Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La economía aguanta más alza de tasas

Para que el alza de tasas empiece a restringir la actividad económica se necesita que las condiciones monetarias se muevan a terreno restrictivo, señala Alfredo Coutiño.
mar 29 junio 2021 12:06 AM
El mercado sobrereaccionó al alza de tasas de Banxico
"Una cosa en la que el comunicado fue cuidadoso es en precisamente no sugerir que necesariamente era el inicio de un ciclo alcista", aseguró Esquivel.

(Expansión) - El Banco de México empezó a normalizar la tasa de interés a partir de junio, a pesar de la resistencia mostrada anteriormente. El Banxico se vió forzado a subir la tasa dada la creciente tendencia inflacionaria, aunque aún se afirma que ello no representa el inicio de un ciclo de alzas.

La resistencia a subir la tasa se debe a la persistencia por seguir apoyando a la economía y al temor de que pueda arruinar la recuperación. Sin embargo, la economía aún pueda aguantar tres alzas más de la tasa de referencia en el año, dado que las condiciones aún quedarían alrededor de la neutralidad monetaria.

Publicidad

La economía enfrenta un ambiente de persistente alza inflacionaria, en donde la inflación general ha rebasado 6% y la subyacente está por encima del límite superior de 4%. Además de los choques externos de precios y el funcionamiento parcial de algunas cadenas productivas, el exceso de liquidez monetaria es también un factor principal detrás de la persistencia inflacionaria.

Desde el último recorte de la tasa de referencia en febrero, algunos miembros del banco aún pugnaban por recortes adicionales a pesar de la evidente alza inflacionaria. En junio, el regreso de la inflación general a la marca de 6% y la persistente tendencia alcista de la subyacente obligaron a tres miembros a votar por el primer recorte, mientras dos votaron por mantenerla.

La esperanza de que el rebote inflacionario sea transitorio se mantiene viva en todos los miembros. Algunos de los cuales aún argumentan que posiblemente no sea necesario volver a subir la tasa de referencia, aún si la inflación se mantiene alta pero dentro de la trayectoria esperada, la cual revisaron a la alza.

Además de la persitencia de algunos miembros por mantener las tasas bajas para ayudarle a la economía, existe el temor de que tasas más altas puedan debilitar la recuperación económica, lo cual no tienen mucho sustento porque las condiciones aún seguirían siendo laxas.

Para que el alza de tasas empiece a restringir la actividad económica, se necesita que las condiciones monetarias se muevan a terreno restrictivo. Actualmente la política monetaria continúa siendo expansiva aún con la primera alza de tasas.

La estimación de las condiciones de neutralidad monetaria, en función de la inflación estructural, indica que la tasa de interés real se encuentra 100 puntos base por abajo de la tasa neutral real, confirmando que la política monetaria es aún expansiva.

Para que las condiciones monetarias alcancen la neutralidad, la tasa de referencia nominal debería estar alrededor de 5%, nivel que no restringe ni estimula a la economía. Esto quiere decir que la economía aún aguanta tres alzas más de 25 puntos base y ello aún le permitiría avanzar a su tasa natural determinada por la capacidad productiva existente.

Publicidad
Acciones, retos y cambios en el sector financiero en la nueva normalidad | #CómoReactivarMéxico

Incluso, el Banco de México estima que la tasa de neutralidad nominal implícita debe estar alrededor de 5.6%, por lo que existe margen para continuar aumentando la tasa de referencia por al menos tres veces más este año para llevarla a cuando menos 5%.

Más allá del temor infundado acerca de una restricción monetaria, el aumento de tasas permitiría no solo detener el alza inflacionaria sino incluso inducirla a la baja. Las estimaciones indican que si la tasa termina en 5% al final del año, la inflación subyacente podría regresar a 4% y la general terminar en 5.5%.

El carácter transitorio de la inflación depende del ejercicio de la política monetaria, por lo que las autoridades deben actuar en consecuencia y continuar normalizando las condiciones para llevarlas a su nivel de neutralidad hacia finales del año. De lo contrario, la falta de firmeza y ausencia de señales claras en el combate a la inflación puede continuar deteriorando la formación de precios en la economía.

Nota del editor: Alfredo Coutiño es Director para América Latina en Moody’s Analytics. Síguelo en Twitter . Las ideas expresadas son de la exclusiva responsabilidad del autor y de ninguna manera deben ser atribuidas a la institución para la cual trabaja.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad