Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El riesgo moral. ¿Mito o realidad?

Uno de los argumentos de quienes están en contra de los subsidios es que generan incentivos perversos, señala Ángel Huerta.
jue 13 enero 2022 12:06 AM
remesas record 2021
En cada caso donde se ha observado el riesgo moral hay otras condiciones y circunstancias además del marco de valores de cada persona, y que también influyen en los individuos para adoptar esa actitud, apunta Ángel Huerta.

(Expansión) - No hay una definición exacta para la idea de “riesgo moral”, sin embargo, se suele entender como aquella situación en la que, ante la certeza de que alguien los respalda, los individuos asumen más riegos en sus decisiones y comportamientos de los que tomarían sin cobertura.

Es un fenómeno que se ha observado tanto en individuos (por ejemplo, algunas personas que contratan un seguro suelen ir más veces a consultas médicas, muchas veces innecesarios, generando costos a las aseguradoras), como en instituciones enteras (en 2008, algunos bancos e instituciones financieras de importancia sistémica en Estados Unidos (EU), hicieron inversiones de alto riesgo asumiendo que, en caso de fracasar, el Gobierno no podría dejarlos quebrar porque si no, el sistema entero estaría en riesgo. El Gobierno no rescató a muchas empresas y posteriormente vino la crisis).

Publicidad

Podríamos verlo como la actitud que toman los niños o adolescentes porque saben que sus padres están detrás.

Otro contexto en el que se observa este fenómeno es en el de la asistencia social, y se hace presente de dos maneras:

1) los beneficiarios no destinan los recursos de los programas sociales a lo que se supone que deberían hacerlo (tras el paso del huracán Katrina en EU en 2005, las personas que huyeron de la Costa del Golfo usaron el dinero de la ayuda gubernamental en tatuajes, bolsos, e incluso artículos de lujo), y/o

2) los beneficiarios pierden incentivos positivos (se ha documentado que, en algunos casos, donde se recibe algún ingreso, si éste no tiene algunas mediciones o resultados, se pierde el interés porque se tiene el ingreso asegurado).

Aunque los economistas no se ponen de acuerdo con la definición formal del riesgo moral, todos estos ejemplos revelan que es innegable su existencia: hay personas que, efectivamente asumen actitudes de riesgo moral. No obstante, se debe aclarar que no es la totalidad de los casos. Ello supone un problema porque la existencia de la más mínima proporción de personas que asumen una actitud de riesgo moral hace cuestionar cuáles realmente se necesitan.

Uno de los argumentos de quienes están en contra de los subsidios es que generan incentivos perversos, por ejemplo, subsidiar las hipotecas de aquellos que no pueden pagarla, hará que aquellos que sí puedan finjan que no pueden hacerlo y así recibir el beneficio. O como vimos en EU, en donde el subsidio por desempleo y por la pandemia generó un retraso en el aumento de empleos.

Así, el riesgo moral usualmente se usa para explicar por qué la seguridad social debe ser menos objetiva, y sugiere que la responsabilidad recae en los individuos. Aunque lo cierto es que se ha dicho mucho menos sobre el riesgo moral que se genera en los empleadores al brindar compensaciones laborales demasiado bajas.

Publicidad

Ciertamente, en cada caso donde se ha observado el riesgo moral hay otras condiciones y circunstancias además del marco de valores de cada persona, y que también influyen en los individuos para adoptar esa actitud; en el caso de las hipotecas, por ejemplo, el valor de los inmuebles, las tasas de interés, el monto del beneficio, la capacidad de ahorro, etcétera.

En el caso particular de las becas, que es el tema que ha revivido el debate sobre el riesgo moral, la evidencia demuestra que es más probable que aquellos niños que tienen cubiertas todas sus necesidades más básicas, como la alimentación, tengan mejor desempeño escolar y mejores calificaciones, y también es cierto el caso contrario, que los niños con deficiencias alimentarias, que provienen de familias con menores ingresos, tienen un peor desempeño escolar. Por lo tanto, becar sólo a los mejores promedios puede acentuar las diferencias y la desigualdad a largo plazo.

En fin, es una discusión muy amplia con argumentos sólidos en ambos lados, tanto de aquellos en que creen que el riesgo moral induce prácticas poco éticas en las personas, como aquellos que lo demeritan, aunque lo cierto es que hay muchos detalles y contextos en cada caso, que podrían explicar las decisiones de los individuos.

Nota del editor: Ángel Huerta es analista económico de Grupo Financiero Bx+. Es economista y aprendiz de matemático. Le gustan los tacos, la música clásica, y las discusiones académicas sobre crecimiento económico y desarrollo social. Tuitea, luego existe en @aiihmonzalvo . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad