Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las consideraciones políticas se anteponen a las económicas

El cambio hacia prioridades políticas estratégicas, en lugar de económicas, hará que muchas actividades se reubiquen en los países desarrollados, señala Yves Bonzon.
lun 25 abril 2022 11:59 PM

Desde los inicios de mi carrera, allá por 1986, siempre he ignorado deliberadamente los aspectos políticos. No desempeñaban un papel importante en el proceso de inversión, ya que el mundo se regía por la lógica económica y financiera.

En la actualidad, esto ya no es así. Paradójicamente, en un mundo regido por los imperativos políticos, uno se ve obligado a ignorarlos en el plano táctico —ya que no se pueden predecir—, pero es necesario tenerlos en cuenta desde el punto de vista estratégico.

Publicidad

En lo que respecta a los últimos acontecimientos, la apuesta del presidente ruso sin duda nos sorprendió. Sin embargo y por encima de todo, lo que más nos asombró fue la rapidez y el alcance de las sanciones occidentales.

En un contexto de creciente división entre Estados Unidos y China (cuya postura sobre la guerra de Ucrania es ambigua), se plantea ahora la cuestión del riesgo de sanciones que podrían imponer los gobiernos y autoridades reguladoras de los países en los que invertimos.

En el caso de Rusia, las sanciones son responsables de la mayor parte de la pérdida del valor de mercado registrada desde el inicio del conflicto, más que la propia guerra en sí. El sistema financiero se ve ahora directamente implicado y nos enfrentamos a un entorno de inversión radicalmente distinto.

El cambio hacia prioridades políticas estratégicas, en lugar de económicas, hará que muchas actividades se reubiquen en los países desarrollados. Las cadenas de suministro serán rediseñadas y el encarecimiento de los combustibles fósiles, unido a la problemática seguridad de sus fuentes, acelerará la transición hacia las energías renovables.

La gran era de la globalización, con su asignación optimizada de recursos y capitales, está dando paso a una etapa marcada por una inversión local mucho más potente. El nivel de vida se verá afectado, especialmente en Europa. Los Gobiernos tendrán que aliviar el impacto sobre el costo de la vida mediante subsidios más amplios y sistemáticos a los hogares más pobres.

 

El mercado de tasas de interés ya ha comenzado a descontar los efectos de estos cambios estructurales a mediano plazo. Por primera vez, podemos decir con relativa certeza que los rendimientos a largo plazo tocaron fondo en marzo de 2020 (0.31% en los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años).

El gran mercado alcista de la renta fija a largo plazo sin duda llegó a su fin.

Nota del editor: Yves Bonzon es Group Chief Investment Officer en Julius Baer. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad