Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La utopía de la personalización del aprendizaje

La tecnología proporciona una solución que ayuda a humanizar y personalizar la experiencia de crecimiento por medio del aprendizaje adaptativo, considera Rafael Campos Hernández.
mié 16 febrero 2022 05:00 AM
La utopía de la personalización del aprendizaje
Iniciamos una nueva etapa de la educación que potencializa a las personas a sacar lo mejor de sí en forma permanente, considera Rafael Campos Hernández.

(Expansión) - Tomás Moro (1516) en su obra Utopía plantea la factibilidad de crear una sociedad ideal. En este escenario la persona es considerada como parte central en la planeación e implementación de dicha “isla platónica”. Ahí los sistemas social, político, económico y educativo son perfectos.

Hoy día el enfoque de negocios en el cual se considera al cliente como centro del que se debe de partir para generar los procesos de atención tiene la misma finalidad. La educación, como proceso esencial del ser humano, sigue la misma tendencia.

Publicidad

Entre los factores que actualmente impulsa en forma directa esta centralidad del educando y la expansión exponencial de apoyos en su formación se tienen: el análisis de datos que permiten inferir conductas de los individuos; el aprendizaje de las máquinas que brindan siempre mejora continua en resultados; la expansión de los canales de comunicación remota que ahora con nuevos anchos de banda 5G en los principales países impulsarán el trabajo, medicina y educación, y el aprendizaje adaptativo como una mejora en la interacción entre: educador, contenido educativo, medio tecnológico y estudiante.

Los roles personales con las nuevas tecnologías adaptativas integradas a los sistemas de apoyo en los servicios de enseñanza se expanden en ambos sentidos. Por un lado quien enseña evoluciona en su rol ágilmente. Por el otro, el aprendiz, quien aprende abre un crecimiento exponencial en sus tareas.

El nuevo educador que se deja impactar por estos factores se caracteriza por un dominio técnico, científico y práctico de las ciencias y las artes. Deja de ser un teórico para compartir la propia experiencia en el mundo real. Es un mentor, coach, catalizador del aprendizaje, facilitador del conocimiento y la técnica. Inspirador de vidas e impulsor del desarrollo profesional. En la conducción del manejo real de su área de conocimiento es por naturaleza un EDUTAINER, es decir, atrae la atención por compartir la historia personal en su cruda realidad para educar sacando lo mejor de los otros.

Impulsa el crecimiento con el ejemplo. Es un comunicador efectivo utilizando las nuevas tecnologías. Desarrolla a su grupo por la vinculación local, pero también abriendo espacios para que exista movilidad estudiantil de zonas rurales a urbanas y viceversa. Impulsa el desarrollo del país integrando las mejores prácticas de las empresas locales, pero también de los avances internacionales de la ciencia.

El rol integra a un súper profesional que cobra como tal, es decir, como un profesionista que es el mejor en su rol y que se le paga en la universidad por el tiempo parcial de experto que comparte con los alumnos. Muere el rol de docente que da el mismo contenido, con los mismos ejemplos cada año y en 2 o 3 instituciones diferentes.

El aprendiz, sobre todo en los niveles medio superior y superior, se encuentra abrumado por el exceso de información. Los conocimientos que están en el currículum son solo la base de lo que debe conocer. El estudiante universitario tiene el reto de partir de entenderse a sí mismo, aprender sus estrategias de cómo aprende, establecer un sentido de vida y marcar objetivos diarios, con una planeación para su ciclo escolar.

Sin este mapa de avance su experiencia de preparación se torna difícil. El crecimiento exponencial en negocios, ciencias, aplicaciones tecnológicas, competencias a adquirir, variación en la demanda laboral es permanente. Es ahí donde el reconocer las propias fortalezas, apoyarse en los compañeros de clase y seguir a los maestros que le inspiran, además de compartirle soluciones prácticas, es clave para las jóvenes y universitarios.

La tecnología viene pues a proporcionar una solución que ayuda a humanizar y personalizar esta experiencia de crecimiento por medio del aprendizaje adaptativo. Los sistemas inteligentes inician el proceso de alinear demandas del mercado laboral, perfil de egreso de los universitarios, objetivos de las materias, actividades de aprendizaje y herramientas de evaluación tanto teóricas como prácticas de las competencias adquiridas.

 

En este escenario es que las nuevas tecnologías ayudan a humanizar la experiencia de cada uno. El adagio de adaptarse o morir cobra un nuevo significado. La adaptabilidad del aprendizaje se personaliza de acuerdo con las conductas, respuestas y avances de cada individuo en su interacción con los sistemas. Esta adaptación es un ajuste de uno o más características del ambiente de estudio. Puede ser en la forma, la secuencia de contenidos, o en lo esencial para aprehender y aprender las competencias programadas.

El aprendizaje adaptativo mejora en la forma todo aquello que facilita la experiencia del usuario. En este sentido se ajusta el texto, gráficos, sonido, video y demás espacios que permiten consumir más contenido en menor tiempo. En un segundo orden de adaptación se realiza un diagnóstico permanente sobre qué sabe la persona. Se eliminan las repeticiones innecesarias de información generando una secuencia y orden que se traduce en un camino de aprendizaje individual.

En el nivel superior de los sistemas adaptativos, el programa aprende las fortalezas de él/ella y genera acciones de reforzamiento que le lleven al dominio exitoso de las competencias demandadas por el programa académico. La inteligencia artificial, el aprendizaje de máquinas, las conductas del usuario y el aprendizaje adaptativo son tecnologías que logran la utopía de personalizar la formación.

Iniciamos una nueva etapa de la educación que potencializa a las personas a sacar lo mejor de sí en forma permanente.

Nota del editor: Rafael Campos Hernández es Rector Institucional de Aliat Universidades. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad