Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Educación y salud financiera, el siguiente paso para las fintech

Ahora existe una gran oportunidad para brindar a los consumidores no solo acceso, sino también orientación sobre cómo usar los productos financieros, considera Fabrice Serfati.
mar 17 agosto 2021 11:58 PM

(Expansión) - En los últimos años las fintech han cambiado el mercado financiero de Latinoamérica, han democratizado y han ofrecido múltiples servicios financieros a una enorme sección de la población que anteriormente simplemente no tenía acceso a ellos.

Están ayudando a millones de empresarios y personas físicas a poder cobrar con tarjetas de crédito, ofreciendo créditos a aquellos para quienes antes era imposible obtenerlos. Usando los teléfonos móviles, las fintech están incluyendo a clientes de todos los sectores socio económicos para que hagan todo tipo de transacciones que van desde el pago en Oxxos hasta la inversión en bolsa sin necesidad de la gestoría de casas de bolsa.

Publicidad

Gracias a esto la "red financiera" está empoderando a sectores de la población que lo necesitaban urgentemente, incluyendo a mujeres, jóvenes, entre otros.

Lo cierto es que ahora existe una gran oportunidad para brindar a los consumidores no solo acceso, sino también orientación sobre cómo usar los productos financieros. Si bien la primera fase en la innovación fintech se está definiendo por la inclusión financiera de los usuarios, la segunda fase estará definida por su salud financiera.

Durante esa primera fase los servicios financieros se han democratizado a un ritmo vertiginoso, en Latinoamérica todavía queda una enorme población por entrar en esta ola; sin duda, en los siguientes años la penetración de estos servicios será más profunda y ese es el camino a seguir en esta contienda, pero las fintech deben observar su siguiente paso.

Algunos se han convertido ya en unicornios debido a su crecimiento en la penetración al mercado como lo son Rapyd, Clip, KAVAK o GBM, empresas que ofrecen beneficios financieros a distintos sectores. Los siguen otros fuertes contendientes que buscan ganar este mercado como Credijusto, que incluso ha comprado ya un banco tradicional, o Fondeadora, que ha captado más de 400,000 clientes ofreciendo tarjetas, al igual que AirTm, que evita que tengas que usar bancos tradicionales para hacer transferencias de dinero entre países y mantener cuentas en dólares en la nube. Todas deberán prepararse para educar a este nuevo mercado en temas de salud financiera.

En Alemania se acaba de agregar al currículum escolar básico una materia de finanzas personales para todos los estudiantes. En México y en toda Latinoamérica estamos aún lejos de eso, pues en ocasiones ni en las universidades se tocan estas materias.

Los gobiernos se están tardando en seguir el paso a las necesarias regulaciones a estos servicios nuevos, pero eso no quita la responsabilidad a estas fintech de ofrecer junto con esta democratización nuevas herramientas a la población para lidiar con estos nuevos poderes. En algunas ocasiones, incluso se habla de crear una especie de juramento hipocrático, como el de los doctores, pero para las fintech, pues la ética de estas nuevas instituciones jugará un papel fundamental en la salud económica de nuestros países.

Publicidad
Las mujeres toman relevancia en el ecosistema fintech en México

La "democratización de las finanzas" se ha convertido en la causa más célebre de las fintech. Desde 2017 que McKenzie lanzó su estudio “Usar las fintechs para democratizar los servicios financieros” se han escrito cientos de artículos periodísticos y académicos al respecto. Los ángulos incluyen reducir las barreras, como el costo, las calificaciones y la disponibilidad para utilizar productos financieros, dirigirse a nuevas audiencias que anteriormente no estaban familiarizadas con eran completamente excluidas de estos productos.

Pero, ¿cuáles son las implicaciones de eliminar por completo las barreras a la financiación?

En países más avanzados con este proceso la volatilidad del mercado actual está revelando el nivel de familiaridad que la mayoría de la gente tiene con los productos financieros, ejemplo de eso es Estados Unidos y el ya infame caso de Robinhood, donde además los servicios como este han adquirido matices de “gamificación”, es decir que hacen la inversión real en bolsa parecerse más a un juego de video apuestas.

Eso implica que los usuarios pueden tener una experiencia psicológica similar a un juego cuando interactúan con ellos por lo que generar conciencia de que esto no es un juego será fundamental.

Soy ferviente creyente del proceso de democratización de los servicios financieros, creo que es una disrupción maravillosa y que las nuevas empresas de tecnología financiera están haciendo un trabajo increíble al ofrecer productos financieros para todos, pero democratizar el acceso es la mitad de la batalla: la otra es hacer que estos productos sean y creen un uso responsable de los mismos para que su labor esté completa.

Nota del editor: Fabrice Serfati es Venture Capitalist experto en negocios disruptivos en Latam, Managing Director and Partner en IGNIA Fund, mentor de emprendedores valientes y sobresalientes. Creador del podcast #ReadToLead y del Founder’s Book Club. Síguelo en Twitter y/o en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad