Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Sobre aeropuertos e inversión

Si el AIFA logra descongestionar al AICM, entonces el aeropuerto cumple con la función con la que fue concebido y por tanto, se consideraría una buena inversión, apunta Axel Eduardo González.
jue 24 marzo 2022 05:01 AM

(Expansión) - En un contexto económico donde el efecto rebote se ha agotado, el papel de la inversión es crucial para que la economía mexicana pueda recuperarse (aún no recupera sus niveles prepandemia) de la crisis causada por la pandemia de COVID-19.

La política económica del actual gobierno debe encauzarse en alcanzar un nivel de inversión que represente el 24% del PIB y que ésta sea un detonante de crecimiento. Sin embargo, con los datos más recientes publicados por el Inegi, nos encontramos lejos de este nivel. Al cuarto trimestre de 2021, la inversión representa el 20% del PIB , del cual el 16.8% corresponde a la inversión privada y el 3.3% a la inversión pública.

Publicidad

La inversión privada necesita certidumbre jurídica para que México continúe siendo atractivo para los inversionistas y que estas inversiones generen empleos de calidad. Y, por otra parte, la inversión pública debe ser una palanca de desarrollo que provea la infraestructura y servicios públicos necesarios para que México sea un país más competitivo y pueda proporcionar bienestar social a sus habitantes.

Sin embargo, la inversión pública y privada al cierre de 2021 son insuficientes para detonar la recuperación económica. El ritmo de crecimiento de la inversión se desaceleró en el transcurso del año, por lo que es importante monitorear si la evolución de la inversión en 2022 se comporta como palanca de crecimiento o más bien como el componente explicativo del estancamiento observado en los últimos dos trimestres de 2021.

Si no se encausan los esfuerzos de los distintos órdenes de gobierno para incentivar mayor inversión privada, así como una expansión de la inversión pública como porcentaje del PIB, me parece que estaremos más cercanos del segundo escenario que del primero.

Algunos podrían argumentar que la inauguración del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) es un paso significativo en el uso de los recursos públicos como palanca de crecimiento, sin embargo, la inversión sólo es un detonante de crecimiento económico y de generación de empleos de calidad cuando se destina el capital fijo de forma productiva.

Para que estas dinámicas se den y tengan efectos positivos para la población, es necesario que los recursos se canalicen a proyectos rentables y productivos, y en el caso de la inversión pública, con rentabilidad social alta. Solamente así se puede propiciar un entorno con crecimiento sostenido.

En ese sentido, un aeropuerto sí es un ejemplo del círculo virtuoso de la inversión, ya que se requieren grandes inversiones para su construcción, operación y mantenimiento, y al mismo tiempo, generan empleos (directos e indirectos) y crean nuevas oportunidades de inversión cuando estos son estratégicos y están debidamente planificados en su ubicación, conectividad, acceso y operaciones.

¿Cómo podremos determinar entonces si el AIFA es una buena inversión?

Existe por un lado la postura pragmática. La concepción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) fue como respuesta ante un problema público, el congestionamiento del Aeropuerto Internacional Benito Juárez (AICM); tras la cancelación del NAIM, el problema público permanecía, por lo que se canalizaron los esfuerzos -recursos, más bien- a la restauración y adecuación del AIFA como solución de dicho problema.

Publicidad

Si el AIFA logra descongestionar al AICM, entonces el aeropuerto cumple con la función con la que fue concebido y por tanto, se consideraría una buena inversión.

A mi parecer, dado que es una inversión pública, se debe ir mucho más allá de esta postura pragmática y adoptarse una mucho más utilitarista, donde se evalúe si el AIFA tiene una rentabilidad social alta o no, en términos de generación de empleos directos e indirectos, así como en la creación de nuevas oportunidades de inversión local en la región circundante del AIFA en el Estado de México, así como en los destinos que conecta.

Independientemente de la postura, en este momento no es posible determinar si el AIFA será un aeropuerto pragmático, uno utilitarista o una simple alegoría al militarismo creciente en nuestro país, sólo el tiempo -y los recursos invertidos en conectividad y accesibilidad- lo dirá.

Nota del editor: Axel Eduardo González (@AxelEduardoGG) es investigador en México, ¿cómo vamos? Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad