Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Inflación. Cómo afrontar el latigazo en precios y cuidar el dinero

Ante una inflación permanente, el dinero que se tiene en cash pierde poder adquisitivo, apunta Jonathán Torres.
mar 07 diciembre 2021 12:08 AM

(Expansión) - La vida se está encareciendo. El dinero se está erosionando. México no está como otros países en los que recibes tu salario por la mañana y, al cabo de unas horas, el valor de tu moneda se pulverizó por completo. Pero, finalmente, vivimos tiempos de angustia, provocados porque el dinero ya no alcanza. Malvada inflación.

Mientras Ómicron mantiene en vilo las expectativas de crecimiento de todas las economías, incluyendo la nuestra, México está registrando una galopante inflación que, para el cierre de 2021, podría situarse en 7.2%, la peor de los últimos tiempos.

Publicidad

Así, hoy, los sabores de la vida cuestan mucho. Por ejemplo, según el Inegi, durante el periodo de enero a noviembre de 2021 el precio del tomate verde se incrementó 148%, los chiles 137.2, el aguacate 45.8, la cebolla 44.5, el jitomate 35.8, las tortillas 16.3 y la carne de res 11.2%. Por ello los tacos ya no se disfrutan como antes.

La inflación se ha venido a instalar en la economía familiar, sus efectos seguirán impactando hasta el cierre del año y se pronostica que se sostendrá durante el primer trimestre de 2022, cuando se espera que la pandemia permita una recuperación económica más sostenida.

Contexto:

“Las inflaciones implican algún desbalance entre la oferta y la demanda, y entonces el precio se tiene que ajustar para llegar a un equilibrio. Actualmente, las presiones inflacionarias están ocurriendo en todo el mundo”, explica Sergio Luna, economista de la UNAM. “Lo que estamos viendo es un problema de que la oferta no se ha recuperado tan rápido como la demanda. La recuperación de la oferta va a un ritmo de 10 kilómetros por hora y la demanda va a 20. Por eso los precios están subiendo”.

Hay otra explicación del origen de las inflaciones. Jeffrey Sachs, economista y uno de los expertos más reconocidos en desarrollo sostenible, en algún momento lo dijo así:

Estamos en un estadio de futbol. De repente, todos los que están en las filas de adelante se empiezan a parar, lo que obliga a los de atrás a pararse también y así el resto. Al final, todos terminamos parados en el estadio, cuando pudimos estar cómodamente sentados. Eso es la inflación. Si alguien empieza a incrementar los precios argumentando algún factor que lo obliga a aumentarlos, el efecto dominó ocurrirá y entonces todos terminaremos con niveles de inflación más altos.

Lo que hoy vivimos trae consigo muchas historias: cómo controlar la subida de precios, de qué forma mitigar la inflación importada de Estados Unidos, qué estrategia seguirá el Banco de México y cómo atajará la contaminación de expectativas… Pero, aquí, nos detenemos en un enfoque: ¿Qué debemos hacer los mortales para contrarrestar el latigazo inflacionario en nuestros bolsillos?

Registra tus gastos. Eso, de entrada, te permitirá saber hacia dónde se va tu dinero y qué gasto puedes reducir o eliminar. Distribuir tu dinero te permitiría un mejor aprovechamiento de éste. “Hacer una planeación es ubicar dónde será más útil el dinero”, dice Juan Luis Ordaz, director de Educación Financiera de Citibanamex.

Ante una inflación permanente, el dinero que se tiene en cash pierde poder adquisitivo. Si tienes el dinero en el colchón, con el tiempo tu dinero valdrá menos; en unos meses comprarías menos de lo que podrías comprar hoy.

Publicidad

“Tienes una de dos: gastarlo de una vez o ahorrarlo a una tasa que te proteja de inflación. La recomendación es tener lo menos en efectivo y lo más en instrumentos que te den algún rendimiento. En cash deja lo indispensable para gastar y lo demás inviértelo en un instrumento que no erosione el poder adquisitivo de ese dinero”, recomienda Sergio Luna, también economista de la Universidad de Londres.

¿Cómo hacer para que el dinero que ya tenemos, que ya entró a nuestra bolsa, no se erosione y, por el contrario, se incremente? “Las inversiones que más dinero nos van a dar, a largo plazo, son aquellas en las que tenemos que dejar nuestro dinero por mucho tiempo”, responde Juan Luis Ordaz.

Cuidado con los precios relativos. Hay muchas distorsiones en precios. Debes de tener cuidado con lo que compras. Si hay algo que se te hace excesivamente caro en este momento, y las expectativas nos dicen que estamos frente a una inflación transitoria, mejor espérate, a menos que sea algo indispensable. Es el momento menos conveniente para las compras súbitas. Reflexiona sobre qué es lo que conviene comprar hoy o qué conviene comprar mañana.

“Esto es una diferencia muy importante con respecto a la experiencia histórica de Mexico, cuando la reflexión era compra de una vez porque mañana va a estar más caro. Nadie piensa que los precios van a bajar o pueden bajar y eso te marca una diferencia crucial en términos de expectativas de inflación”, agrega Sergio Luna.

Estas recomendaciones, en realidad, tendrían que ser permanentes. La subida de precios se sostendrá unos meses, la demanda en algún momento tomará fuerza, con el tiempo se empezarán a registrar diferenciales y algunos productos empezarán a bajar. Pero, hoy, lo mejor es endurecer las muecas, respirar hondo y controlar al duende que nos llama a consumir sin ningún gramo de arrepentimiento.

**********

Ómicron juega un papel crucial en esta historia. ¿Qué pasaría si esta nueva variante implica un nuevo pico de la pandemia? Lo que se esperaría es que la demanda se debilitará y así todas las presiones inflacionarias bajarían. Pero, también, la oferta podría sufrir otro bajón. En fin. Nada está escrito.

Nota del editor: Jonathán Torres es socio director de BeGood, Atelier de Reputación y Storydoing; periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad