Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Materias primas, en el ojo de la tormenta

Los precios del petróleo y el gas son el barómetro del miedo de la crisis, y ambos han subido significativamente, señala Norbert Rücker.
vie 04 marzo 2022 12:00 AM
(Cultivo de trigo en Rusia)
Los mercados de materias primas agrícolas podrían experimentar importantes interrupciones en el suministro, considera Norbert Rücker.

(Expansión) - Los mercados de materias primas (commodities) ocupan un lugar central en la crisis de Ucrania, pero en diferentes roles. Si bien la energía y la agricultura son los mensajeros del costo económico que trae esta crisis, el oro está demostrando sus conocidos méritos de refugio seguro.

Dada la fluidez de las noticias y los mercados impulsados por las emociones, tenemos poca confianza en las perspectivas a corto plazo y nos ajustamos a una visión neutral sobre las materias primas en general. Sin embargo, a más largo plazo, confiamos en que los precios se invertirán, sobre todo porque los mecanismos de autocorrección están en marcha.

Publicidad

El contexto actual del mercado de materias primas es verdaderamente excepcional.

La crisis de Ucrania tiene a los mercados financieros en estado de pánico. La crisis parece haber escalado a un punto de inflexión crucial, donde se está acumulando un shock económico junto con el shock de sentimiento. Los mercados de commodities ocupan un lugar central, pero en diferentes roles.

Los precios del petróleo y el gas son el barómetro del miedo de la crisis, y ambos han subido significativamente.

Los mercados de energía también son el mecanismo que traduce la crisis en un alto costo económico a nivel mundial. La incertidumbre sobre la dureza de las reacciones de Occidente, sobre la postura de China en el conflicto o sobre el papel de las naciones petroleras, incluido el alivio de sanciones para Irán, para controlar la inflación del combustible mediante el aumento de los suministros, nubla las perspectivas a corto plazo.

Los mercados de metales y especialmente del aluminio tienen un historial de interrupciones de sanciones relacionadas con Rusia y también han mostrado cierto nerviosismo.

Los mercados de materias primas agrícolas podrían experimentar importantes interrupciones en el suministro. Tras una serie de condiciones climáticas adversas, el almacenamiento es bajo. Sin embargo, tanto Rusia como Ucrania son importantes exportadores de granos y estos flujos están en riesgo.

El oro, por su parte, muestra las conocidas características de refugio seguro. Es probable que las compras de los inversionistas hayan acelerado su ritmo y el aumento de la demanda incluso compense la fortaleza del dólar, empujando los precios del oro hacia los máximos del año pasado.

 

La combinación de impulsores en los mercados de materias primas es excepcional. El fuerte repunte económico desde mediados de 2020 ha abrumado las cadenas de suministro de commodities complejos y de lento movimiento y ha dejado el almacenamiento apretado en la mayoría de los mercados.

El elemento geopolítico excepcional de hoy alimenta los temores, agrega una fuerte dosis de emociones y probablemente genere perturbaciones comerciales perjudiciales. Ambos apuntalan fuertes incrementos de precios. Dadas las emociones y la fluidez de los acontecimientos, tenemos poca confianza en las perspectivas a corto plazo de los precios de las materias primas en general.

Dicho esto, tales episodios siempre vieron retroceder los precios a largo plazo y los mecanismos fundamentales detrás de estos picos temporales se han puesto en marcha. Los precios altos frenan la demanda y los precios altos estipulan la oferta. Tenemos mucha confianza en que esto suceda a largo plazo.

Mientras tanto, nos apegamos a nuestros puntos de vista neutrales. Los movimientos de precios observados en los últimos días respaldan las características de la clase de activos de ser un seguro, que sin embargo conllevan altos costos de inversión a largo plazo.

Nota del editor: Norbert Rücker es director de economía e investigación de Next Generation, Julius Baer. Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad