Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Reto en la educación: minimizar efectos adversos del estrés tóxico

¿Qué tanto impacto puede causar el ambiente adverso y estrés en la salud mental de un infante?, cuestiona Rafael Campos Hernández.
jue 09 septiembre 2021 11:59 PM

(Expansión) - El instinto esencial de todo ser vivo es preservar su existencia en las mejores condiciones posibles. Cuando la realidad compromete dicha situación se activan mecanismos de defensa que buscan reestablecer ese estado de bienestar.

El día de hoy, en el sector educativo, se han suscitado momentos de crisis, estrés, pérdida de un ser querido o del trabajo, presión, incertidumbre y vulnerabilidad en alumnos, educadores, padres de familia y autoridades de gobierno, generando reacciones diversas de acuerdo a cada persona.

Publicidad

Cuando estas se transforman en sentimientos de dolor en los niños y jóvenes, su desempeño académico, social y personal se ve limitado generando un retraso o deterioro que restringe el crecimiento considerado normal.

¿Qué tanto impacto puede causar el ambiente adverso y estrés en la salud mental de un infante? ¿Qué relación existe entre una situación de crisis insoportable y la capacidad de responder correctamente en una experiencia de aprendizaje para una joven? Independientemente de la edad de las personas o su género sexual las crisis generan un daño colateral en el aprendizaje formal e informal.

El estrés, como consecuencia de una etapa de crisis, es clasificable en tres espacios: positivo, tolerable y tóxico. El primero permite tener la energía para avanzar en nuestro trabajo, ir a la escuela, crear, renovar, vivir cotidianamente.

El segundo es el estado permanente de tensión que se genera por momentos de incertidumbre, la presión de resultados a corto plazo, la tensión de ver logros académicos o laborales. El niño o adolescente es capaz de mantenerse en estado activo de tensión como medio de vivir y avanzar en su vida.

Por último, el tóxico, ocasionado por una circunstancia extrema de tensión que se prolonga, que genera inestabilidad mental, emocional, psicológica y en consecuencia ineficiencia escolar y fracaso. La situación de aislamiento obligado por la pandemia ha originado una tipología de afectaciones en la salud mental de los educandos a todos los niveles.

En el caso de un escenario de amenaza, la ley de la naturaleza es simple: muévete o muérete. Este principio aplica en ambos, las personas y las organizaciones.

Entre los síntomas de un estrés tóxico señalo tres de los más comunes:

Primero, el aislamiento prolongado del grupo. Una persona que entra en situación de estrés al no saber cómo reaccionar se aísla. El ser una cara anónima en una sesión de video conferencia en clase lleva a crear una máscara que permite desaparecer virtualmente. Cuando este retraimiento se prolonga, puede demostrar depresión.

Segundo, pasividad en casa. En forma natural al considerar que no tenemos las herramientas para luchar o huir de la amenaza, jugamos a hacernos árbol. Es decir, generamos la defensa de ser un ser vivo que no se mueve, se mimetiza con el ambiente, busca pasar desapercibido.

Sin embargo, la pasividad física deteriora el cuerpo. La inactividad intelectual, atrofia la capacidad de pensar. El estar siempre en el mismo espacio, genera una visión limitada de la realidad.

Tercero, el ser adicto al trabajo. El individuo trabaja, acciona, se mueve, se desvela. El desvelo hace que su rendimiento académico o laboral sea menor. Esto deteriora su salud, incrementa riesgo de desbalance… concluye al ser atrapado en el círculo vicioso de moverse mucho en el mismo lugar.

Esto ocurre en padres y madres de familia que además de su rol como papás, cumplen con ser arquitectos en la empresa y ahora tienen que ser: consejeros, psicólogos, tutores, matemáticos, artistas y coach deportivo de sus hijos.

Publicidad
Así se vivió el regreso a clases en México

El inicio del ciclo escolar para las escuelas y universidades lleva el gran reto en el cual educadores, estudiantes y padres de familia de minimizar los efectos adversos del estrés tóxico y transformarlo en estrés positivo. ¿Cómo lograrlo? Las instituciones educativas impactan positivamente en los elementos de respuesta a situaciones de crisis.

1. Brindan un sentido de vida. Se va a la escuela o la universidad para avanzar en un desarrollo académico, social y personal.

2. Generan un ritmo de vida. Este hecho da certeza a las personas sobre qué sigue en la semana. Tener que levantarse, desayunar, asistir a clase o el trabajo… el ritmo de vida permite reconocer qué se hace y con esto quién eres.

3. Permite un contacto social real, aún con sana distancia. El ver el rostro de los amigos, leer el lenguaje corporal de las compañeras, expresar los sentimientos, incrementa la capacidad perceptiva de los otros y ayuda a verse a sí mismo.

4. Abre una perspectiva de movimiento positivo. El pensamiento positivo ha demostrado ser un factor de estabilidad y salud, tanto emocional como físicamente. El enfoque en lo positivo, sin ser ilusos, genera visión de fe y esperanza en la gente, la vida y las situaciones.

5. Permite un sentido de predictibilidad necesaria para la estabilidad física, emocional, intelectual y espiritual del ser humano. El tener un ritmo de vida y una secuencia calendarizada de acciones escolares impacta en el sujeto, la familia y la sociedad.

Estos impactos de las instituciones en las personas son esenciales y generan resiliencia: como capacidad cognitiva, emocional y social para superar la adversidad y salir fortalecido.

Hoy es momento en la que padres de familia, sociedad civil y gobierno enfoquen su visión en los alumnos que se reintegran a las instituciones educativas, de tal manera que establezcamos espacios de acogida en ellas, que permitan reconstruir rutinas, crecimiento y seguridad son esenciales para una salud mental óptima de todos los miembros de la comunidad.

Nota del editor: Rafael Campos Hernández es Rector Institucional de Aliat Universidades. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad