Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Redirigir el camino para hacer frente al cambio climático

Es fundamental generar políticas públicas en materia climática que estén fundamentadas con una robusta investigación técnica y científica, opinan Sebastián Guzmán y Pamela Monroy.
vie 28 enero 2022 07:00 AM
Redirigir el camino para hacer frente al cambio climático
Los tomadores de decisiones requieren de una comprensión más global del cambio climático, que considere las implicaciones negativas para el desarrollo económico y el bienestar social de todos, señalan Sebastián Guzmán y Pamela Monroy.

(Expansión) - El cambio climático es el desafío ambiental más significativo de nuestro tiempo. De acuerdo con el Informe sobre la Brecha de Emisiones 2021 de la ONU los compromisos climáticos actuales de los países conducirán a un aumento global de la temperatura en 2.7 °C para fines de siglo, muy por encima del objetivo pactado en 2015 en el Acuerdo de París.

Para disminuir la vulnerabilidad de la población, los ecosistemas y los sistemas productivos ante esta situación, es fundamental el fortalecimiento de las capacidades de mitigación y adaptación , las cuales dependen de los esfuerzos de cooperación internacional y que deben concentrarse en mantener al alcance el objetivo climático pactado para reducir en un 55% las emisiones globales anuales durante los próximos ocho años.

Publicidad

En 2019 México se comprometió a alcanzar la neutralidad de emisiones de carbono para mediados de siglo. Sin embargo, existen acciones que se contraponen con las metas climáticas planteadas por el país, como la eliminación de fideicomisos para la atención al cambio climático , la intención de desaparecer instituciones del sector ambiental o el impulso de una política energética basada en fuentes fósiles .

En este sentido, los tomadores de decisiones requieren de una comprensión más global del cambio climático, que considere las implicaciones negativas para el desarrollo económico y el bienestar social de las generaciones presentes y futuras. La atención al tema, a través de la implementación de políticas públicas , es crucial y conlleva un rol muy importante para el desarrollo del país a largo plazo.

A nivel nacional, los sectores de energía y transporte son los que más contribuyen con la emisión de Gases de Efecto Invernadero, pero a su vez representan un nicho de oportunidad para impulsar el desarrollo sostenible . La alineación de políticas públicas, estrategias nacionales, regulaciones y normas adecuadas para la toma de decisiones tiene una gran relevancia en la velocidad a la cual México podría transitar hacia un modelo bajo en carbono que haga frente al cambio climático mediante acciones concretas.

México se destaca por la diversidad de instrumentos de política pública a nivel nacional y subnacional en materia de cambio climático. Algunos ejemplos son los instrumentos normativos y de planeación de emisiones, como el Programa de Gestión Integral de la Calidad del Aire y el Inventario Nacional de Emisiones de Gases y Compuestos de Efecto Invernadero , los cuales han sido actualizados y aplicados con éxito en la mayoría de los estados del país.

Dichos instrumentos de políticas públicas incluso han comenzado a evaluar otro tipo de emisiones más específicas. Tal es el caso del metano, que en sectores como el agrícola tienen una presencia destacada y cuyas investigaciones han caracterizado a este tipo de emisiones como un área estratégica para cerrar la brecha de contaminación actual y reducir el calentamiento global a corto plazo.

En el caso de México, se estableció el compromiso de reducir en un 30% sus emisiones de metano antes del 2030, lo cual se ha pretendido lograr mediante el desarrollo de programas diseñados para el sector agrícola y forestal. Sin embargo, los programas insignia vigentes en la materia han sido señalados por diversas problemáticas , que van desde temas operativos hasta de transparencia y rendición de cuentas. Esta situación inhibe su impacto positivo y deja a estas iniciativas en el terreno de las buenas intenciones.

Publicidad

Con este panorama, es fundamental generar políticas públicas en materia climática que en su diseño e implementación estén fundamentadas con una robusta investigación técnica y científica , que incluya una perspectiva transversal en los temas que engloba el desarrollo sostenible. La generación e integración de conocimiento evaluado constantemente permitiría medir y generar herramientas y recomendaciones efectivas, que permitan hacer un uso estratégico de los recursos económicos y humanos disponibles.

Finalmente, la suma de nuevos modelos económicos a través del impulso al financiamiento climático puede ayudar a fortalecer las arcas locales, que en conjunto con la participación del sector privado, ayuden a crear una sinergía que sea congruente entre la posición del país a nivel internacional y la realidad de las políticas públicas impulsadas actualmente.

Un llamado a la acción este Día Mundial de la Acción Frente al Cambio Climático es clave para señalar la necesidad de una mayor voluntad política y el compromiso de redirigir el camino andado para hacer frente a los retos que implica el cambio climático.

Nota del editor: Sebastián Guzmán y Pamela Monroy son investigadores de Ethos Laboratorio de Políticas Públicas. Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a los autores.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad