Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Talento humano, la diferencia entre una empresa ordinaria y una extraordinaria

La tendencia es más clara: para tener mejores equipos de trabajo es importante que cada uno de los integrantes pueda desarrollarse tanto personal como profesionalmente, considera José Luis González.
jue 11 agosto 2022 06:32 AM
Talento humano, la diferencia entre una empresa ordinaria y una extraordinaria
Los ambientes de trabajo en los que se impulse la colaboración y el desarrollo integral del talento, ayudan a tener colaboradores satisfechos, creativos y felices con su trabajo, destaca José Luis González.

(Expansión) - Los tiempos en los que el salario era la única herramienta de las empresas para la retención de talento clave y el bienestar de los colaboradores quedaron completamente atrás. En la actualidad, éste es apenas un factor que influye en los niveles de satisfacción, pero no es el único ni el más importante.

La tendencia cada día es más clara: para tener mejores equipos de trabajo es importante que cada uno de los integrantes pueda desarrollarse tanto personal como profesionalmente.

Publicidad

En este sentido, las compañías de todos los sectores, incluido el tecnológico, tenemos que realizar una transformación de fondo y cambiar el ‘chip’ para dirigirnos hacia esa dirección. Por supuesto que hay que pensar en la productividad, la operatividad y la rentabilidad de los negocios, pero un punto imprescindible en esta ecuación es la apuesta por el talento humano. Al enfocarnos en el bienestar de los colaboradores, todo lo demás llega solo.

El dinero es importante, por supuesto, pero no es la meta principal de la mayoría de los colaboradores, en particular de las nuevas generaciones. Aspectos como un buen ambiente laboral, una cultura organizacional afín, fomento a la diversidad y la inclusión en los equipos de trabajo, prácticas de wellness laboral, así como programas de desarrollo y capacitación profesional pueden ser factores decisivos para atraer y conservar al mejor talento.

Los colaboradores son el motor de las compañías. En momentos de complejidad económica como los actuales, son los colaboradores los que, con sus habilidades y creatividad, pueden impulsar no sólo la sobrevivencia de la empresa, sino también sus probabilidades de capitalizar la crisis en una oportunidad de crecimiento.

¿Por qué apostar por el talento humano?

En una industria como la tecnológica que crece exponencialmente, el talento humano es lo que diferencia a una empresa ordinaria de una extraordinaria, ya que el desarrollo e implementación de la tecnología de punta no sólo demanda hard skills, sino también soft skills como creatividad, comunicación efectiva, liderazgo, resiliencia, curiosidad, entre otras.

Encontrar a un colaborador con un alto nivel de hard skills y soft skills es una ‘mina de oro’; no obstante, sin una cultura empresarial que los fomente, estas habilidades se pueden diluir y dar paso a colaboradores increíblemente talentosos pero altamente frustrados, estresados y agotados.

Por otro lado, los ambientes de trabajo en los que se impulse la colaboración y el desarrollo integral del talento, ayudan a tener colaboradores satisfechos, creativos y felices con su trabajo.

Diseñar e implementar acciones con un enfoque de bienestar en el talento tiene muchos beneficios para las empresas. Todo radica en ver a los trabajadores como lo que son: seres humanos. Cuando esto sucede, las empresas pueden conocer cuáles son sus objetivos personales y profesionales y ofrecerles no sólo un empleo, sino una oportunidad de cambiar sus vidas.

La capacitación constante, compensaciones, reconocimientos, horarios flexibles o hasta atención psicológica, fisioterapia, etcétera, son la mejor apuesta de una empresa.

 

Los mejores están con los mejores

Las empresas tecnológicas han dado pasos importantes para lograr este objetivo. Sin embargo, todavía queda camino por recorrer. El mercado cada vez es más competitivo. Hay empresas de todo el mundo que reclutan en México y empresas de México que reclutan en todo el mundo. Las barreras están desapareciendo.

Actualmente competimos con reclutadores de todo el mundo, si no vamos más allá de lo que todos ofrecen, nos quedamos atrás y perdemos a los mejores profesionistas.

Los colaboradores evalúan diferentes aspectos antes de enrolarse con una organización, pero también al momento de cambiar de empleo. Las empresas con las mejores prácticas son las que terminarán quedándose con los mejores perfiles y con esto se están perfilando para ser los líderes de sus industrias.

Las compañías que decidan no cambiar de forma radical su forma de entender e impulsar al talento humano tendrán sólo un futuro: uno en el que por muy bueno que sea su producto o servicio, poco a poco se irán quedando en el camino.

Nota del editor: José Luis González es Director y Fundador de NEUBOX. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad