Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Cómo combatir la Gran Renuncia

Hoy los colaboradores comprenden el valor que aportan a sus organizaciones y exigen el trato que merecen teniendo en cuenta la repercusión de su rol dentro de una compañía, apunta Nima Pourshasb.
sáb 30 julio 2022 12:00 AM
Cómo combatir la Gran Renuncia
Si buscamos motivar a nuestros trabajadores para lograr su máximo desempeño laboral y productividad, debemos procurar convertir nuestras organizaciones en empresas saludables, apunta Nima Pourshasb.

(Expansión) - Siempre, pero con mayor fuerza desde el año pasado tras el temor de que el fenómeno de renuncias masivas en Estados Unidos pudiera reflejarse en nuestro país como se replicó en algunas economías como el Reino Unido, Francia y Australia, tomar acciones para procurar la retención de talento y disminuir la rotación de personal se ha convertido en uno de los temas prioritarios para las áreas de Recursos Humanos de muchas empresas de nuestro país.

Si bien algunos estudios señalan que las condiciones y necesidades de la fuerza laboral en México son muy diferentes a las de su vecino del norte y difícilmente se presentarían renuncias masivas, investigaciones recientes como las de OCCMundial señalan que el 41% de las empresas en el país está experimentando renuncias inusuales de los trabajadores por estrés, exceso de trabajo, desgaste físico y mental, así como por la búsqueda de mejores sueldos.

Publicidad

Aunque el impacto del aumento del número de renuncias es naturalmente en los índices de desempleo, es aún más inquietante su efecto en el crecimiento exponencial de la tasa de rotación en los países donde se extiende este fenómeno. Asimismo, esta situación ha provocado que, para permanecer en sus puestos de trabajo, millones de personas comiencen a exigir más oportunidades y beneficios que les permitan gozar de mejores condiciones de vida.

Por ello, más allá de que el fenómeno estadounidense bautizado por el investigador Anthony Klotz como “big quit“ o la “Gran Renuncia” haya llegado o no a México, existe un consenso en la necesidad de tomar acciones para contrarrestar los factores que la propiciaron debido a su incidencia en el deterioro de la salud de millones de trabajadores, como el agotamiento laboral señalado por Klotz.

Hoy sabemos gracias a numerosos estudios que cuando la gente se siente acompañada por su empresa tiene menos probabilidades de renunciar. También sabemos que la flexibilidad en el trabajo ha ayudado a muchos colaboradores a compaginar mejor su vida laboral y personal, y a mejorar su calidad de vida.

El cambio de cultura de muchas organizaciones y el reforzamiento de valores en empresas que ya llevaban camino recorrido en ese sentido, han visibilizado un concepto clave en la obtención de los objetivos del negocio: poner en el centro de las decisiones el bienestar de los colaboradores.

Por ello, en la búsqueda por afianzar la retención de talento, disminuir sus tasas de rotación y atraer al mejor talento, las áreas de Recursos Humanos se han reorganizado para escuchar a sus colaboradores y adaptar sus estrategias enfocándose en procurar su bienestar físico, mental y financiero para atender sus nuevas necesidades.

El reciente estudio “Fintech al rescate de los colaboradores: Acceso al salario ya trabajado y retención del talento humano” , realizado por Harvard Business School, da cuenta de ello, al señalar que el salario on-demand, ofrecido por las empresas a sus empleados, mejora la retención de personal hasta en un 20% anual para puestos de bajo rango, lo que sugiere una mejora en una de sus principales demandas, mejorar su bienestar financiero.

 

Hoy los colaboradores comprenden el valor que aportan a sus organizaciones y exigen el trato que merecen teniendo en cuenta la repercusión de su rol dentro de una compañía.

Si buscamos motivar a nuestros trabajadores para lograr su máximo desempeño laboral y productividad, debemos procurar convertir nuestras organizaciones en empresas saludables, confiando entre otras cosas, en ideas innovadoras que abonen a reforzar la cultura de la empresa para convertirnos en mejores lugares para trabajar.

Nota del editor: Nima Pourshasb es CEO y Co-Founder de minu . Cuenta con una extensa experiencia emprendedora creando y creciendo empresas tecnológicas en diferentes países. Creó su primera empresa para consumidores latinoamericanos, FormaFina, con oficinas en seis países de la región. En México colaboró en Banco Sabadell como responsable de la Banca de Personas. Nació en Irán, creció en España y realizó sus estudios de posgrado tanto en Londres como en EU. Síguelo en LinkedIn y/o Twitter . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad