Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Retos de la agenda climática mexicana

Es inevitable detener el aumento de temperatura global, lo que sí se puede hacer es tratar de evitar, mitigar y compensar la contaminación que estamos generando, señala Pablo David Necoechea Porras.
vie 05 noviembre 2021 11:59 PM

(Expansión) - Los hechos científicos y las recientes repercusiones ambientales han cambiado la conversación sobre el cambio climático en México y en todo el mundo. Se ha convertido en un enorme problema de alcance contemporáneo y global que requiere una rápida cooperación mundial de gobiernos, sociedad, empresas y grupos de interés.

Por su ubicación y características geográficas -además de las condiciones socioeconómicas desfavorables en las que se encuentran algunos sectores de sus habitantes- México es uno de los países más vulnerables a los efectos adversos derivados del cambio climático tales como el aumento en el número e intensidad de fenómenos hidrometeorológicos extremos.

Publicidad

Expertos han afirmado que más del 15% del territorio nacional, así como el 68.5% de su población y el 70% del PIB son algunos de los aspectos más propensos a sufrir las consecuencias negativas derivados del cambio climático. Todo esto sin duda podría traer como resultado afectaciones importantes a los sistemas económicos, sociales, de salud y medioambientales.

Es inevitable detener el aumento de temperatura global, pero lo que sí se puede hacer es tratar de evitar, mitigar y compensar la contaminación que estamos generando mediante políticas y metas claras y ambiciosas. En la jornada de la COP26, México debe reconocer que enfrenta retos y costos de oportunidad en su agenda climática y en sus esfuerzos para combatir el cambio climático cumpliendo con sus objetivos de compromiso climático de reducir las emisiones en un 22% para 2030 y en un 50% para 2050.

Entre los principales retos que enfrenta México es una política energética actual sin certeza que debe cambiar para brindar confianza a la iniciativa privada y a la inversión extranjera directa. El gobierno federal muestra falta de liderazgo en sostenibilidad ambiental y ambición política ambiental al no aumentar sus compromisos climáticos establecidos en el acuerdo bajo la Convención de Cambio Climático, que se adoptaron en la COP de París 2015.

Adicionalmente, el presupuesto federal ha reducido los recursos financieros esenciales para combatir el cambio climático y el fondo disponible es limitado.

México corre el gran riesgo de convertirse en una economía emergente que incumpla con los compromisos contraídos en París. El país no cumplirá con sus objetivos de emisiones a menos que implemente nuevas políticas, incluyendo el fortalecimiento de los objetivos de reducción de carbono, la inversión de la tendencia de los combustibles fósiles y la expansión de las energías renovables.

El gobierno ha convertido la quema de combustibles fósiles en la pieza central de su política energética, una medida que se espera aumente las emisiones del país.

Publicidad
Joe Biden acusa a China de dar la espalda a la lucha climática en la COP26

De acuerdo con las últimas actualizaciones del Inventario Nacional de Emisiones de Gases y Compuestos de Efecto Invernadero, el sector de energía (que incluye transporte y generación eléctrica) aportó más de la mitad de las emisiones. Es por ello por lo que para reducir las emisiones del país y alinearlas a las grandes metas internacionales está implícita una descarbonización de la economía mediante la diversificación de la matriz energética del país, incorporando el aumento y participación de las energías limpias y energías renovables.

Es importante concientizar sobre las amenazas y riesgos asociados a factores climáticos y los retos de la agenda climática mexicana, pero también es importante conocer y aprovechar las oportunidades relacionadas con la sostenibilidad ambiental, gestión ASG (ambiental, social y de gobierno corporativo) y temas relacionados al financiamiento verde que tenemos por delante en México.

Para alcanzar los objetivos del compromiso climático, la estrategia energética mexicana deberá someterse a diversos cambios legales e institucionales para hacer frente a estos retos y tomar ventaja de las oportunidades. Dado el potencial de energía renovable de México, el sector público tiene la oportunidad de presentar la necesidad de abordar el cambio climático como una posibilidad para reducir las emisiones y las disparidades medioambientales, y al mismo tiempo producir energía más limpia a través de medios descentralizados.

Nota del editor: Pablo David Necoechea Porras es Licenciado y maestro en Desarrollo Económico por la Universidad UPAEP, Maestro en Innovación por Deusto Business School y Maestro en Economía por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente es miembro del Standards Advisory Group de Sustainability Accounting Standards Board (SASB) y se desempeña como Sr. Sustainability Manager de Grupo Televisa y profesor de economía ambiental en la Universidad Anáhuac Norte. Escríbele a pablonecoechea@gmail.com Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad