Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La competencia para las startups en AL: la lucha por el talento

Si hoy veo a muchos de los emprendedores sufriendo por contratar gente de Tecnologías de la Información (TI), la cosa se va a poner más complicada, apunta Fabrice Serfati.
vie 05 noviembre 2021 11:59 PM
Lucha por el talento en las startups de América Latina
Muchas empresas ya lo saben: habrá que innovar en la forma en que se atrae y retiene el talento, considera Fabrice Serfati.

(Expansión) - La prensa estadounidense está plagada por encabezados que claman la última gran tendencia de su economía: “ la gran renuncia ”. Es una tendencia socio económica, como la “gran depresión” o la “gran recesión”. Y lo que pasa es que se reportó en el país vecino que 4 millones de personas renunciaron a sus trabajos tan solo en el mes de julio. Actualmente hay 10.4 millones de vacantes por llenar y las empresas se las están viendo negras para contratar nuevo talento.

El origen de este fenómeno es complejo y es el resultado de muchos factores, pero el resultado es muy claro: falta gente para cubrir posiciones laborales.

Publicidad

Algunos dirán que estos no son más que problemas de primer mundo. Y aunque en Latinoamérica mucha gente se aferra a su trabajo porque hay millones de personas queriendo la estabilidad de un sueldo fijo, en el ecosistema de startups esto no es necesariamente cierto y ya se está viendo la falta de talento capacitado, especialmente en puestos tecnológicos y digitales.

El crecimiento de empresas digitales en la región y la globalización cultural en este bracket socio demográfico puede tener las mismas repercusiones aquí.

¿Pero qué implica esta megatendencia? Según los expertos, tras la pandemia y con los estímulos del gobierno en Estados Unidos mucha gente está decidiendo que trabajar no es su prioridad. Están cambiando de carrera, están persiguiendo sus sueños, porque la pandemia de COVID-19 demostró que la vida es frágil y corta. Es interesante que este mismo fenómeno se observa en Latinoamérica con los “nómadas digitales”, que hoy priorizan las experiencias de vida al entrar en el molde convencional de trabajar en corporaciones.

Esto está metiendo en aprietos a los empresarios, quienes están subiendo sueldos para atraer talento (con efectos inflacionarios que estamos empezando a observar), además de que están flexibilizando sus políticas de trabajo para hacer sus puestos más atractivos.

Es interesante ver que personas entre 30 y 45 años son quienes más están renunciando y es la fuerza de trabajo con mayor experiencia, pero que de forma más dura está siendo impactada por la necesidad de cuidado a familiares mayores o niños y que no tuvo ayuda para estas labores durante la pandemia; hoy se encuentra en declarado burnout o depresión.

Actualmente la competencia de trabajo es global, los trabajos a distancia hacen que sea posible que la gente trabaje desde cualquier lugar del mundo, entonces es posible que estas vacantes empiecen a extraer fuerza de trabajo mexicana, sobre todo la más capacitada y la que las startups necesitan para crecer.

Si hoy veo a muchos de los emprendedores sufriendo por contratar gente de TI, la cosa se va a poner más complicada. Tendrán que agilizar sus procesos de contratación, ofrecer sueldos competitivos a nivel global, planes de crecimiento y crear puestos de trabajo a la medida de los talentos donde haya flexibilidad y paquetes de compensación atractivos, no solo económicamente sino también en opciones para lograr balance vida-trabajo.

 

Sin olvidar propósitos de vida intrínsecos en la descripción de un puesto, es decir, no sólo estamos “vendiendo café”, sino que estamos “vendiendo experiencias inolvidables a la gente que sabe disfrutar del café”, no “ofrecemos seguros de salud”, sino “estabilidad emocional y económica en tiempos de crisis de salud”.

Y aunque muchas empresas ya lo saben, de hecho veo emprendimientos que ya nacen con esta cultura laboral en mente y eso es buenísimo para el ecosistema, quizá eso no sea suficiente en esta nueva economía, habrá que innovar también en la forma en que se atrae y retiene el talento.

Esta profesionalización tiene que ser más visionaria en términos de comprender la psicología de la fuerza laboral, las causas de la rotación de empleados, por qué se van de una empresa, cuánto les está costando esta rotación, las renuncias y los procesos de nuevas contrataciones, esto debe estar en sus métricas. Además, tendrán que medir si sus planes de retención son proactivos o solamente reactivos.

Todo esto implica una planeación de cultura laboral que no puede ser improvisada en el tema del capital humano y que tiene que competir globalmente. Las startups tienen que reevaluar qué necesitan para crecer con equipos que además de ser “ligeros” sean sanos, duraderos, comprometidos, motivados. Si no hacemos esto pronto, las startups de Latinoamérica, incluidos los recientes unicornios, se van a ver en serios problemas en el corto plazo.

Nota del editor: Fabrice Serfati es Venture Capitalist experto en negocios disruptivos en Latam, Managing Director and Partner en IGNIA Fund, mentor de emprendedores valientes y sobresalientes. Creador del podcast #ReadToLead y del Founder’s Book Club. Síguelo en Twitter y/o en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad