Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Por qué la inclusión y diversidad son un tema de negocios?

No puede haber diversidad sin inclusión, es decir, sin respetar, valorar y considerar las diferentes perspectivas, estilos y necesidades de las personas, señala Nima Pourshasb.
jue 24 junio 2021 12:01 AM

(Expansión) - En la actualidad, la inclusión y la diversidad ya no son ni deben ser un asunto de buena voluntad, sino una parte importante de nuestra estrategia de negocio.

Desde la perspectiva empresarial, contar con un universo más diverso de talento permite extender nuestros horizontes para enfrentar los retos inmediatos y futuros, así como tener una visión más amplia que fortalezca nuestra cultura organizacional que, al final, se traducirá en un incremento en la productividad y una apuesta para la continuidad de nuestro negocio.

Publicidad

Y no solo lo digo yo, existen diversos estudios y casos de éxito en varias empresas alrededor del mundo que comprueban que la diversidad étnica y de género en los equipos ejecutivos guarda una fuerte correlación con la rentabilidad y la creación de valor.

Recuerdo un estudio de Mckinsey entre más de 300 empresas que apuntaba a que las organizaciones que tenían un cuartil superior de diversidad de género, racial y étnica, tenían entre 15% y 30% más probabilidades de superar financieramente a los competidores de sus respectivas industrias.

¿Por qué? Un factor clave, además de la innovación y creatividad, es una mejor toma de decisiones. Los equipos diversos no tienden a adoptar un pensamiento de grupo y, por lo tanto, pueden ver los hechos desde varios puntos de vista y tomar mejores decisiones.

¿Qué entendemos por diversidad e inclusión laboral?

Si bien antes de concebía a la empresa como una maquinaria cuyos engranes debían estar bien aceitados, hoy la visión debe apuntar a ver el negocio como un organismo vivo, compuesto por personas que le dan vida a la organización.

Por lo tanto, la diversidad de talento enriquece a la organización al sumar todas las características que hacen a cada individuo único -personalidad, estilo de vida, experiencia laboral, etnia, edad, cultura, discapacidad, género, orientación sexual, etcétera-. Además, es importante destacar que no puede haber diversidad sin inclusión, es decir, sin respetar, valorar y considerar las diferentes perspectivas, estilos y necesidades de las personas.

Lo anterior no solo aporta a un mejor clima laboral, sino que ayuda a atraer, desarrollar y retener una fuerza de trabajo que refleja la pluralidad de las comunidades en las que operan. Esto es crucial, pues el tener diversidad dentro de los equipos permitirá involucrar mejor a los empleados, comprender y atender a los clientes, generar ideas creativas, además de fortalecer la marca del empleador, pero también la cultura laboral de la organización.

Publicidad
El listado de los 41+1 Ejecutivos LGBT de México

Nuevos retos para Recursos Humanos

La diversidad de nuestra fuerza de trabajo es una fuente de innovación, creatividad y abre las puertas a nuevas perspectivas gracias a las particularidades de los colaboradores (antecedentes, cultural, experiencias) y a sus habilidades profesionales, pero también plantea nuevos retos para las áreas de Recursos Humanos.

Hoy la tendencia del mercado laboral apunta a mejorar la experiencia del cliente y para recursos humanos el cliente es el trabajador. Por lo tanto, ellos tienen en sus manos desarrollar e implementar estrategias para ponderar las habilidades que hacen a nuestros colaboradores únicos además de fomentar su capacidad y actitud para afrontar situaciones adversas y resolver los problemas.

Está claro que en términos de talento no incide el género, raza o discapacidad, sin embargo, en México al igual que muchos países de Latinoamérica, aún queda un largo camino que recorrer para posicionar como tendencia los temas de inclusión y diversidad debido a factores sociales y culturales que prevalecen todavía en algunas organizaciones, y a pesar de varios intentos por establecer cuotas, para la inclusión de mujeres o personas con discapacidad en las empresas, por ejemplo.

Sin embargo, promover la diversidad en las organizaciones va más allá de cumplir con leyes establecidas en una legislación. Incentivar y promover la inclusión en cada uno de los segmentos de la sociedad es un deber social y una receta para el éxito de una organización al responder de forma más efectiva a un mercado global con soluciones que satisfagan a públicos más amplios.

Nota del editor: Nima Pourshasb es CEO y Co-Founder de minu . Cuenta con una extensa experiencia emprendedora creando y creciendo empresas tecnológicas en diferentes países. Creó su primera empresa para consumidores latinoamericanos, FormaFina, con oficinas en seis países de la región. En México colaboró en Banco Sabadell como responsable de la Banca de Personas. Nació en Irán, creció en España y realizó sus estudios de posgrado tanto en Londres como en EU. Síguelo en LinkedIn y/o Twitter . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad