Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

COVID-19. ¿Vienen cosas horribles para México con Ómicron?

El foco rojo está en la variante Delta, cuyos porcentajes de contagio ya se están incrementando y empiezan a formar la cuarta ola de COVID-19 en México, apunta Jonathán Torres.
mar 30 noviembre 2021 12:01 AM

(Expansión) - El virus que ha puesto a temblar a gobiernos y mercados, tarde o temprano, llegará a México. La nueva versión del SARS-CoV-2 que se detectó por vez primera en la provincia de Gauteng, cuya capital es Johannesburgo, y que según la OMS representa un mayor riesgo de contagio, se sumará a la colección de variantes que han circulado por el país. Ómicron estará entre nosotros.

“Indudablemente llegará a México. ¿Cuándo? En algún momento, todo dependerá de la capacidad de transmisión del virus”, afirma Carlos Arias, coordinador del Consorcio Mexicano para la Vigilancia Genómica (CoViGenMex) e investigador del Instituto de Biotecnología de la UNAM.

Publicidad

“Ómicron ingresará a México por un motivo muy grande: los filtros de entrada al país son muy laxos; tarde o temprano afectará a nuestro país”, complementa Andreu Comas, también integrante del Consorcio e investigador de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

Estos llamamientos no pretenden generar alarma. Ómicron ya está en América (en Canadá), es inevitable su ingreso a México. También debemos tener presente que estamos frente a una nueva enfermedad, que estamos conociendo y, por lo tanto, hay que tomar las opiniones en función del contexto. Dicho esto, no hay que alarmarse, pero sí estar alertas.

En este momento se sabe que Ómicron cuenta con una amplia colección de mutaciones, que es una variante más contagiosa, pero no se conocen sus grados de letalidad y mucho menos si ésta burla completamente la efectividad de las vacunas. Hasta en tanto no se conozcan las investigaciones de la OMS sobre el caso, no es posible determinar si nos enfilamos a un nuevo, y horrible, capítulo de esta pandemia. Hay que mantener la cautela.

Pero, todos los escenarios son posibles. Ómicron puede ser una variante con una baja letalidad. También, esparcirse en pocos países. O bien, ser la más peligrosa. “El único escenario que podría no ser posible es que sea una variante que de plano escape al 100% de la respuesta inmune”, dice Carlos Arias. “(Con las vacunas) sí hay una cierta protección, pero no sabemos qué tanta”.

Entonces, el viaje que está emprendiendo Ómicron no debe generar alarma… en este momento. Pero sí hay que seguirle la pista y estar atentos a las señales de la OMS, que pueden darse en cosa de días o semanas.

Sin embargo, el foco rojo está en la variante Delta, cuyos porcentajes de contagio ya se están incrementando y empiezan a formar la cuarta ola de COVID-19 en México, que se pronosticaba para principios de 2022 pero que podría manifestarse en las próximas tres semanas.

¿Quiénes pueden estar más en riesgo? Sobre todo, los no vacunados, el equipo médico y las personas mayores de 60 años que fueron de las primeras en recibir las vacunas. “Estas cuartas olas (en el mundo) están ocurriendo por los no vacunados. También se ha visto un número creciente de casos en niños, pero no es claro. Y, en el caso de los mayores de 60 años, se sabe que los niveles de anticuerpos empiezan a decaer aproximadamente a los 6 meses, lo cual no quiere decir una mayor posibilidad hasta ahora de enfermedad grave o de muerte”, explica Carlos Arias, coordinador del CoViGenMex.

Publicidad

Delta será la protagonista de la cuarta ola en México. La variante que colonizó la tercera ola, solo que ahora con muchas más subvariantes. “Delta se ha diversificado cuando menos en 150 sublinajes”, informa Carlos Arias. Ómicron, si se desata, podría ser la causante de una quinta ola, pero no hay certeza.

¿Vienen días horribles para México? Lo peor de la pandemia ya pasó. Eso es lo que todos queremos pensar. 2022 sería el año para que el COVID-19 transitara a ser una enfermedad endémica. Controlada. A menos que Ómicron determine lo contrario. Ojalá las expectativas se sostengan.

Pero, al margen del coctel de virus, las personas causamos las olas. Somos nosotros quienes le damos vida a nuestras propias pesadillas. Si nos olvidamos de las medidas básicas de seguridad, las olas continuarán. Hoy es Delta. Después Ómicron. Y luego vendrán más variantes. Hasta que entendamos que la luz al final del túnel se visibilizará solo cuando asumamos nuestra responsabilidad para terminar con esta desafortunada coyuntura.

**********

La aplicación de terceras dosis es cuestión de tiempo. Se sabe que el gobierno federal está analizando los esquemas para la aplicación del tercer refuerzo contra el COVID-19. El anuncio se hará en breve. Entre las propuestas está detonar el plan con aquellas vacunas que, según las investigaciones científicas, bajan su porcentaje de efectividad después de seis meses de ser aplicadas.

Nota del editor: Jonathán Torres es socio director de BeGood, Atelier de Reputación y Storydoing; periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad