semestre el que definirá qué tan sólida será la recuperación y qué decisiones tomarán las empresas una vez que se conozca el resultado electoral”.

**********

El extremismo nunca trae nada bueno. Pero para allá vamos. Las elecciones darán paso a una lucha frontal entre la llamada cuarta transformación y sus acérrimos enemigos. Los primeros pregonarán que su modelo económico está dando buenos resultados, mientras que los segundos sostendrán que estamos al filo de la catástrofe.

Las campañas negras por internet serán pan de todos los días, así como la circulación de información falsa y la manipulación de los medios. El odio entre bandos opuestos hará el resto y el voto por consigna se manifestará.

Seguiremos sin aprender de las lecciones del pasado.

Nota del editor: Jonathán Torres es periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad