Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Responsabilidad social en nuestras inversiones?

que hasta ahora no hay evidencia que sostenga que el solo hecho de que una estrategia sea ASG nos garantice un valor adicional consistentemente en el tiempo, apunta Ignacio Saralegui.
lun 16 agosto 2021 12:02 AM

(Expansión) - Nuestros valores y creencias juegan un papel muy importante a la hora de invertir, pero ¿qué tanto énfasis deberíamos dar a los factores Ambientales, Sociales y de Gobierno Corporativo? Así es, me estoy refiriendo a las famosas siglas conocidas como ASG.

Debido a la gran cantidad de investigación al respecto de factores ASG, me gustaría compartir ciertos mitos y conceptos erróneos que, como inversionistas, deberíamos tener en cuenta a la hora de invertir.

Publicidad

Por más que los factores ASG se puedan interpretar como una moda pasajera dentro del mundo financiero, las inversiones con énfasis en la responsabilidad social llegaron para quedarse.

El primer mito es que la inversión ASG se basa en un enfoque único. La realidad es que dentro de una estrategia de inversión apegada a ASG, el inversionista se encuentra frente a múltiples formas de implementar estos factores. En caso de que se decida invertir con un gestor de activos, estos desarrollan sus estrategias ASG de varias formas.

Ejemplo de esto son la interacción directa con las compañías en las que invierten y las inversiones de impacto, que se definen como dos maneras distintas de tener participación directa en una actividad que genere un impacto positivo en el medio ambiente o en la sociedad.

Otra manera en la cual un administrador puede implementar una estrategia ASG es a través del análisis técnico y aplicación de filtros al portafolio de inversión, con la finalidad de excluir ciertos sectores no deseados, por ejemplo: bebidas alcohólicas, tabaco, entretenimiento para adultos, entre otros. Todos estos componentes son diferentes, por lo que es difícil definir qué es ASG sin explicar cada componente.

El segundo mito es que la decisión prudente de inversión ASG es única para todos. Un enfoque ASG puede ser diferente según las necesidades y preferencias de cada inversionista. ASG es un enfoque a la medida con base en los objetivos y metas de cada individuo, por lo que no existe una solución única para todos.

El tercer concepto erróneo es que las anécdotas sirven de evidencia o como prueba de que ASG tiene valor financiero agregado. Existe un gran sesgo de confirmación sobre este tema. Los inversionistas creen en los factores ASG -o no-, por lo que existe una gran cantidad de investigaciones y comentarios sesgados que pueden generar ruido al momento de tomar una decisión de inversión.

Hay estudios académicos que muestran que ha habido más investigación de ASG en los últimos cinco años que en la totalidad de la investigación de ASG realizada antes de eso. Los inversionistas tienen acceso a una gran cantidad de investigación, por lo que el desafío es comprender completamente ambos lados de la ecuación.

Otro de los mitos más importantes es que las clasificaciones ASG son todas la mismas. De hecho, las clasificaciones ASG son complejas de hacer, hoy en día no están estandarizadas y el reporteo de las mismas no es obligatorio para las empresas. Los investigadores académicos y los proveedores de calificaciones, que actualmente existen alrededor de 60, enfrentan desafíos al momento de crear clasificaciones ASG de aplicación general donde todos estén de acuerdo.

Esto significa que la calificación ASG para una empresa puede variar según el proveedor y la metodología utilizada para calificarla. Los diferentes componentes, las diversas dimensiones y clasificaciones de lo que es ASG, impulsan las discrepancias en las calificaciones. La debida diligencia seguirá siendo un elemento crítico para toda estrategia ASG, dado el conjunto diverso de metodologías de calificaciones.

Publicidad
¿Sigue siendo México un destino para la inversión? | Expansión Summit 2020

Por último, pondré sobre la mesa la pregunta más frecuente: ¿Se sacrifica el rendimiento financiero en las inversiones ASG? Se ha generado mucho debate y hay poca evidencia concreta. La investigación académica nos dice que hay evidencia que sugiere ambos extremos del espectro. Dado que los resultados hasta ahora han sido mixtos, significa que algunas estrategias ASG han tenido mejores rendimientos que otras.

También existe una gran dispersión en el rendimiento entre los fondos ASG, por lo que la debida diligencia para identificar un buen fondo ASG es muy importante, aclarando que hasta ahora no hay evidencia que sostenga que el solo hecho de que una estrategia sea ASG nos garantice un valor adicional consistentemente en el tiempo.

La razón por la cual los rendimientos de estos fondos son tan dispares es en parte por las formas en que se construye ASG (inclusión y exclusión, por ejemplo). En términos de por qué la investigación puede ser a favor o en contra, depende de la metodología y de la muestra del universo de fondos utilizada y de cómo se comparan los rendimientos (sin procesar o ajustados para ciertos factores).

Para responder la premisa central sobre la responsabilidad social en nuestras inversiones, hoy en día tenemos el beneficio de alinear nuestros activos y valores, pero para ello tenemos que hacer la tarea y entender la variedad de opciones a nuestra disposición.

Primero debemos definir dónde nos queremos enfocar dentro de los factores ASG; luego evaluar las opciones disponibles para alcanzar nuestras metas; y por último articular qué acción tomar en función de nuestras preferencias, creencias, experiencia, recursos y circunstancias como inversionistas.

Para mantener una estrategia se deben de reevaluar estos tres pasos periódicamente.

Nota del editor: Ignacio Saralegui es Senior Investment Consultant en Vanguard. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad