Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Hacia una auténtica conciencia ecológica

Cada vez son más las organizaciones y los líderes de opinión que alzan la voz para generar conciencia sobre los efectos de la irresponsabilidad humana en materia ecológica, señala Guillermo Fournier.
jue 06 enero 2022 11:59 PM
Cambio Climático
Combatir el cambio climático requerirá de innovación, ya que es indispensable transformar la manera en que consumimos energía para realizar actividades productivas, apunta Guillermo Fournier.

(Expansión) - Al enfrentar una situación de problema lo primero por hacer es reconocer la existencia del mismo en sus justas proporciones, y llevar a cabo un esfuerzo por visibilizar dicha realidad con el propósito de sumar voluntades que colaboren para encontrar posibles soluciones.

Pues bien, el inicio del siglo XXI nos presenta un reto de enormes dimensiones que incluso amenaza con poner en entredicho la supervivencia de la especie humana.

Publicidad

Nos encontramos en medio de una crisis medioambiental sin precedentes que ya se observa en eventos catastróficos como los incendios forestales que han consumido miles de hectáreas en diversas zonas del mundo. Además, los fenómenos meteorológicos son cada vez más complejos de predecir debido a lo erráticos que se han vuelto como resultado del calentamiento global.

Por si esto fuera poco, la increíble contaminación de los mares, así como del aire y del subsuelo, se traducen año con año, en muchísimas muertes humanas por enfermedades.

Los avances tecnológicos y la ciencia han conseguido que la calidad de vida de las personas mejore de manera significativa en las últimas generaciones. Son múltiples los ejemplos de innovación que han facilitado la forma de interacción entre individuos y comunidades.

Sin embargo, pareciera que, en el afán por promover el desarrollo y la industrialización, en general, no se tuvo mayor consideración respecto de la inevitable huella ecológica que la actividad humana deja a su paso. La falta de conciencia nos ha llevado al punto crítico en que nos hallamos ahora y ciertamente el panorama pinta mal de cara al futuro, aunque todavía queda una luz de esperanza.

Desde luego, las consecuencias del cambio climático se verán reflejadas en la economía, con pérdidas enormes de capital. A su vez, fenómenos sociales como la migración se potenciarán. Nos encontramos en la antesala de una catástrofe sin precedentes en el mundo moderno. Subestimar esta realidad nos ha traído hasta este punto. El egoísmo y la apatía se han convertido en nuestra peor amenaza.

Ahora conocemos la magnitud del daño medioambiental que se produjo en las últimas décadas al explotar desmedidamente los recursos naturales y usar a discreción cantidades gigantes de agentes contaminantes. Hoy, el término sostenibilidad se posiciona como un concepto clave para comenzar a revertir esta difícil situación de pronóstico perturbador.

Cada vez son más las organizaciones y los líderes de opinión que alzan la voz para generar conciencia sobre los efectos de la irresponsabilidad humana en materia ecológica.

Con frecuencia se cae en el error de demeritar la acción individual. Así, suponemos que un cambio en los hábitos personales no marcará diferencia alguna ante la monumental crisis medioambiental. Entonces, la indiferencia se hace presente y la problemática sigue su marcha de modo implacable.

Sin embargo, considero que las pequeñas acciones son relevantes en la medida en que se multiplican. La llama de fuego de una sola vela es capaz de encender cientos más.

En el rubro de los negocios, cada vez son más las empresas que deciden tomar cartas en el asunto por medio del diseño de estrategias con perspectiva de sostenibilidad. Sin embargo, necesitamos de más empresas socialmente responsables que contribuyan a transformar la manera de llevar a cabo actividades propias de la industria y el comercio.

Claramente, la sostenibilidad es rentable a largo plazo, empero, es indispensable crear conciencia en este sentido. Si no somos parte de la solución, entonces seremos parte del problema.

Publicidad

Es innegable que las generaciones jóvenes tienen mayor sensibilidad ecológica respecto de sus antecesoras. En los últimos años, hemos visto a sectores organizados de la población exigir a empresas y autoridades gubernamentales, que se tomen medidas puntuales para atender la crisis medioambiental que padecemos.

El calentamiento global acelera su paso poniendo en riesgo la vida del planeta

Por supuesto, ha habido avances de trascendencia: en el ámbito normativo, se ha legislado para reducir el uso de plásticos, mientras que muchas empresas ya son conscientes de la urgencia por crear estrategias para contaminar menos, así como resarcir la huella ecológica con proyectos de sostenibilidad. Los líderes empresariales del futuro serán aliados en el cuidado del medioambiente.

Combatir el cambio climático requerirá de innovación, ya que es indispensable transformar la manera en que consumimos energía para realizar actividades productivas. Desde luego, hay grupos de científicos altamente especializados que se dedican de tiempo completo a valorar alternativas y buscar posibles soluciones. También son varias las universidades que impulsan proyectos en este sentido y su trabajo es valioso.

Más aún, seguramente la determinación de las organizaciones de la sociedad civil, el trabajo de las instituciones educativas y la movilización de los ciudadanos, serán la clave que nos permita superar el inmenso reto que tenemos por delante. Las empresas, por supuesto, desempeñan un papel determinante.

Hace falta liderazgo para comenzar a ser un agente de cambio en nuestro entorno. Necesitamos construir una ciudadanía responsable que asuma su papel como generadora de desarrollo sostenible, superando la inacción.

Esta crisis exige la existencia de una auténtica conciencia ecológica que nos motive a trabajar con la ilusión de que un mejor futuro es posible. En palabras de Gandhi: “La Tierra da lo suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no para cubrir la avaricia de cada uno”.

Nota del editor: José Guillermo Fournier Ramos es docente en la Universidad Anáhuac Mayab. Vicepresidente de Masters A.C., asociación civil promotora de la comunicación efectiva y el liderazgo social. También es asesor en comunicación e imagen, analista y doctorando en Gobierno. Síguelo en Twitter y en LinkedIn . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad