Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Pacientes biónicos, ¿realidad o ficción?

En el futuro no serán ya necesarios los trasplantes de órganos. Las terapias de reemplazo orgánico estarán disponibles como una opción terapéutica más para pacientes en todos los sistemas de salud.
vie 22 julio 2022 12:01 AM
Pacientes biónicos, ¿realidad o ficción?
Aunque estamos lejos de poder desarrollar órganos artificiales únicos que sustituyan la totalidad de las funciones de un órgano, ya se han dado los primeros grandes pasos, apuntan Fernando Castilleja y Juana Ramírez.

(Expansión) - Las enfermedades crónicas son la principal causa de lo que los médicos llamamos “falla orgánica”, esto es, el momento donde un órgano (corazón, hígado, riñones, entre otros) pierde toda su capacidad funcional.

La cardiopatía isquémica, la cirrosis causada por hígado graso o alcoholismo y la diabetes, son las razones principales para que miles de personas deban entrar en una interminable lista de espera por un trasplante de órganos que, al menos en México, probablemente no va a llegar.

Publicidad

¿Debemos aceptar entonces que estos pacientes están condenados a una muerte inevitable? Por supuesto que no, hoy la terapia de reemplazo orgánico ya es una realidad y en el futuro, la ingeniería de tejidos nos dará la pauta para la creación de órganos artificiales que no dependan de la muerte de alguien para lograr la sobrevida de otro.

Fue en la primera mitad del siglo XX que se diseñó y utilizó el primer prototipo de riñón artificial en Holanda. Este desarrollo dio lugar a lo que hoy conocemos como hemodiálisis, un sistema extracorpóreo de filtros que permite eliminar toxinas y minerales no necesarios en el cuerpo para sustituir la función de los riñones cuando fallan de manera aguda o crónica.

Este tipo de terapia de reemplazo es útil mientras la función del órgano afectado se recupera o en su caso, hasta que llega un órgano de un donador familiar o cadavérico para ser trasplantado.

Tecnologías similares se han desarrollado para sustituir la función del hígado de manera temporal en casos de falla aguda y son utilizados como un puente a la recuperación de la falla hepática o al trasplante.

En la década de los 80s e inspirados en los motores del Space Shuttle, un ingeniero de la NASA que tenía falla cardiaca y fue trasplantado, David Saucier, diseñó junto con el Dr. Michael DeBakey en Houston el prototipo de bomba miniatura de flujo continuo que hoy es la base para los dispositivos de asistencia ventricular que sustituyen la función cardiaca en pacientes que no tienen acceso en corto plazo a un trasplante cardiaco.

Hoy se implantan alrededor de 2,500 de estos sistemas por año tan solo en Estados Unidos, más de la mitad de ellos como terapia de destino en sustitución de un trasplante.

Estos dispositivos tienen implantaciones “híbridas” en el cuerpo, esto es, una parte del aparato o sistema va dentro del organismo y otra es extracorpórea, lo que acarrea dificultades técnicas y de logística para la vida diaria. Las siguientes generaciones de sustitutos orgánicos tendrán el reto de ser integrados en su totalidad al cuerpo y deberán ser biocompatibles.

Actualmente empresas de biotecnología y universidades en todo el mundo están llevando a cabo experimentos y nuevos desarrollos donde se crean matrices-esqueletos- de materiales bioidénticos, en los que se “siembran” desde islotes de células humanas funcionales cultivadas en laboratorio hasta precursores celulares que puedan adquirir funciones orgánicas específicas, por ejemplo, la producción de insulina para sustituir al páncreas de pacientes diabéticos.

 

Aunque estamos lejos de poder desarrollar órganos artificiales únicos que sustituyan la totalidad de las funciones de un órgano (imaginen que sólo el hígado tiene más de 500), ya se han dado los primeros grandes pasos.

En el futuro no serán ya necesarios los trasplantes de órganos. Las terapias de reemplazo orgánico estarán disponibles como una opción terapéutica más para los pacientes en todos los sistemas de salud y esto de nuevo será gracias a la ciencia.

Lo que el doctor quiso decir

Estoy más que convencida que los directores y guionistas de cine tienen alguna especie de oráculo, bola de cristal o conexión divina que les permite predecir el futuro y llamarle “ciencia ficción” a lo que en realidad es una mera “ventana didáctica al futuro”, cumpliendo la función social de anticiparnos a epidemias, nuevas formas de vida o avances tecnológicos insospechados.

Por ejemplo, para entender lo que el doctor nos quiso decir en esta columna, es fácil ilustrarlo con cualquiera de los episodios de la setentera serie “El hombre nuclear”, quien después de perder el ojo izquierdo, ambas piernas y el brazo derecho, fue reconstruido enteramente con tecnología (que entonces no existía) y que no sólo le permitía funcionar normalmente sino convertirlo, además, en un súper hombre.

Como es de esperarse, estas tecnologías no están a la vuelta de la esquina ni en accesibilidad, ni en portabilidad ni en costos y tradicionalmente cuando salen al mercado son impagables. Así que queridos científicos del mundo: además de incrementar nuestra expectativa de vida, hagamos que la ciencia esté al alcance de todos. Ya sé que no está fácil.

_______________

Notas del editor:

Esta columna es parte del serial 'El futuro de la salud' de Health Café .

Ve el capítulo de esta semana:

Fernando Castilleja es médico internista y experto en Medicina de estilo de vida e innovación en Salud. Profesor de la Escuela de Medicina del Tec de Monterrey desde hace 20 años. Co-founder de NuupHealth y CEO de Genethic Services. Mentor Endeavor, McCombs Business School en UT Austin, HealthIDS y Nodos Binacionales de Innovación de CONACYT. Síguelo en @FCastillejaMD y/o en LinkedIn .

Juana Ramírez es fundadora, CEO y Chairwoman de Grupo SOHIN. Presidenta de la Fundación Guerreros. Emprendedora Endeavor. Presidenta del Consejo Directivo de la Asociación de Emprendedores de México. Autora de la iniciativa “Medicina con M de Mujer”. Maestra universitaria en la UP y el IPADE Business School. Síguela en @JuanaSohin y/o en LinkedIn .

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad