Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#LetrasNetas | El largo COVID y las cortas soluciones

¿Cuál es el rezago en la lectoescritura? ¿Cuál es el nivel en matemáticas? ¿Cuáles son las materias que necesitarán un refuerzo? ¿En qué deberán enfocarse los docentes en el siguiente año escolar?
lun 01 agosto 2022 06:16 AM
clases-presenciales
La organización civil Mexicanos Primero publicó antes del fin de ciclo 2020-2021 que 75% de los alumnos que egresaron no eran capaces de comprender un texto acorde con su grado escolar.

(Expansión) - Este verano, nadie tiene que estudiar para presentar exámenes de materias no aprobadas: amnistía educativa para todos. Así lo decidió la Secretaría de Educación Pública (SEP), como una manera de ‘ayudar’ a los alumnos que convivieron con la pandemia en plena época escolar.

El 29 de agosto reingresarán a clases, pero no sabremos mucho de ellos, excepto el número de estudiantes (unos 25 millones), porque es información que se usa para el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Publicidad

¿Cuál es el rezago en la lectoescritura? ¿Cuál es el nivel en matemáticas? ¿Cuáles son las materias que necesitarán un refuerzo? ¿En qué deberán enfocarse los docentes en el siguiente año escolar?

No sabemos y no quisieron saberlo.

Se desaprovechó que en el último mes los alumnos de todos los niveles estaban en las aulas para hacer una ‘medición’ (por no decir ‘evaluación’) para saber dónde está el sistema educativo completo. Si después de eso se decidiera ‘pase automático’, al menos habría datos sobre las comorbilidades con las que debemos convivir y, a partir de ellas salir adelante.

En el cierre de este ciclo en junio, la secretaria del ramo, Delfina Gómez, puso en el Diario Oficial de la Federación que “en todos los casos en que se asiente una calificación numérica en las libretas de estudiantes de primaria y secundaria, la misma no podrá ser inferior a 6”. Así, por decreto, la SEP liberó a los estudiantes de algo tan valioso como saber si sabe.

La intención del pase automático, lo explicó en una de sus escasas presentaciones en público la secretaria Gómez, fue para revertir la deserción escolar. Sí, suena insólito, pero parece que la única forma en que los padres deciden que un hijo regrese a las aulas es garantizarle que no habrá evaluaciones ni notas bajas, cuando han sido la crisis económica, el confinamiento sin apoyos y la falta de acceso a tecnología para clases a distancia las razones del abandono escolar.

El ciclo pasado 847,000 alumnos en el país dejaron de tomar clases: 656,000 de educación básica (-2.6% de 24.6 millones de alumnos que se registraron), 160,000 en nivel media superior (-3.1%) y 31,000 en educación superior (-0.8%).

Si consideramos que hubo 190 días hábiles de clase, cada día 4,371 alumnos abandonaron sus estudios en el país. ¿Alcanzará el ‘todos pasan’ para que ‘todos vuelvan’?

 

La organización civil Mexicanos Primero publicó antes del fin de ciclo 2020-2021 que 75% de los alumnos que egresaron no eran capaces de comprender un texto acorde con su grado escolar. ¿Por qué una AC sí pudo medir este dato y la SEP no? ¿Por qué rechazan saber cómo está ese enorme cuerpo que habita en 260,000 escuelas a lo largo de 32 estados?

En abril, el Banco Mundial (que también considera que lo medible es lo único mejorable) publicó que antes de la pandemia en países emergentes el 57% de los alumnos era incapaz de leer un texto simple y explicarlo, ese número subió a 70% tras el confinamiento. El porcentaje de niños de 10 años en Latinoamérica que no sabe leer subió, entre 2020 y 2022, de 50 a 80%.

Este gran bache educativo que trajo la pandemia era, como muchas crisis, una oportunidad para revisar procesos, para medir capacidades y ser honestos con los datos y trabajar, a partir de cifras duras pero realistas, una mejor cantera para apuntalar el país.

Según la consultora McKinsey & Co., la falta de productividad de personas ‘subeducadas’ a causa de la pandemia producirá un golpe en el PIB mundial de casi 0.9%, es decir, 1.6 billones de dólares (trillions, en inglés) para 2040. ¿A qué equivale esto? A que quitáramos del globo a una economía del tamaño de España.

El Banco Mundial ya bautizó este problema como “pobreza de aprendizaje”. Y con una amnistía educativa como la que lanzó nuestro gobierno, pues parece cumplir con su promesa de ‘Primero los pobres’

Nota del editor: Bárbara Anderson es editora, columnista y speaker de negocios y finanzas. Activista de los derechos de personas con discapacidad; dirige yotambien.mx, un sitio de noticias sobre inclusión. Síguela en Twitter como @ba_anderson Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad