Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los pilares donde recae el camino a la sostenibilidad

Ignorar la sostenibilidad, y los pilares donde recae su rumbo, es cerrar las puertas a una oportunidad de mercado única, asegura Sergio Hernández.
jue 12 agosto 2021 06:28 AM

(Expansión) - Una nueva generación de empresarios, líderes comerciales y emprendedores surgió después de una pandemia y de una parálisis mundial. Aunque hablemos de momentos ‘pre COVID-19’, nada regresará a ser como antes y esta nueva realidad vendrá acompañada de una pregunta: ¿qué hacer para que nuestra idea y empresa trasciendan por generaciones?

Como toda crisis, la de 2020 enfatizó que una compañía debe ser algo más que una generadora de utilidades y está obligada a integrar criterios de medio ambiente, sociales y de gobernanza para trazar su rumbo a un futuro sostenible.

Publicidad

La sostenibilidad es parte de la estrategia de los tomadores de decisiones desde hace años. El 99% de los directores generales de empresas con ingresos anuales de más de 1,000 millones de dólares cree que la sostenibilidad será importante para el éxito de sus negocios, de acuerdo con el estudio ‘The Decade to Deliver. A Call to Business Action’, de Naciones Unidas.

El camino a la sostenibilidad es una tendencia y respuesta de una nueva generación que atestiguó cómo cerraron 1 millón de empresas mexicanas y cómo se perdieron casi 650,000 empleos en 12 meses. Incluso, aunque hablemos de una recuperación económica, apenas 29 de cada 100 empresas esperan alzas en sus ingresos en el corto y mediano plazo.

La necesidad de supervivencia, trascendencia y sostenibilidad de las compañías encuentran rumbo en los datos, información y análisis a través de cuatro pilares: transparencia, estandarización, objetividad y productividad.

Estos cuatro pilares son tanto una estrategia defensiva como una reacción de las empresas a un nuevo entorno, que contribuyen y guían hacia la sostenibilidad, donde se pueden impulsar relaciones rentables con clientes, proveedores y socios, o elaborar estrategias de mercado que identifiquen áreas de oportunidad y convierta prospectos en clientes rentables más rápidamente.

1. Transparencia

Los datos y análisis de calidad nos brindan una radiografía de nuestra empresa, socios, sector y entorno, que traerán beneficios en distintos niveles en toda la compañía. Uno de los más estratégicos será en la toma de decisiones, aunque no será el único.

En paralelo, mientras más concreta y entendible sea la información que tengamos a nuestro alcance, mayor será la repercusión en los indicadores de transparencia al interior de las compañías, uno de los intangibles más valiosos.

La integración de las otras áreas será más robusta gracias a la transparencia de los datos y análisis, lo que abrirá la oportunidad a una capacidad de innovación, generación de ideas y resultados sin precedentes, aunque será necesario que los números -y equipos- tengan el mismo lenguaje.

2. Estandarización

La estandarización de los números, datos y análisis es el equivalente a tener un traductor y, al mismo tiempo, enseñar el mismo idioma a diferentes equipos y áreas.

De nada sirve tener analistas y expertos en distintos temas si son incapaces de comunicarse entre sí. Si bien en los números recae un lenguaje universal, es importante ir un paso más allá y ofrecer análisis tan simples o complejos como se necesiten, estandarizados y con datos transparentes.

Compartir información y que distintas áreas la comprendan nos llevará al siguiente pilar: la objetividad.

Publicidad
Viviendas más sustentable: una propuesta para México

3. Objetividad

Al momento de tomar una decisión, los análisis pueden ser superficiales y las consecuencias de éstos serán catastróficas.

Basar una decisión en el instinto, en sí nos da ‘buena espina’ o porque con quien estamos haciendo negocios es nuestro amigo, impide aprovechar los análisis cuantitativos (números y datos) y cualitativos (la calidad de la información) que podamos tener a nuestro alcance.

Así como es básico anteponer los intereses de la mayoría en una empresa, sobre intereses particulares, también es necesaria la toma de decisiones objetivas, basadas en información sofisticada y adecuada.

Los datos y análisis serán la base de la objetividad y permitirán resolver problemas, mejorar entornos y aprovechar al máximo las capacidades al interior de las empresas, y también serán la clave para determinar acciones más empáticas, con rubros más allá de los financieros.

4. Productividad

Este último pilar es el resultado de la transparencia, la estandarización y la objetividad, que se transformarán en decisiones informadas, gestiones estratégicas y, por ende, en productividad.

La toma de decisiones más productivas no solo velará por los planos económicos y financieros de las empresas, sino que buscarán repercutir en beneficios de medio ambiente, sociales y de gobernanza.

Ignorar la sostenibilidad, y los pilares donde recae su rumbo, es cerrar las puertas a una oportunidad de mercado única.

La Comisión de Negocios y Desarrollo Sostenible, un grupo de líderes corporativos, financieros y de la sociedad civil, dio a conocer que lograr los ‘Objetivos de Desarrollo Sostenible’ de cuatro sectores -alimentación y agricultura; ciudades; energía y materiales, y salud y bienestar- abrirá oportunidades de mercado por 12 billones de dólares.

Integrar la transparencia, estandarización, objetividad y productividad de los datos y del análisis a nuestro día a día nos guiará a la sostenibilidad, concepto que se ha ido materializando y hacia donde apunta la humanidad y donde nuestra idea y empresa trascenderá por generaciones.

Nota del editor: Sergio Hernández es presidente y CEO de CIAL Dun & Bradstreet en México. Síguelo en Twitter . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad