Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Una iniciativa de ley antinatura para regular las redes sociales

Pedir permiso a papá gobierno es propio de regímenes autoritarios; es necesario que la propia comunidad se erija como moderadora, considera Maricarmen Fernández Chapou.
mié 24 marzo 2021 11:58 PM

(Expansión) - Propuesta recientemente por el senador Ricardo Monreal, la iniciativa de ley para regular las redes sociales parte de la crítica de que las empresas privadas dueñas de las mismas ejercen su “poder” y “se auto imputan” la facultad de suspender cuentas o eliminar contenidos, cuando consideran que ciertos usuarios violan las reglas. No obstante, esta se parece más a una ley mordaza que a un recurso para la libertad de expresión.

Con el pretexto de proteger a los usuarios de la censura de empresas como Twitter, se están promoviendo iniciativas que facultan o fomentan la censura estatal. No es el Estado anquilosado quien debe controlar, permitir o regular el ejercicio de la libertad de expresión en el ecosistema digital, sino la propia sociedad civil representada por gran diversidad de grupos.

Publicidad

La de Monreal es una iniciativa que va contra la naturaleza de Internet. No se entiende que es precisamente esa naturaleza social, más o menos libre y ciudadana, la que le otorga su alcance y penetración. La opinión pública no se concibe hoy en día sin las redes sociales, y las instituciones gubernamentales no pueden ni deben incidir en su funcionamiento.

De ahí que uno de los principales errores de la propuesta de regulación es precisamente que salga del Senado.

En este contexto digital, la opinión pública debiera contar con los instrumentos para autorregularse, y, muy importante, constituirse como un órgano facultativo y autónomo. Si bien por un lado los ciudadanos nos hemos empoderado a través de un mayor acceso a las redes sociales, no tenemos forma de exigir que nuestros derechos como usuarios y a la vez como audiencia se cumplan.

No, una empresa como Twitter no es la más indicada para vetar voces en las redes (aunque sea su red), pero tampoco lo es el Estado, y la historia lo ha demostrado. Pedir permiso a papá gobierno es propio de regímenes autoritarios; es necesario que la propia comunidad se erija como moderadora, no que se traslade la censura privada a la censura estatal.

La moderación de contenidos no debe ser centralizada. La transparencia y rendición de cuentas aplica para todos, empresa, gobierno y medios de comunicación tradicionales. No es facultad del Instituto Federal de T elecomunicaciones, como propone Monreal, decidir en materia de libertad de expresión, ni cuenta con los recursos necesarios para regular las redes.

Publicidad
Apple y Facebook aumentaron sus ganancias de forma explosiva durante pandemia

Esto nos lleva a una última cuestión. Un ejercicio basado en la responsabilidad por parte de las empresas de redes sociales y medios es fundamental para preservar el derecho a la información, así como una audiencia activa y participativa. La habilitación de códigos éticos y autorregulatorios claros, abiertos y viables; un ombusman, o varios, que proteja a los usuarios de los abusos de poder y la explotación masiva de datos personales.

Nos sobran leyes mordaza mientras nos faltan corregulaciones basadas en la corresponsabilidad que velen efectivamente por nuestros intereses como audiencias. Se trata de entender la lógica propia del ecosistema mediático digital de la colaboración colectiva; es decir, hacer una propuesta regulatoria participativa y plural en la que se incluya a grupos organizados de la sociedad civil.

Para regular las redes se deben buscar e implementar mecanismos más o menos novedosos, entendiendo por novedoso algo que no se parezca a lo mismo de siempre. Ya el Estado ha tenido oportunidad de legislar, ejecutar, juzgar, institucionalizar, sistematizar, controlar.

Pero no hay claridad en cuanto a cómo trasladar estos recursos analógicos al mundo digital. Ojalá surja algo así de la próxima audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre moderación de contenidos en internet, a celebrarse este 25 de marzo.

Nota del editor: Maricarmen Fernández Chapou es Directora de la Carrera de Comunicación y Periodismo en el Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe. Síguela en Twitter y/o en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad