Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Centennials y millennials no son generaciones perdidas

Los jóvenes quieren apoyo, no imposiciones, condiciones para construir desde ya su futuro. Conforme más tiempo nos tardemos en entenderlo, todos pagaremos el precio, opina Jonathán Torres.
mar 02 febrero 2021 11:59 PM

(Expansión) - No son generaciones de cristal. Están acostumbradas a las malas noticias, la desigualdad, las limitaciones. Piensan en el futuro pero prefieren vivir el corto plazo, pues a partir de éste construyen su horizonte. Exigen respeto, tolerancia, condiciones para construir su propia historia. El problema está en que los tomadores de decisiones de hoy piensan que el mañana es intangible, irrelevante y puede esperar.

Los impactos que la pandemia sigue provocando en los jóvenes en México implican una danza de cifras muy crudas y preocupantes. Según la UNESCO, 37.5 millones de alumnos han sufrido alguna afectación. El BID, por su parte, advierte que más de 600,000 estudiantes de 6 a 17 años abandonarán la escuela. SIPINNA complementa que el porcentaje de niñas, niños y adolescentes en pobreza habría pasado de 58.1 en 2018 a 66% en 2020 y la proporción de pobreza extrema de 21.8 a 30.3%.

Publicidad

El COVID-19 ha sido muy ruin con centennials y millennials, pero sería muy obtuso asegurar que la pandemia es el motivo que ha puesto en riesgo sus expectativas porque éstas ya registraban un deterioro y, entonces, lo que ha ocurrido es que el camino para que muchos estudien y trabajen será más largo y empinado.

Ser joven en México significa tener una diversidad de experiencias y, por ello, no es posible decir que la pandemia ha tenido los mismos efectos para todos. Pero, sí, la condición juvenil se vive bajo condiciones diferentes y desiguales. Hay quienes no han sufrido muchos sobresaltos en su formación escolar, pero otros están viviendo una profunda fase de precarización. “Los jóvenes van trazando su trayectoria de vida con expectativas zigzagueantes, siguiendo caminos inesperados”, dice Jahel López, catedrática del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH) de la UNAM. “Hasta en términos de género no es lo mismo”.

¿Qué estrategias seguir para intentar mejorar las circunstancias? La Generación X se ha dedicado a proyectar el futuro que les depara a los jóvenes, pero bien valdría la pena preguntarles a ellas y a ellos de qué forma podemos acompañarlos. Muchos centennials y millennials, sin pedir permiso, han capitalizado sus canales de comunicación para poder salir adelante y también la pandemia les ha permitido reflexionar sobre su entorno y espacio. Las redes sociales les han servido para crear colectivos, grupos virtuales de ayuda, como plataformas de venta.

Durante una plática con jóvenes universitarios que contribuyeron para este espacio fue posible recoger algunas inquietudes que no pueden ser consideradas como determinantes, pero sí muy sintomáticas: están conscientes que la desigualdad entre ellos se intensificará, los abruma pensar en el día en el que tendrán que pedir trabajo ante las dificultades para conseguirlo, sufren la presión (y algunos la manipulación) de sus padres que les exigen buenas calificaciones, dudan que la libertad sea un derecho, aseguran que las acciones fallidas de hoy sentarán las bases de un futuro fallido.

“Ubicar a los jóvenes con miras al futuro es no conocerlos”, dice Jahel López, quien propone seguir los principios del desarrollo humano sustentable que pone la mirada en el presente para lograr la mejor calidad de vida y extenderla en el tiempo. “No podemos pensar en la generación que viene, si no pensamos en la generación de ahora. Las instituciones educativas tienen que crear políticas públicas para quienes viven las peores condiciones debido a una pandemia que aún no termina”.

Publicidad
Haciendo caretas artesanales, estos jóvenes apoyan a los médicos de su país

Los jóvenes son sujetos de cambio, pero esto no lo van a lograr sin el apoyo de los adultos. El presente es muy nebuloso, pero no hay tiempo que perder para transformarlo y crear nuevos mecanismos para generar bienestar y prosperidad. Los jóvenes quieren apoyo, no imposiciones, condiciones para construir desde ya su futuro. Conforme más tiempo nos tardemos en entenderlo, todos pagaremos el precio.

**********

Los hijos y nietos de la Generación X no son como los retratan los estereotipos. De acuerdo con un estudio de Manpower (Las carreras de los millennials: visión 2020), priorizan tres cosas a la hora de elegir dónde y cómo trabajar: dinero, oportunidades de promoción y beneficios.

La seguridad laboral es fundamental para ellos. Resulta un error pensar que son inestables, ya que quieren ser promovidos en su trabajo, les gusta la estabilidad pero sobre todo aspiran a un continuo desarrollo de competencias. “La mentalidad millennial concibe los puestos de trabajo como escalones para la automejora”.

Nota del editor: Jonathán Torres es periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad