Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Robots y maestros, las nuevas sinergias

Los maestros deberemos de incorporar robots y tecnología para ser más eficientes escalando el impacto de la experiencia de aprendizaje, considera Rafael Campos Hernández.
lun 16 agosto 2021 05:00 AM

(Expansión) - Las sociedades desarrolladas utilizan la economía del propio país para impulsar que su población tenga acceso a: trabajo con un salario mínimo, casa con servicios básicos asequibles, salud que permita una vida digna y educación de calidad.

Los gobiernos y líderes de las naciones adoptan elementos de política pública que permitan a los ciudadanos dicho acceso de acuerdo a la evolución de su capacidad productiva. Por una parte, existe una tensión entre fundamentar la economía en la manufactura con valor, que permite la entrada a más fuentes de trabajo a los residentes con impulso de China, Alemania, Estados Unidos, Francia, Japón y México, entre otros.

Publicidad

Este modelo exige un vínculo permanente entre el mercado laboral de la manufactura, la cual es altamente competitiva y requiere mucho capital, y los centros de educación, dado que se especializan en contratar personal en gran volumen. Por otra parte, el impulso de la economía digital basada en empresas tecnológicas que optimizan la productividad, automatizan procesos, generan grandes ganancias a los accionistas y premian al generador final de la riqueza compartiendo ganancia.

Dicha distribución puede ser por compartir la utilidad generada por plataformas digitales, tipo Didi, Uber, Tencent, o por repartición residual tipo Atomy, Amazon y Mercado Libre. Este último modelo lleva a una adaptación y auto aprendizaje técnico que permita a la compañía una centralización de procesos con alta eficiencia de la mano de obra, así como al manejo del “propio negocio” con mínima inversión.

La educación preuniversitaria y superior en México se encuentra en medio de la transición propia de los enfoques económicos señalados. Por una parte, el sur del país sigue la óptica del desarrollo agrícola básico. Ciudades medias enfocadas a la manufactura de acuerdo al desarrollo industrial sea petrolero, automotriz, minería, etcétera. Y pocos espacios de economía digital en los tres geo pilares: Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara.

El factor común de estos modelos es el impulso a una educación en la cual se aprende haciendo. Se impulsa por los docentes el ilustrarse con la experiencia espectacular (¡WAO!) Y se adereza con elementos que sorprenden (¡OOH!) y derivan en vivencias increíbles (¡UFF!).

En todos los casos el enfoque es en la experiencia del aprendizaje que impulsa a la persona por arriba de los resultados (outcomes) generados en dicha enseñanza. Este hecho impulsa a recodificar la labor educadora de los docentes que tiene que incrementar su perfil de desempeño con habilidades para: manejo de tecnología, ejecución de simuladores, impulso de aprendizaje divertido, uso de tecnologías para personalizar el aprendizaje y manejo estadístico para comprender la información emanada de los sistemas de administración del aprendizaje.

¿Está en peligro de desaparecer el trabajo del maestro? Si su labor es repetitiva y predecible utilizando una y otra vez el mismo material, la respuesta es clara: sí. Estas tareas repetitivas son para los robots.

Ejemplos de estos los tenemos ya integrados en las plataformas digitales: videos en YouTube repitiendo una técnica de cocina, software que revisa la originalidad de un trabajo y genera % de similitud con las fuentes de información, evaluaciones estandarizadas en línea que te otorgan una calificación inmediata al concluir con recomendaciones, bots de ayuda en los portales universitarios, juguetes interactivos que retan en aprendizaje, robots humanoides que interactúan como coachs, juegos de LEGO que enseñan estrategia de negocio.

Publicidad
Un jardín zen con robots en Tokio ofrece inspiración a los deportistas olímpicos

Sin embargo, los límites de las tareas repetitivas y clases por videoconferencia han puesto a la luz la carencia del desarrollo social que solo se da entre personas y grupos sociales. Los maestros deberemos de incorporar robots y tecnología para ser más eficientes escalando el impacto de la experiencia de aprendizaje.

Con esto impulsar la digitalización preparando la economía digital. Más aún, la labor docente lleva a incorporar elementos esencialmente humanos de: entretener, filosofar, evaluar éticamente, impulsar el cuidado personal de la salud y el deporte, distraerse sanamente, reír, pensar en los ancianos preservando su sabiduría, entre otras.

La labor docente en la presente década llevará a un desarrollo de habilidades cognitivas, emocionales y axiológicas. En el área de conocimiento se utilizarán elementos de automatización y expansión en la cual las nuevas tecnologías serán pilar esencial de la democratización de la educación.

En el área emocional y axiológico exigirá de los docentes una mayor preparación para poder implementar experiencias de aprendizaje (x-learning) con factores ¡WAO – ¡OOH! Impulsando el corazón, la emoción, el arte, así como el cuidado que lleve a una preservación de la cultura y la sociedad.

Nota del editor: Rafael Campos Hernández es Rector Institucional de Aliat Universidades. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad