Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Cómo construir una cultura de excelencia

Una empresa tradicional ante una crisis típicamente basa su estrategia en la reactividad: lo que se puede hacer para limitar el daño después de que estalle la crisis, opina Ricardo Triana.
jue 14 abril 2022 07:00 AM
Empleados - bienestar - empresas - empleados felices - coronavirus - trabajo presencial
Las organizaciones deben preparar a sus colaboradores para que dominen diferentes formas de trabajar que vayan en sintonía con los procesos y cultura de la empresa, apunta Ricardo Triana.

(Expansión) - El nuevo ecosistema de trabajo reta nuestra capacidad de pensar en forma creativa, actuar con agilidad y responder rápidamente ante cualquier cambio o crisis. Ahora más que nunca las empresas se deben preparar para navegar por un período de imprevisibilidad sostenida.

Todo lo sucedido en el mundo en los últimos años aceleró la necesidad en las organizaciones de asegurar que su cultura esté enfocada en la excelencia e hizo entender que la clave para que salgan adelante será capacitarse para hacer frente a estas transformaciones agudas e inesperadas del camino.

Publicidad

Una empresa tradicional ante una crisis típicamente basa su estrategia en la reactividad: lo que se puede hacer para limitar el daño después de que estalle la crisis. En cambio, las empresas con una cultura de excelencia hacen las cosas de manera diferente.

Son ágiles desde el principio y hábiles en una variedad de enfoques que pueden implementarse según el tamaño y la forma del problema que están abordando.

¿Cómo lograr este objetivo? Con una constante capacitación, que sea planificada y ejecutada de acuerdo con las necesidades de la estrategia. Las organizaciones deben preparar a sus colaboradores para que dominen diferentes formas de trabajar que vayan en sintonía con los procesos y cultura de la empresa y a la par con el desarrollo de habilidades de poder como: liderazgo colaborativo, inteligencia emocional, una mentalidad innovadora y empatía.

La capacitación de la que estamos hablando también implica una evolución tecnológica. Es un hecho inminente que las organizaciones enfrentan una transformación digital a gran escala. Por esta razón tanto las empresas como los profesionistas deben aprender o reforzar habilidaes y adoptar tecnologías más innovadoras para mantenerse al día con los avances en ciberseguridad, inteligencia artificial y la ética en el manejo de datos.

Siguiendo en este proceso para la construcción de una cultura de excelencia es necesario tomar en cuenta diversos puntos y herramientas, así como algunas de las megatendencias que vemos este año, por ejemplo, la escasez de mano de obra.

El estudio Megatendencias 2022 de PMI muestra dos tendencias que afectan la fuerza laboral: los cambios demográficos y la escasez de mano de obra. Las organizaciones y los directores de proyectos deben cubrir la brecha de talento adoptando la tecnología, y reteniendo el talento local al trabajar de cerca con los gerentes de recursos humanos para rediseñar los espacios de trabajo, los procesos de reclutamiento e implementar políticas equitativas e inclusivas que apoyen al personal de diversas edades asegurando su bienestar físico y mental.

El tener una alta tasa de rotación no es rentable ni recomendable para ninguna empresa. México tiene la tasa de rotación de personal más alta de Latinoamérica, con un 16.75%. ¿Qué les está faltando a nuestros empleados para que quieran permanecer dentro de la empresa y que además se sientan lo suficientemente orgullosos que les haga ponerse la camiseta?

En mi opinión y por lo que he podido analizar en diferentes empresas de diversas industrias, para retener a tu fuerza laboral y mantenerla motivada deben asegurarse que el trabajo sea significativo, los beneficios sean diferenciados y capacitar a sus colaboradores.

Una encuesta de OCC Mundial reveló que el 57% de las empresas en México no capacita a su personal, un hecho lamentable, dado el valor y el impacto de hacerlo.

 

Es fundamental crear una cultura de retención exitosa, alinearse con las iniciativas de impacto social, comprender la importancia del equilibrio entre la vida laboral y personal y proporcionar un mayor reconocimiento de las contribuciones de los empleados.

Todos los elementos y cualidades que he mencionado son esenciales para construir una cultura excepcional y orientada a la excelencia dentro del nuevo ecosistema de trabajo.

Es necesaria una transformación estratégica de diversas organizaciones para integrar estas prácticas y mentalidades en su agenda diaria para ver los beneficios y resultados.

Recordemos que aquellas organizaciones que ofrecen experiencias impecables aumentan su cuota de mercado y tienen un retorno de la inversión significativamente más alto porque su cultura y su alta orientación al cliente y a sus empleados las distingue del resto.

Nota del editor: Ricardo Triana es Managing Director de PMI en América Latina. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad