Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Boreout, el peligro de tener colaboradores insatisfechos

Normalmente detrás de este síndrome se encuentran errores y problemas en el sistema de trabajo o en la empresa, que llevan a los colaboradores a la desmotivación y al hastío, señala Nima Pourshasb.
vie 15 octubre 2021 12:08 AM
Boreout, el peligro de tener colaboradores insatifsfechos
Un colaborador con boreout puede presentar síntomas que ponen el riesgo su bienestar, como cansancio físico y mental, bloqueo ante situaciones de estrés, así como apatía para llevar a cabo sus actividades laborales, apunta Nima Pourshasb.

(Expansión) - Hace poco leía en un foro una serie de comentarios y controversias acerca de por qué era tan difícil explicar a un extranjero la expresión en castellano "el trabajo es algo tan malo, que nos dan dinero por hacerlo". La persona que intentó dar una explicación no tuvo éxito, incluso confundió más a su interlocutor, quien se quedó con la idea de que cuanto peor es el trabajo más dinero ganas.

Pero ¿realmente es sano pensar que laborar es malo? El trabajo puede suponer una gran motivación para las personas, sin embargo, cuando no nos gusta lo que hacemos o el ambiente organizacional donde pasamos gran parte de nuestro tiempo no es óptimo, es muy probable que nuestro bienestar se vea afectado de forma importante.

Publicidad

En este sentido, desde hace tiempo los expertos en salud laboral advierten de un fenómeno que está cobrando protagonismo en este ámbito: el síndrome boreout, un cuadro de síntomas causado por el aburrimiento crónico en el trabajo, desencadenando problemas de salud por ansiedad y estrés.

Un colaborador con boreout puede presentar síntomas que ponen el riesgo su bienestar, como cansancio físico y mental, bloqueo ante situaciones de estrés, así como apatía para llevar a cabo sus actividades laborales. Un colaborador con “aburrimiento extremo” podría, incluso, pasar su tiempo en la oficina esperando el tiempo de salida sin haber realizado una sola de sus actividades laborales, afectando el flujo de trabajo y obstaculizando el rendimiento de los equipos. Además, esta falta de motivación podría derivar en absentismo y abandonamiento del empleo.

El aburrimiento laboral puede deberse a muchas causas, desde políticas inadecuadas de la empresa, falta de liderazgo y planeación, lugares de trabajo poco cómodos y funcionales, tareas repetitivas y estancamiento laboral, hasta sobre cualificación del colaborador para desempeñar sus funciones, entre otras.

Normalmente detrás de este síndrome se encuentran errores y problemas en el sistema de trabajo o en la empresa, que llevan a los colaboradores a la desmotivación y al hastío. Así que, la clave para la prevención del boreout está en poner el foco en el trabajador para mejorar su experiencia y motivación y así, recibir a cambio, su productividad.

Además, una cultura de bienestar dentro de una organización radica en hacerlos sentir que son parte de una organización que se preocupa por ellos, que sabe escuchar y responder a sus inquietudes. Un ejemplo es animar a los empleados a hacer válidos sus derechos sin sentirse culpables, como tomarse los días de vacaciones a los que tienen derecho, por ejemplo. Fomentar la realización de descansos regulares durante la jornada laboral mejorará también su entusiasmo, además de su salud física y mental.

Realizar intervenciones de prevención y revisar de forma regular las dinámicas de trabajo y las circunstancias personales con el área de recursos humanos, son recomendables para evitar el síndrome boreout. Asimismo, asignar nuevas tareas y proyectos de forma puntual, establecer reuniones periódicas para dar feedback, son estrategias que pueden aportar dinamismo a las actividades rutinarias.

Publicidad

Como hemos podido constatar en los últimos tiempos, los seres humanos tenemos la capacidad de afrontar e incluso habituarnos a circunstancias adversas. Sin embargo, cuando nos sentimos superados por las circunstancias, se origina un desborde que deriva en trastornos orgánicos y psicológicos, dando como resultado el surgimiento de síndromes como éste que comentamos y otros como el bournout, tan frecuente también en estas épocas; este último, incluso, formará parte de la nueva Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en enero de 2022 como un padecimiento laboral.

Por todo lo anterior, vale la pena que los líderes empresariales tomemos medidas preventivas y actuemos de forma inmediata para atender esta problemática en caso de ser detectada en nuestras empresas, ya que no actuar a tiempo podría incidir de forma importante en nuestras operaciones.

Además, debemos tomar conciencia de los gastos y pérdidas económicas derivados del aburrimiento laboral. El incremento del absentismo, la baja productividad y la alta rotación, entre otros problemas, repercuten negativamente en la rentabilidad económica de las empresas.

Nota del editor: Nima Pourshasb es CEO y Co-Founder de minu . Cuenta con una extensa experiencia emprendedora creando y creciendo empresas tecnológicas en diferentes países. Creó su primera empresa para consumidores latinoamericanos, FormaFina, con oficinas en seis países de la región. En México colaboró en Banco Sabadell como responsable de la Banca de Personas. Nació en Irán, creció en España y realizó sus estudios de posgrado tanto en Londres como en EU. Síguelo en LinkedIn y/o Twitter . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad